Skip to main content

¿Qué son los opiáceos?

Los opiáceos u opioides son sustancias naturales que se encuentra en el zumo de las semillas de la adormidera o papaver somniferum. Son medicamentos que se recetan para tratar el dolor de fuertes lesiones, cirugías, cáncer o dolores crónicos.

Como toda sustancia, el abuso de este medicamento puede provocar una adicción. Se considerará adicción cuando el individuo consume esta sustancia fuera de las recomendaciones del médico y si toma los opiáceos de otra persona.

Dentro del grupo de los opiáceos y opioides encontramos varios tipos de sustancia. En los opiáceos encontramos la morfina, la codeína, la tebaína, la papaverina y la noscapina. En los opioides, existe el grupo de los semi-sintéticos que hay la heroína y la buprenorfina, y en los sintéticos encontraremos la metadona.

¿Para qué se usan los opiáceos?

Los opiáceos se usan para aliviar el dolor agudo relacionado sobretodo en campos como la cirugía y otras intervenciones médicas, así como para aliviar el dolor persistente (crónico) y el dolor súbito de moderado a intenso.

Este tipo de dolor persistente se acostumbra a tratar con estos medicamentos. Son tratamientos largos donde se liberan lentamente los opiáceos de acción prolongada en el organismo para controlar el dolor durante largos períodos.

Se administran de modo permanente siguiendo un cronograma establecido, ya sea que sientas o no dolor en ese momento. Si se presentan eventos de dolor súbito, también puede indicarse un segundo opiáceo de acción inmediata. Los opiáceos de acción inmediata hacen efecto con más rapidez y no permanecen en el organismo por un tiempo prolongado. A veces, los opiáceos se administran en combinación con no opiáceos.

¿Cuáles son los síntomas de la adicción a los opiáceos?

Los síntomas a sustancias pueden ser físicos, psicológicos y conductuales. Algunos de ellos los podemos ver en la siguiente lista:


  • Trastornos del habla
  • Dormir más o menos de lo normal
  • Cambios de humor
  • Euforia (sentirse acelerado)
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Falta de motivación
  • Ataques de ansiedad
  • Mala coordinación física
  • Somnolencia
  • Frecuencia respiratoria superficial o lenta
  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento
  • Agitación física
  • Mala toma de decisiones
  • Abandono de responsabilidades

Las drogas opioides alteran el cerebro creando endorfinas artificiales y como consecuencia bloquean el dolor. El problema de tener este tipo de endorfinas artificiales es que el cerebro deja de crear sus propias endorfinas y el individuo se acostumbra a la sensación que provocan las artificiales.


¿Cómo es el tratamiento de los opiáceos?

El tratamiento para la adicción a este tipo de sustancia es diferente para cada paciente. En CITA hacemos una primera evaluación del paciente para conocer su caso y a partir de allí elaborar un tratamiento específico según sus necesidades. El objetivo principal es que deje de consumir este medicamento y también hacer posible que en un futuro tampoco sea necesaria consumirlo.

Como toda sustancia, al dejar de consumirla, aparecerá el síndrome de abstinencia con náuseas y vómitos. Para combatirlo, se puede recetar algunos medicamentos para aliviar estos síntomas, como por ejemplo la metadona y brupernorfina. La naltrexona es otro medicamento que es recetado por el médico, en este caso no es para dejar de consumir opioides sino para evitar una recaída.

En CITA tratamos cualquier tipo de adicción ya sea tóxica o comportamental. Como hemos comentado anteriormente todos lo tratamientos que hacemos son 100% personalizados para cada paciente. Gracias a nuestro gran equipo de profesionales con más de 30 años de experiencia garantizamos buenos resultados en las tres fases de desintoxicación, deshabituación y rehabilitación. Gracias al nivel de satisfacción de los ex pacientes, también podemos asegurar que la reinserción también es satisfactoria.