Skip to main content
Category

Alcohol

deshabituación alcohólica

Deshabituación alcohólica

By Alcohol, Blog
deshabituación alcohólica

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es la adicción a dicha sustancia, consumirla es una acción aceptada socialmente pero si abusas puede conllevar a una adicción con consecuencias muy graves. En muchas ocasiones se recurre a este sustancia para evadir problemas personales. El problema del alcohol es que si el consumo es recurrente el cuerpo acaba creando tolerancia hacia esta sustancia y el individuo cada vez tiene que beber mayores cantidades para tener el mismo efecto.

En este tipo de adicción no solo afecta al individuo de manera psicológica y física sino también a la familia y su círculo social cercano. Una persona alcohólica a lo largo del tiempo que es adicta se va deteriorando como persona ya que cada prioriza beber antes que quedar con sus familiares, tiene problemas económicos, provoca problemas en casa, es muy probable que pierda el trabajo debido a una desmotivación por sus responsabilidades laborales.

Durante el proceso de la desintoxicación alcohólica consta de tres grandes procesos. En primer lugar hablamos de la desintoxicación de la sustancia, después de la deshabituación y por último, la reinserción.

¿Qué es la deshabituación alcohólica?

En este post hablaremos concretamente de la segunda fase, la deshabituación alcohólica. Esta fase es la superación de la dependencia psicológica y la consecuencias psicopatológicas y sociales a causa de la adicción, con el objetivo de evitar futuras recaídas. Esta fase se lleva a cabo con pacientes que ya están desintoxicados y con el síndrome de abstinencia superado, el objetivo es lograr que el paciente llegue a vivir sin consumir y tener hábitos saludables. Es por eso que es muy importante que psicólogos y socioterapeutas que tratan al individuo sean capaces de fortalecer habilidades personales y sociales para lograrlo.

Clínicas CITA es un centro de desintoxicación con más de 40 años de experiencia en todo tipo de tratamiento de adicciones. Disponemos de un equipo de profesionales altamente cualificado para responder con profesionalidad ante cualquier situación. Ofrecemos un tratamiento totalmente personalizado para cada paciente según el nivel de adicción y sus necesidades, a partir de una primera sesión se elabora un tratamiento y se le asigna un equipo de profesionales que le seguirá durante todo el proceso de desintoxicación. En todo momento habrá comunicación con la familia para que estén al corriente de la situación.

Es importante acudir a profesionales para pedir ayuda y elegir el centro que mejor se adapte a las necesidades del individuo. Este es el primer paso hacía delante para recuperar la vida de la persona adicta y de las personas que le rodean.

¿Cuál es el objetivo de la deshabituación de la sustancia?

Como ya hemos dicho anteriormente, la deshabituación es la superación psicológica de la dependencia de la sustancia, en este caso, el alcohol. Los principales objetivos de esta segunda fase de un tratamiento de adicciones son:

Objetivos de corto plazo

  • Recuperación de las secuelas somáticas, como alteraciones fisiopatológicas, trastornos de los ritmos vitales. Recuperación también de las secuelas médicas y una definitiva eliminación de residuos tóxicos.
  • Restablecimiento de las secuelas psico-patológicas con una recuperación de los trastornos psicológicos connotativos a la drogodependencia.
  • Superación de los estigmas inherentes al tipo de vida llevado, como por ejemplo, descuido persona, aseo, alimentación, entre otros.

Objetivos a medio plazo

  • Es donde más efectivamente se lleva a cabo el proceso de deshabituación y reestructuración personal, por lo que es necesario un tiempo suficiente, un buen equipo profesional que haga seguimiento y los métodos de trabajo más adecuados para cada caso.
  • Introducción de mensajes saludables, constructivos y definitivos.
  • Maduración psicológica y culminación de la recuperación.
  • Formación cultural y/o académica.
  • Trabajo familiar continuado.
  • Gestión social, laboral, social individualizada.

Objetivos a largo plazo

  • Puesta a prueba de los elementos reestructuradores aprehendidos y fortificación de los mismos.
  • Resolución del trabajo familiar, sociolaboral, etc.
  • Comprobación de las pautas saludables de vida desarrolladas en el anterior ciclo.
  • Intensificación de las medidas de inserción social.

ayudar a un alcohólico que no lo reconoce

Como ayudar a un alcohólico que no lo reconoce

By Alcohol, Blog

¿Cuándo se considera que una persona es alcohólica?

Todos sabemos que el alcoholismo aparece cuando hay un nivel de consumo descontrolado, el individuo es incapaz de dejar de beber y por eso es tan complicado ayudar a un alcohólico que no lo reconoce. En muchas ocasiones se recurre a la bebida para evadir los problemas personales con la familia, en el trabajo, etc. El problema de consumir alcohol es que al final el organismo crea tolerancia y el individuo tienen que recurrir a cantidades mayores para lograr los mismos efectos.

Esta enfermedad no solo afecta a la persona adicta sino que también lo hace a su círculo cercano, pareja, familia, amigos, etc. Un alcohólico puede traer muchos problemas a casa, desde discusiones hasta problema económicos, también puede tener consecuencias negativas a nivel laboral ya que abandona sus responsabilidades y tareas logrando así la pérdida del trabajo.

¿Qué síntomas provoca el alcoholismo?

Hay síntoma que son típicos de personas alcohólicas, uno de ellos ya lo hemos comentado anteriormente, no puede dejar de beber cuando lo intenta ya que aparecen muestras del síntoma de abstinencia. Para una persona alcohólica la vida gira entorno a la bebida pasando gran parte del tiempo dedicado a ello.

En muchas ocasiones la persona adicta es la última en darse cuenta o en reconocer que existe una adicción y que eso es un problema muy grave. Los seres queridos más cercanos son los primeros en darse cuenta que esa persona se va deteriorando, va perdiendo sus facultades y en ocasiones reaccionando de manera agresiva cuando no hay alcohol o lleva tiempo sin consumir. Existe la posibilidad de que los familiares del adicto lleguen a desarrollar patologías de ansiedad, insomnio, falta de apetito, etc.

¿Cómo ayudar a un alcohólico?

Lograr que el adicto admita que hay adicción no es fácil y normalmente se acostumbra a repetir los mismo métodos con la esperanza que alguna de esas veces funcione. Existe algunos comportamiento que es mejor evitar si tienes alguien cercano que es alcohólico, por ejemplo, no mentir ni inventarse excusas para el consumo de alcohol. Tampoco puedes cargar con todas las responsabilidades ya que de esta manera el adicto no verá las consecuencias que su enfermedad comporta. Sentirse culpable es un error muy común, pero la verdad es que la culpa de su adicción no recae en un ser querido y éste tampoco puede controlarlo. Por último, aunque parezca obvio, beber delante de la persona adicta no ayuda en nada ya que es una incitación.

Hablar correctamente con la persona adicta es muy importante para que el perciba la preocupación y la intención de querer ser ayudado. Debe entender que la situación que se esta generando es muy mala para su entorno social y que esta dañando a sus seres queridos. Algunos consejos para comunicarse adecuadamente:

  • Cuando se expresa los sentimos que provoca el consumo de alcohol es importante que el enfoque seas tu, de esta manera el adicto percibirá que su adicción le afecta también a los demás.
  • No suplicar ni amenazar.
  • Evitar usar etiquetas de alcohólico.
  • Hazle entender que te preocupas por su salud.
  • Culpabilizar solo empeorará las cosas.
  • Soborna para lograr dejar la adicción no funciona.
  • Ofrecer acompañarlo a ir a ver un médico especializado.

Buscar ayuda es la mejor opción para superar la adicción del alcohol y cualquier otra. En CITA somos un centro con muchos años de experiencia en todo tipo de adicciones. Aquí disponemos de las mejores instalaciones en un ambiente natural donde disfrutar de la tranquilidad y desconexión. Ofrecemos tratamiento 100% personalizado para nuestros pacientes ya que cada caso es único, después de una primera sesión se evalúa el paciente y se elabora el tratamiento para alcoholismo. Dicho tratamiento irá seguido en todo momento por un psicólogo y socioterapeuta asignados para el paciente. También disponemos de equipo médico perfectamente cualificado que irá en total coordinación con el proceso de desintoxicación.

¿Cómo afecta un alcohólico al entorno más cercano?

En este tipo de ocasiones, es completamente normal que se produzca un deterioro en las vidas de los familiares afectados. Ya que dejan de vivir su vida para pensar en la persona adicta y cómo poder ayudarla.

En definitiva, dejarán de lado sus sentimientos y su vida, pasando a vivir por y para evitar un nuevo consumo del adicto, sin ser conscientes de que eso no está en sus manos. Un enfermo alcohólico beberá, si quiere beber, a pesar de lo que nosotros hagamos.

ayudar a un alcohólico

Cómo ayudar a un alcohólico y cómo salir del alcoholismo

By Alcohol, Blog

¿Cuándo se considera alcoholismo?

Beber alcohol es un fenómeno socialmente aceptado pero si este consumo empieza a generar problemas graves en tu vida y aún así sigues bebiendo es cuando significa que hay existencia de un trastorno. Los alcohólicos cada vez necesitan más cantidad de alcohol para lograr los mismos efectos.

El alcoholismo es una enfermedad crónica que puede llegar a ser incluso mortal. Es originada por el consumo incontrolado de bebidas alcohólicas, que interfieren en la salud física, mental, social y/o familiar.

Podrías agrupar la dependencia en dos tipos, la física y la psicológica. En el primer caso, se revela por sí misma cuando se interrumpe la ingesta de alcohol con síntomas muy claros, como temblores, sudoración, etc. En cuanto a la dependencia psicológica, una vez superada la dependencia física comienza el verdadero trabajo y es enseñar a la persona a lidiar con sus emociones y situaciones sin recurrir al uso del alcohol. 

¿Cómo ayudar a un alcohólico?

Es muy habitual que en situaciones dónde algún miembro de la familia o entorno cercano es alcohólico no se sepa qué hacer y cómo actuar.  El primer paso para poder ayudar a un adicto es que el entorno reconozca el problema, ignorar su comportamiento con la bebida no ayudará en nada al individuo. Por eso es vital tener una posición de querer ayudarle y no de culpabilizar, se tiene que ser capaz de afrontar el tema de manera proactiva y colaborativa. Para ello, es muy importante tener en cuenta la manera con que hablamos con el adicto sobre la situación que se esta viviendo. Incluirnos en frases ayudará al individuo a ver que no esta solo y que tiene todo el apoyo de sus seres queridos, de esta manera tendrá más fuerza para afrontar el proceso de desintoxicación.

Para ayudar a la persona adicta el entorno tiene que tener algún control de la situación. Uno de los síntomas de ser adicto es que  pierdes el control y no se es capaz de gestionar el consumo del alcohol, en este caso. Una de las formas más útiles es controlar el dinero del individuo, de esta manera se sabrá cuanto dinero lleva y cuanto se gasta en todo momento.

El entorno cercano el cual está ayudando a la persona a salir del alcoholismo debe estar pendiente en todo momento y evitar la exposición de posibles estímulos

Como en cualquier adicción pedir ayuda a profesionales es vital para una buena recuperación y hacerlo es muy importante ya que das el primer paso hacia delante. Si el seguimiento esta seguido en todo momento por profesionales experimentados el proceso será mucho más llevadero y controlado. La elección de un centro de desintoxicación es muy personal y se tiene que adaptar completamente a las necesidades de la persona adicta.


¿Qué no debes hacer con un alcohólico?

No es fácil estar mantener una relación con una persona que tiene un problema con la bebida. Se necesita mucha paciencia y amor. Es muy importante establecer alguno límites para sus propias acciones de manera que no incite el comportamiento de la persona ni deje que lo afecte.

  • No mienta ni invente excusas para el consumo de alcohol de su ser querido.
  • No se haga cargo de las responsabilidades de su ser querido. Esto solo ayudará a la persona a evitar las consecuencias de no hacer las cosas que debería.
  • No beba con su ser querido.
  • No discuta con su ser querido cuando ha estado bebiendo.
  • No se sienta culpable. Usted no provocó que su ser querido bebiera y usted no puede controlarlo.

¿Cómo es la recuperación alcoholismo?

La recuperación del alcoholismo no es igual para todos ya que en CITA adaptamos el tratamiento de desintoxicación según las necesidades de cada paciente. A partir de una primera sesión se elabora un tratamiento el cual empezará por la desintoxicación de la propia sustancia. Durante esta fase es probable que aparezca el famoso síntoma de abstinencia el cual se realizará una prevención a partir de medicamentos. En la segunda fase de la recuperación del alcoholismo trabajaremos la deshabituación de la sustancia dónde se superará la dependencia física y se empieza a tratar la dependencia psíquica. Por último en la fase de rehabilitación se ofrece una terapia ambulatorio dónde el individuo puede utilizar para evitar posible recaídas. En todo momento mantenemos estrecho contacto con el paciente y sus familiares.

como dejar el alcohol

Cómo dejar el alcohol

By Alcohol, Blog
como dejar el alcohol

¿Qué es el alcohol?

El alcohol es una sustancia adictiva que afecta a una elevado número de personas. Beber alcohol no te convierte en un alcohólico pero esta si esta acción se convierte en una costumbre entonces si estaremos hablando de adicción.

Es una de las adicciones más comunes en nuestra sociedad. Esto es debido a su fácil acceso y a la aceptación social que tiene consumir esta sustancia. Su consumo se empieza a muy temprana edad, ya que los jóvenes están muy acostumbrados a ver dicha acción. Esto es un problema, ya que puede desarrollar adicción al cabo de unos años.

¿Cómo dejar el alcohol?

Hay varias metodologías para lograr una disminución del consumo de esta sustancia. Es muy importante construir una actitud positiva. Es decir, tener la predisposición y ganas de dejar el alcohol, ya que el primer paso es aceptar la adicción de estar dispuesto a ser ayudado por profesionales. Superar una adicción no es una cosa sencilla, y mucho menos es algo que los demás pueden hacer por ti, por eso es tan importante tener una actitud positiva para que el tratamiento sea más eficaz  y así lograr mejores resultados.

Otra acción que puede ser útil para ti es disminuir el consumo de la sustancia. Dejar el alcohol de un día para otro no es recomendable ya que puede provocar episodios de ira a la persona adicta y el síndrome de abstinencia puede ser mucho peor. Por lo que tenemos que lograr que se beba cada vez menos cantidad y en menos ocasiones, de esta manera evitaremos el síndrome de abstinencia por que iremos acostumbrando al cerebro.

Sustituir el alcohol por otras actividades es muy beneficioso y eficaz. Buscarse muchas cosas para hacer se traducirá en reducir el tiempo disponible para beber, obviamente todas las actividades y cosas que hagas tienen que ser de tu interés.

La eliminación de estímulos es vital para dejar el alcohol. Por ejemplo si del trabajo a casa siempre paras al mismo bar a tomar alguna bebida alcohólica, una buena solución es cambiar de ruta para volver a casa.

Buscar apoya es muy importante ya que dejar el alcohol solo es muy difícil. Si buscas apoyo de seres queridos el proceso será más agradable. Debes buscar persona de confianza, familia, amigos, pareja, etc, si ellos se involucran tendrás un gran punto a favor.

Beber solo cuando se come ayuda a reducir el consumo. Tomar cantidades controladas de alcohol mientras ingieres comida provocará reducir el riesgo de alcanzar un estado de ebriedad alto.

¿Qué pasa cuando dejas de beber?

Cuando dejes la bebida tu cuerpo te lo agradecerá mucho ya que van a mejorar muchas cosas en tu vida.

  • Dormirás mejor. Cuando se deja esta sustancia, el sueño es mucho más reparador.
  • Perderás peso. Todos sabemos que el alcohol provoca que aumentes mucho de peso, por eso dejando su consumo evitarás todas sus calorías. El alcohol también estimula los sentidos y te entran ganas de comer más, otra razón, por la que dejarlo será una buena idea.
  • Mejorará tu piel. Cuando bebemos orinamos más, provocando así más pérdida de agua y esto contribuye a que el cuerpo se deshidrate. También mejora el hígado que, al tener que procesar menos grasa, funciona mucho mejor.

¿Cómo es el tratamiento de alcoholismo?

En CITA ofrecemos tratamiento para cualquier tipo de adicción. A partir de una primera visita con un psicólogo evaluamos el caso y preparamos un tratamiento totalmente personalizado para el paciente.

A través de terapias grupales, individuales y familiares, talleres y actividades lúdicas y Equinoterápia el paciente recibirá el mejor tratamiento para superar su adicción. En CITA sabemos que para la familia y seres queridos no es fácil es por eso que tenemos comunicación en todo momento para que estén informados de todo.

Tratamiento alcoholismo

Tratamiento de Alcoholismo

By Alcohol, Blog
Tratamiento Alcoholismo

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es el consumo inmoderado de bebidas alcohólicas. Se convierte en alcoholismo cuando esta acción se convierte en una costumbre. Los adictos al alcohol requieren un tratamiento intoxicación alcohólica como ayuda para curar los efectos de deja el alcohol. Según la OMS, el alcoholismo es “cualquier deterioro en el funcionamiento físico, mental o social de una persona, cuya naturaleza permita inferir razonablemente que el alcohol es una parte del nexo causal que provoca dicho trastorno».

¿Cuáles son los síntomas del alcoholismo?

Síntomas que provoca el consumo excesivo del alcohol:


  • Más tolerancia al alcohol
  • Pérdida del apetito
  • Vómitos o náuseas al despertarse
  • Pérdida de memoria
  • Disfunciones sexuales
  • Sentimientos de culpa
  • Alucinaciones
  • Dificultad de concentración
  • Desorientación tiempo-espacial
  • Dificultad en hablar
  • Promesas reiteradas que incumple siempre.
  • Celos obsesivos de la pareja

Las personas con este tipo de trastorno pueden encontrar ayuda con medicamentos y/o diferentes tipos de tratamiento. Es importante acudir a un profesional para que la terapias sean el máximo de eficaces.

Hay varios tipos de tratamientos para combatir el alcoholismo, como hemos dicho antes, existen los medicamentos los cuales ayudan a dejar o reducir el consumo y prevenir la recaída.

Algo muy frecuente en este tipo de adicción, son los grupos de apoyo, Alcohólicos Anónimos es el más conocido. Estos programas ofrecen la ayuda de personas que están viviendo o ya ha vivido estas experiencias.

También existen los tratamientos conductuales el objetivo del cual es provocar un cambio en la actitud del paciente hacia el consumo del alcohol. Estos tratamientos los llevan a cabo profesionales de la salud que garantizan una mejora en su comportamiento.


¿Por qué hacer un tratamiento de alcoholismo en CITA?

En nuestras clínicas el tratamiento de alcoholismo es personalizado para cada paciente. Se estudia el caso y se hacen las terapias correspondientes según las necesidades del paciente. En CITA garantizamos buenos resultados ya que sabemos como eliminar el alcohol del cuerpo, y lo más importante, cómo eliminar la ganas de volver a consumir.

Al ingresar en CITA cada paciente tiene su equipo específico de profesionales o terapeutas que el paciente mantendrá hasta el final del tratamiento.

Las actividades terapéuticas para el tratamiento contra el alcoholismo se basan en terapias individuales y de grupo. Contamos también con diferentes terapias complementarias, como los talleres de habilidades sociales, talleres de prevención de recaída, talleres psico-educativos, entre otras muchas actividades lúdicas. Contamos también con un servicio de Psicoterapia Asistida con Equinos.

En nuestro centro, confiamos en nuestra manera de trabajar las adicciones. Nuestra mejor garantía es el éxito de nuestros pacientes. La desintoxicación del alcohol en CITA se realiza a partir de un modelo que combina el trabajo médico, psicológico y terapéutico.


cerveza

Cómo identificar a un bebedor problemático

By Alcohol, Blog
Cómo-identificar-a-un-bebedor-problemático

Cómo identificar a un bebedor problemático

Los profesionales de la salud usan varias pruebas de análisis para evaluar si una persona tiene problemas con el alcohol.

Hay que tener en cuenta que el diagnóstico de abuso, dependencia o alcoholismo sólo lo puede hacer un médico especializado en adicciones. Se trata de estados médicos y psicológicos muy complejos, y ninguna herramienta de análisis es adecuada para hacer una evaluación acertada.

La prueba que se usa con mayor frecuencia es el test de CAGE (por sus siglas en inglés):

  • ¿Alguna vez ha sentido la necesidad de reducir la cantidad de bebida que ingiere?
  • ¿Alguna vez se ha sentido molesto porque alguien le ha criticado porque bebe?
  • ¿Alguna vez se ha sentido culpable por beber?
  • ¿alguna vez ha sentido la necesidad de tomar una copa antes de empezar el día?

S la persona contesta positivamente a dos de las preguntas anteriores, puede haber una buena posibilidad de que exista algún tipo de problema con el alcohol. De todos modos, los test son imperfectos por su propia naturaleza. Por ejemplo, es factible que una persona con un historial de bebida desmesurada responda afirmativamente a todas las preguntas y llevar muchos años sin beber.

Otro test que ha sido particularmente útil en el caso de las mujeres es el TWEAK (por sus siglas en inglés):

  • Tolerancia: ¿Cuántas copas debe tomar antes de sentirse ebrio?
  • Preocupación: ¿Sus amigos más cercanos se han preocupado o se han quejado porque bebe?
  • Copa de la mañana: ¿A veces bebe por la mañana para despertarse?
  • Amnesia: ¿Algún familiar o amigo le ha contado cosas que hizo o dijo cuando había bebido que no recuerda?
  • Reducción: ¿Alguna vez ha sentido la necesidad de reducir su ingesta de alcohol?

Esta prueba evalúa de manera diferente al test de CAGE, pero una respuesta positiva a tres de las cinco preguntas puede indicar que la persona tiene problemas con la bebida.

Todas estas técnicas de análisis se basan en un elemento fundamental (que no siempre resulta fiable): en la veracidad de las respuestas. Hay muchas razones por las cuales una persona puede no responder con precisión. Por lo tanto, aunque los tests son herramientas útiles como primera indicación de la existencia de un problema, no se deben usar para formarse una opinión sobre la persona.

vino y esposas

Efectos perjudiciales del alcohol en el aparato digestivo y circulatorio

By Alcohol, Blog

El alcohol, por sí mismo, no es bueno ni malo; es una mezcla química de carbono, oxígeno e hidrógeno, y, en cierto sentido, puede ser considerado como un producto alimentario.

Lo primero que hay que tener en cuenta sobre cualquier producto alimentario que ingrese en el organismo, es si éste tiene o no la capacidad suficiente para utilizarlo. El alcohol necesita, para su correcta eliminación, unos mecanismos muy complicados que van madurando con los años. Además, por su forma de actuación sobe el cerebro, cuanto más desarrollada esté aquella porción cortical, racional y controladora, más difícil será que se liberen las porciones menos humanas de nuestro cerebro.

¿Y cuándo está el organismo maduro para tolerar sin excesivo riesgo la ingesta de alcohol? Las principales funciones que participan en los efectos del alcohol, como la hepática y, sobre todo, la cerebral, no alcanzan el grado óptimo antes de los dieciocho o veinte años.

Quien primero sufre las consecuencias de la ingesta alcohólica es el aparato digestivo.

En la boca, el alcohol produce una disminución de la cantidad de saliva segregada por las glándulas salivares, lo que ocasiona sequedad. A esto se suma la destrucción de muchos microbios normales, que se encuentran habitualmente en la boca y que impiden que se desarrollen en las mucosas otros microbios capaces de producir enfermedades.

La boca seca y la proliferación de estos gérmenes ocasionan la aparición de frecuentes infecciones en las encías, el paladar o las amígdalas, además de provocar mal aliento.

El alcohol produce en el esófago una irritación de su pared interna y sensación de ardor.

Se ha demostrado que el cáncer de esófago está favorecido por el consumo habitual de alcohol y tabaco.

En el estómago, el alcohol provoca gastritis. Puede ser una gastritis aguda, con dolor intenso, sensación de pesadez, vómitos o hemorragias. La gastritis aguda es una de las manifestaciones más frecuentes que aparecen al día siguiente y contribuye de forma especial al malestar físico que sigue a una ingesta excesiva de bebidas alcohólicas.

El hígado es el órgano más frecuentemente dañado por el alcohol, y de forma más grave y perjudicial para la salud.

La hepatitis alcohólica apenas se distingue en sus síntomas de la producida por infección de virus. Aparece ictericia, orinas oscuras, hinchazón del vientre, dolor y malestar general. En los casos más graves cuando se produce una insuficiencia hepática aguda, puede provocar coma.

La cirrosis hepática hace que la persona se vaya desnutriendo poco a poco, hincha su vientre, y presenta ictericia junto con una intensa palidez.

El músculo que forma el corazón, llamado miocardio, se debilita por la acción continuada del alcohol y comienza a latir con más dificultad y menos fuerza, de modo que la sangre sale de él con menos impulso. La persona siente debilidad y cansancio en cuanto hace un mínimo esfuerzo.

Además, los latidos cardíacos se hacen arrítmicos.

La hipertensión arterial obedece a múltiples causas. Pero, entre las causas bien conocidas, se encuentra el consumo inmoderado y prolongado de bebidas alcohólicas. Las consecuencias de la hipertensión arterial son asimismo variadas, pero todas ellas graves para la salud. Entre ellas, habría que destacar las hemorragias cerebrales, las lesiones de corazón o la pérdida de vista.

vino

El trabajo y la familia del alcohólico

By Alcohol, Blog

El trabajo y la familia del alcohólico

El absentismo escolar o laboral es mayor en personas consumidoras de alcohol, así como las bajas por enfermedad. Esto no sólo se debe a que los trastornos físicos sean más frecuentes, sino a que los períodos de baja y las estancias hospitalarias son más prolongadas.

Las infecciones son siempre más graves y de curación más lenta cuando se presentan en un organismo debilitado por los efectos del alcohol sobre los tejidos. Un simple catarro o una gripe, que habitualmente cursan sin complicaciones, pueden derivar en bronquitis o pulmonías por tener las defensas orgánicas alteradas. Las mismas heridas cutáneas cicatrizan más lentamente y están expuestas a infectarse con facilidad.

En el trabajo, este absentismo repetido conduce con frecuencia a la inestabilidad laboral y a la pérdida de empleo. En otras ocasiones, se va produciendo una progresiva pérdida de categoría profesional.

Los accidentes laborales son más frecuentes entre los bebedores. Estos accidentes no sólo producen lesiones a los trabajadores que los sufren, también pueden involucrar a otras personas.

Los problemas familiares, cuando existe un miembro alcohólico, crean una grave distorsión. El alcoholismo conduce a la familia a un proceso desorganizador paralelo al deterioro que sufre el paciente.

Si es uno de la pareja el bebedor, surgen serias desavenencias con la otra persona. Cuando es la mujer la bebedora, el problema se suele plantear de forma aún más notable, porque todavía hoy la imagen de la mujer alcohólica es peor que la del hombre en similares circunstancias.

El ambiente familiar, en cualquier caso, es tenso, con la comunicación verbal llena de críticas, de desaprobaciones y de hostilidad. La afectividad desaparece o se canaliza mal, y en muchísimas ocasiones brota la violencia.

Los hijos son los miembros de la unidad familiar más perjudicados por la situación. Muchas veces se les piden mayores responsabilidades y deben desempeñar papeles de adultos sustitutos. No pueden desarrollar hábitos comunicativos puesto que la comunicación con los miembros adultos y entre éstos no existe o está gravemente deteriorada. La inmadurez afectiva es común en estos niños, que tienden a presentar signos físicos diversos y problemas de adaptación en la escuela, con bajo rendimiento en el aprendizaje.

No es raro que los hijos de padres alcohólicos reciban malos tratos, con omisión de cuidados o con auténtica violencia física, y no son raros los abusos sexuales. En el caso de las madres alcohólicas, el maltrato más frecuente es el abandono de los hijos pequeños.

Cuando estos niños llegan a adultos, muestran más problemas de ajuste social y de relaciones interpersonales y tienen mayores índices de alcoholismo y de consumo de otras drogas.

En el caso de los jóvenes, junto a los problemas laborales derivados del consumo de bebidas alcohólicas, es necesario nombrar los que afectan a la actividad escolar, de aprendizaje. Las repercusiones a nivel laboral o escolar del consumo de alcohol serían:

  • Deterioro delas relaciones interpersonales con los compañeros, con una tendencia a disputar que en ocasiones alcanza grados de agresividad.
  • Desajuste laboral o escolar.
  • Tensiones familiares.
refran alcohol

Refranes con alcohol

By Alcohol, Blog

En la sabiduría popular podemos encontrar numerosos ejemplos de la visión que el pueblo llano ha tenido y tiene sobre el consumo de alcohol. Se halla, junto a los elogios encendidos de la bebida moderada, críticas y advertencias sobre el abuso de su consumo.

He aquí bastantes ejemplos:

  • A buen vino, no hay buen tino.
  • A buen vino, no hay mal bebedor.
  • A la carne, vino; y si es jamón, con más razón.
  • A mala cama, colchón de vino.
  • A mucho vino, no hay cabeza.
  • A quien bebe, hablar no se debe.
  • Aceite y vino, bálsamo divino.
  • Agua de cepas y orinal te pondrán en el hospital.
  • Al hombre viejo, vino nuevo.
  • Amigo y vino, el más antiguo.
  • Andar derecho y mucho beber, no puede ser.
  • Baco, Venus y el tabaco, ponen al hombre flaco.
  • Bebe cada día vino añejo y me agradecerás el consejo.
  • Bebe el agua a chorros, y el vino a sorbos.
  • Bebe vino cada día, pero nunca en demasía.
  • Bebe, que te rías del vino, pero déjalo antes de que se ría de ti el vino.
  • Beber buen vino no es desatino; lo que es malo es beber vino malo.
  • Beber con medida alarga la vida.
  • Beber hasta caer es de reprender; beber hasta tambalear tampoco es de aprobar; unos traguitos de cuanto en cuanto y vamos andando.
  • Beber para comer; y aún eso, sin exceso.
  • Bebido con buenos amigos, sabe bien cualquier vino.
  • Buen vino y buen pan, ellos se pregonarán.
  • Buen vino y sopas hervidas le alargan al viejo la vida.
  • Buen vino cría buena sangre.
  • Bebe vino de Jerez y tendrás buena vejez.
  • Come, niño, y crecerás; bebe, viejo, y vivirás.
  • Comida sin vino, comida a medias.
  • Con el pez, vino de Jerez; con la morcilla, vino de Montilla; y antes de comer, unas cañitas de manzanilla.
  • Con flor de pellejo resucita el viejo.
  • Convino añejo y pan tierno, se pasa pronto el invierno.
  • Cuando quieras nombrar un licor divino, di vino.
  • Cuanto más bebo, más sed tengo.
  • De vino aguado o agua envinada, no me des nada.
  • Deja el vicio por un mes, y él te dejará por tres.
  • Del buen vino de Jerez, poquito cada vez.
  • Del vino de Jerez, si tomas una copa tomarás diez.
  • Del vino malo, un cuartillo le sienta al hombre como un palo; pero si el vino es bueno, un cuartillo y de ahí al cielo.
  • Después de beber, cada uno dice su parecer.
  • Después del arroz, pescado y tocino, beba buen vino.
  • Dice el borracho todo lo que tiene en el papo.
  • Dijo el sabio Salomón que el buen vino alegra el corazón.
  • Dijo la leche al vino: ‘Seáis bienvenido, amigo, pero no uséis mucho este camino’.
  • Dijo San Pablo que el vino lo hizo Dios, y la borrachera el diablo.
  • Do entra beber, sale saber.
  • Donde el vino entra, la razón mengua.
  • Donde el vino entra, la verdad sale.
  • El bebedor fino a sorbitos bebe el vino.
  • El buen mosto sale al rostro.
  • El buen vino añejo hace hombre al niño y remoza al viejo.
  • El buen vino hace mala cabeza.
  • El ebrio y el demente son dos ausentes.
  • El hombre ladino no bebe vino.
  • El vino alegra el ojo, limpia el diente y sana el vientre.
  • El vino aplaca el hambre.
  • El vino bueno es caro, y el malo hace daño.
  • El vino bueno sale al rostro y sube al cerebro.
  • El vino da fuerzas, y el vino las quita
  • El vino no pruebe quien mal vino tiene.
  • El vino puro dirá quién es cada uno.
  • El vino y la mujer, el juicio hacen perder.
  • El vino, comerlo y no beberlo.
  • El vino, en la botica.
  • En bebienda y contienda, ponte rienda.
  • En el vino está la verdad.
  • Hay muchos bebedores que no merecen más nombre que el de tragadores.
  • La beodez, mal está en la mocedad, pero peor en la vejez.
  • Más vale vino maldito que agua bendita.
  • Ni con cada sed el jarro, ni con cada divieso el cirujano.
  • Ni fiesta sin vino ni olla sin tocino.
  • Ni mesa sin vino, ni sermón sin agustino.
  • No puede ser andar derecho y mucho beber.
  • Pan que sobre, carne que baste, y vino que falte.
  • Pan y vino, para el camino.
  • Para conservar el conocimiento, vete al vino con tiento; pero si el vino es de Jerez, perderás el tiento alguna vez.
  • Para que el vino sepa a vino, se ha de beber con un amigo.
  • Puerco fresco y vino nuevo, cristianillo al cementerio.
  • Quien bebe poco, bebe más.
  • Quien del vino habla, sed tiene.
  • Riñe cuando debas, pero no cuando bebas.
  • Sopa en vino no emborracha, pero agacha.
  • Tabaco, mujer y vino, con tino.
  • Tabaco, vino y mujer, echan al hombre a perder.
  • Todo el que bebe licores, sufrirá mil sinsabores.
  • Tras todo, vino, pero no sigas el camino.
  • Vino bueno, no hay mejor beleño.
  • Vino y verdad, no pueden juntos estar.
  • Vinos y amores, los viejos son los mejores.
  • Yo te perdono el mal que me haces por lo bien que me sabes.

WhatsAppFacebookTwitterPinterestCompartir