Skip to main content
Category

Alcohol

¿El alcohol ayuda a dormir o provoca trastornos del sueño?

By Alcohol, Blog

En el centro CITA hemos leído dos recientes estudios han descubierto que el alcohol afecta negativamente a la calidad del sueño y que cuánto más trabajemos más predispuestos estaremos a beber.

El primer estudio ha medido la actividad del cerebro de veinticuatro personas que consumieron alcohol durante algunas noches por semana, con un pico mínimo de concentración de alcohol.

Las noches en las que consumían alcohol, los participantes mostraban un patrón de actividad cerebral bastante diferente de aquellas noches en las que se abstenían.

En concreto, se observó que el consumo afectaba a las denominadas ondas alpha, que, normalmente, son mucho más intensas en las personas que están despiertas y más débiles cuando dormimos.

En cambio, en el grupo de personas bebedoras, los niveles de las ondas alpha se mostraban tan altas en la fase del sueño como durante el día.

La conclusión es que esta descompensación acaba dañando la calidad del sueño. Curiosamente, aunque parece que una copa nos puede ayudar a dormir, también provoca que ese sueño sea de peor calidad.

El segundo estudio, que hemos visto en el centro de desintoxicación CITA, que es un análisis de los datos de otros sesenta informes sobre los hábitos de bebida e incluye los resultados obtenidos acerca de más de 330.000 participantes, ha concluido que hay una estrechacorrelación entre la cantidad de horas que trabajamos y la cantidad de copas que tomamos: aquellos que trabajan más de 48 horas por semana están más predispuestos a formar parte del grupo de personas que beben habitualmente (para formar parte de este grupo las mujeres han de beber, al menos, catorce copas por semana y los hombres, veintiuna).

alcohol

Universitarios con exceso de alcohol al volante

By Actualidad, Alcohol, Blog, Cannabis

En clínica de desintoxicación CITA hemos leído un estudio realizado a 900 alumnos y elaborado por las universidades andaluzas, (excepto la de Granada) que ha concluido que el alcohol es la droga más consumida entre los estudiantes.

Según este documento, el 38% de los encuestados ha reconocido haberse emborrachado el último mes y un 6% de los estudiantes entrevistados confirma haber conducido bajo los efectos del alcohol, mientras que un 19% señalan que han sido pasajeros de un vehículo conducido por alguien que había consumido alcohol.

El estudio señala además que un 15,3% de los universitarios consume bebidas alcohólicas en los botellones y que el 90,2% de la muestra admite haber probado alguna vez el alcohol.

Asimismo, el análisis apunta que uno de cada tres alumnos fuma y que la edad de iniciación al tabaco es a los 16 años.

El cannabis es la segunda sustancia estupefaciente más consumida: un 34% lo ha probado, un 16,6% lo hizo en el último mes y un 72% afirma que es muy fácil adquirirlo.

Finalmente, cabe destacar que el consumo de cocaína, drogas de diseño y tranquilizantes es marginal en este grupo social con respecto al resto de drogas.

La encuesta pone de relieve que los efectos más buscados al consumir estupefacientes son el placer, el bienestar y las relaciones sociales. Además, 60,2% asegura que Internet es la herramienta más utilizada para buscar información sobre este tipo de droga.

alcohol

Prevenir el consumo de alcohol en los jóvenes

By Alcohol, Blog

La Generalitat de Cataluña está llevando a cabo una campaña en los institutos de secundaria para prevenir el consumo de alcohol entre los más jóvenes.

En esta campaña, bajo el nombre Hablemos del alcohol, se aportan informaciones básicas sobre esta sustancia y sus efectos en el organismo y se argumentan motivos que ayuden a posicionarse frente a la atracción de lo prohibido y a la presión del grupo.

Las charlas inciden en el circuito del alcohol en el cuerpo, los motivos por los que los adolescentes no han de beber alcohol, los mitos y las realidades sobre esta sustancia adictiva y las consecuencias que tiene el abuso de alcohol a largo plazo.

El circuito del alcohol en el cuerpo

Cuando se consume una bebida alcohólica, ésta pasa por el esófago, atraviesa el estómago y entra en el intestino delgado. La mayor parte del alcohol pasa a la circulación sanguínea a través de las paredes del intestino delgado. La absorción es rápida, entrando en el torrente sanguíneo en cinco minutos y consiguiendo las máximas concentraciones en sangre en un tiempo de 30 a 90 minutos. La cantidad de alimento presente en el estómago es un factor que influye en la velocidad de absorción del alcohol.

Una vez absorbido, el alcohol viaja a través de la sangre por todo el organismo, distribuyéndose con más facilidad por aquellos órganos y tejidos con más proporción de agua. Al tener el cuerpo de las mujeres una menor proporción de agua y una mayor proporción de grasa que los hombres, el alcohol en su cuerpo se queda más concentrado.

La metabolización es un proceso de transformación de las sustancias ingeridas en otros componentes asimilables por el organismo. Alrededor del 90% del alcohol absorbido se metaboliza en el hígado a través de la oxidación. La velocidad de metabolización del alcohol en el hígado es de unos 8-10 g de alcohol por hora en los hombres y un poco menos en las mujeres.

El 10% del alcohol restante es eliminado directamente, sin ser transformado, a través del aire expirado y la orina. Pequeñas cantidades son también eliminadas por la transpiración, las lágrimas y la leche materna.

Mitos y realidades sobre el alcohol

–         Mito: El alcohol te da energía.

–         Realidad: El alcohol es un depresor del sistema nervioso. Reduce la capacidad de pensar, hablar, moverse, etc.

–         Mito: Una ducha o un café te despejan.

–         Realidad: Nada elimina la borrachera de golpe. Se puede estar más despierto pero se sigue estando ebrio, pues ni la ducha ni el café disminuyen el nivel de alcohol en sangre.

–         Mito: Quien está más acostumbrado a beber alcohol se emborracha menos.

–         Realidad: Quien ha desarrollado tolerancia al alcohol no se emborracha menos, ya que el alcohol llega a la sangre en igual proporción pero muestra menos los efectos.

–         Mitos: El alcohol ayuda a ligar mejor y mejora las relaciones sexuales.

–         Realidad: El alcohol puede producir relajación y hacer que alguien se interese más en el sexo, pero interfiere en la capacidad sexual y se tienen menos en cuenta las consecuencias.

–         Mito: Manteniendo en la boca un chicle, dos granos de café o soplando de una manera determinada, se engaña al alcoholímetro.

–         Realidad: Estos métodos no funcionan porque el alcoholímetro mide igualmente el alcohol aunque haya otras sustancias.

–         Mito: Se puede eliminar el alcohol haciendo ejercicio o vomitando.

–         Realidad: Por estas vías se expulsa menos de un 2% de alcohol, lo que es insuficiente para afectar al nivel de alcoholemia o a la borrachera.

–         Mito: Mezclar distintas bebidas alcohólicas emborracha más.

–         Realidad: La cantidad de alcohol que circula por la sangre es el que determina el grado de borrachera. Mezclar distintas bebidas no emborracha más pero puede provocar más malestar.

Motivos por los que los adolescentes no han de beber alcohol

–         En los menores, cualquier consumo de alcohol es un consumo abusivo.

–         Cuanto antes se empiece a consumir alcohol más probable es que aparezcan algunos problemas y es más probable desarrollar alcoholismo.

–         El cuerpo de un menor de edad no está físicamente tan preparado para asimilar el alcohol como el de un adulto.

–         La ley no permite que consuman ni se les vendan bebidas alcohólicas a menores de 18 años.

–         El consumo de alcohol interfiere en la capacidad de conducir, en el crecimiento, en la nutrición y el desarrollo de la personalidad: reduce la capacidad de aprendizaje, las habilidades sociales e intelectuales, la sexualidad, etc. También afecta a la autonomía de criterio y a la independencia.

Consecuencias del abuso de alcohol a largo plazo

–         El síndrome de abstinencia es el conjunto de síntomas (vómitos, taquicardias, temblores, alucinaciones, etc) que aparecen cuando una persona que está acostumbrada a ingerir grandes cantidades de alcohol deja de hacerlo de forma brusca.

–         La tolerancia es la adaptación del organismo a una sustancia, en este caso el alcohol, de manera que cada vez necesita consumir más cantidad para sentir los mismos efectos que antes tenía con una cantidad menor.

–         Puede provocar problemas hepáticos, deterioro del sistema nervioso central, insuficiencia cardíaca, úlceras en el esófago, inflamación de páncreas y desnutrición. También puede ocasionar trastornos de ansiedad, de personalidad, etc. Genera asimismo problemas familiares, laborales y sociales.

no a la cerveza

Tolerancia 0 con el alcohol | Tratamiento de desintoxicación

By Actualidad, Alcohol, Blog

Las propuestas del anteproyecto de Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial en la conducción quedarán plasmadas en la nueva Ley de Seguridad Vial. La normativa endurecerá las sanciones por ingesta de drogas con multas de mil euros y eliminará los resquicios de la norma vigente, que condenaba su influencia pero no su presencia en el organismo.

En el capítulo de drogas, la nueva ley castigará la mera presencia de drogas en el organismo del conductor por la vía administrativa, con una multa de mil euros y la detracción de seis puntos del carné de conducir. En la norma anterior era necesario demostrar la influencia de las drogas en la conducción para imponer la multa (que era de 500 euros) y restar los puntos. Sin embargo, a diferencia del alcohol, respecto al cual el nivel máximo permitido es claro, en las drogas no existen estudios precisos ni consenso científico para determinar qué nivel de cada tipo de droga afecta al automovilista. La nueva ley lo resuelve sancionando el más mínimo rastro de haber ingerido drogas.

Precisamente, el término “influencia”, contemplado en la actual ley, ha generado muchos problemas a los jueces. La Audiencia Provincial de Murcia condenó en 2012, por un delito contra la seguridad vial, a un conductor que había dado positivo por drogas y que circulaba a gran velocidad, de forma agresiva y saltándose semáforos en rojo. Sin embargo, fue absuelto en segunda instancia porque el juez determinó que era imposible afirmar que su conducción obedeciera a las drogas que había tomado. Con la nueva norma, esto no habría ocurrido: habría pagado mil euros y perdido seis puntos.

La futura ley de Seguridad Vial explicita, además, la forma de verificar la ingesta de drogas: Una prueba de saliva y un posterior análisis de la muestra. Si existen razones justificadas que impidan realizar la prueba, se podrá ordenar un reconocimiento médico o análisis clínicos en un centro. Además, el conductor podrá exigir un análisis de contraste, preferentemente de sangre, que deberá abonar si el resultado es positivo.

Y en cuanto al alcohol, aumenta la multa de 500 a 1.000 euros por conducir con tasas de alcoholsuperiores a lo permitido —0,25 miligramos por litro de aire espirado, y 0,15 para conductores noveles y profesionales—. Según el anteproyecto de ley, tanto las drogas como el alcohol están detrás de un porcentaje muy importante de accidentes graves, por lo que se considera necesario aumentar su penalización.

(Fuente: El País)


Clínicas CITA para el tratamiento de adicciones

En Clínicas CITA tenemos más de treinta años en el tratamiento de adicciones. Nuestro método de trabajo está acreditado por la elevadísima tasa de satisfacción de nuestros clientes. En nuestras instalaciones de Dosrius (a 30 min de Barcelona) y de la propia ciudad de Barcelona más de setenta profesionales forman la plantilla de uno de los centros de referencia en España y en Europa para el tratamiento de adicciones. Si quieres saber más sobre nosotros puedes visitar la página web de CITA. Si tienes interés en el programa para desintoxicación del alcohol en CITA pulsa aquí. Para cualquier consulta concreta que quieras hacernos puedes contactar con nosotros en el formulario de CITA o en el número de teléfono 93 791 80 80