Skip to main content
Category

Alucinógenos

psicosis por las drogas

Psicosis por la drogas

By Alucinógenos, Blog

Es cierto que como consumidor puedes padecer psicosis por las drogas, este se produce cuando la persona experimenta delirios y alucinaciones como consecuencia del consumo de dichas sustancias, como, por ejemplo, alcohol, cannabis, etc.

Se considerará que existe un trastorno psicótico cuando el paciente, antes de la ingesta de sustancias, no registraba ningún desorden psicótico. Es decir, que el trastorno ha sido ocasionado si o si por culpa del consumo de drogas.

¿Qué sustancias pueden ocasionar un trastorno psicótico?

Son varias la drogas que pueden provocar la aparición de este tipo de trastornos. Listaremos las más comunes:

  • En primer lugar, encontramos las drogas alucinógenas. Como bien indica el nombre, al consumir este tipo de sustancias puede provocar alucinaciones o distorsiones de la realidad. En este grupo de sustancias encontramos, LSD, éxtasis, cannabis, etc.
  • Los sedantes también son muy comunes. Son sustancias químicas que deprimen el sistema nervioso central, provocando así, relajación, adormecimientos y reducción de la ansiedad.
  • El alcohol también puede provoca la aparición de este tipo de trastornos. El alcohol deprime el sistema nervioso central.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno psicótico por las drogas?

Los principales síntomas en un trastorno psicótico son las alucinaciones y los delirios. En el primer caso, acostumbran a ser alucinaciones auditivas, generalmente voces. También registrado casos dónde dichas alucinaciones son de carácter táctil o visual. En cuanto a los delirios, los más habitual, son los relacionados con la idea de ser perseguido.

No es fácil detectar una persona con psicosis Algunos de los signos tempranos más sutiles podemos encontrar un alejamiento de los amigos, manifestar creencias extrañas, tener altibajos del estado anímico y pensamientos confusos.


Síntomas de la psicosis

  • Alucinaciones, la más común es oír voces.
  • Delirios, el más común es creer que hay una conspiración para causarle daño.
  • Discurso rápido y constante.
  • Discurso confuso, puede pasar de un tema a otro en medio de una frase.
  • Pérdida repentina del hilo de pensamiento.

¿Qué tipos de trastorno psicótico por las drogas existe?

Los trastornos psicóticos más frecuentes son los siguientes:


Esquizofrenia

La principal característica de este trastorno es la distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje y la conducta. Las personas que la sufren tienen problemas para integrase socialmente.

Existen varios tipos de esquizofrenia, la paranoide la cual suele cursar más síntomas positivos que negativos y suele responder mejor al tratamiento con fármacos. Después encontramos la esquizofrenia hebefrénica, la cual cursa menor síntomas positivos y más de negativos y responder peor al tratamiento farmacológico. Por último, encontramos la esquizofrenia catatónia que se caracteriza por las alteraciones motoras. Por último, encontramos la esquizofrenia indiferenciada, la cual se produce cuando una esquizofrenia no reúne los criterios de los de los tipos anteriores.


Trastornos delirantes

En este caso el paciente tiene una o varias ideas delirantes y el individuo esta convencido de que son ciertas. Un ejemplo claro es que tenga la idea de que alguien le esta persiguiendo para hacerle daño.

En numerosas ocasiones, los pacientes de este tipo de trastorno, evitan hacer el tratamiento ya que acostumbran a ocultar la existencia del problema.


Trastorno Psicótico Breve

Este trastorno se parece mucho a la esquizofrenia, ya que los síntomas son parecidos, pero al contrario de la esquizofrenia, la duración es menor.


Trastorno esquizofreniforme

Este caso es muy parecido al anterior, pero la duración puede variar entre un o seis meses. Los pacientes muestran distintos síntomas de la esquizofrenia.


¿Cómo es el tratamiento de una psicosis por las drogas?

En los tratamientos en este tipo de trastornos es muy importante mantener una abstinencia completa de la sustancia la cual ha generado la psicosis. Reduciendo el consumo no es suficiente ya que, si la droga ha sido el causante de la aparición del trastorno, con una simple reducción puede volver a aparecer. El consumidor tiene que dejar la sustancia por completo.

Obviamente este tratamiento debe ir supervisado por un equipo de profesionales, ya que en muchas ocasiones la aparición del síndrome de abstinencia puede ser compleja y se tiene que aliviar sus efectos mediante otros medicamentos.

Durante el tratamiento, habrá fases en las cuales el paciente deberá aprender a dejar de hacer ciertas rutinas que le llevaban al consumo. Cambiarlas será la mejor opción, ya que de esta manera no tendrá incentivos y evitar así, posibles recaídas. Es muy recomendable también, perder el contacto con aquellas amistades la cuales no aporten nada bueno para ti y que te inciten a consumir o que ellos también sean consumidores. Por si no lo haces, será imposible lograr la deshabituación de la sustancia.

cactus

El peligro de consumir cactus alucinógenos

By Alucinógenos, Blog

Cuando se dice que no existen peligros graves al consumir este tipo de cactus, en realidad lo que se quiere decir es que no hay cactus venenosos. Lo que sí puede suceder es que el consumo de cactus psicoactivos provoque situaciones de riesgo.

Algunos cactus se confunden con la familia Euphorbia. Muchas Euphorbias se parecen a distintos tipos de cactus. Estas plantas contienen un líquido blanco (látex) muy venenoso, denominado también leche de loba, que puede provocar inflamaciones cutáneas y en casos extremos la pérdida de la vista.

Algunos cactus alcaloides (peyote, San Pedro…) suelen tomarse en sobredosis. Se ingieren cantidades excesivas del cactus, bien por desconocimiento o por voluntad propia. Con ello existe el peligro de sufrir una intoxicación de mescalina o alcaloides, que puede acabar desencadenando problemas de hígado o, en casos extremos, producir la muerte por insuficiencia respiratoria. Las intoxicaciones de mescalina tienen lugar cuando se consume más de 100 mg por kilo de peso corporal.

Un viaje de mescalina puede desencadenar, en personas psíquicamente inestables e inexpertas, una psicosis latente.

Otro posible riesgo aparece cuando el consumidor sobrevalora sus fuerzas o ignora situaciones peligrosas y pone en riesgo su vida y la de otras personas.

Los cactus rituales no se deben tomar con otras drogas, ya que es muy difícil predecir la interacción de sus efectos.

Los cactus psicoactivos pueden provocar, tras su toma, vértigo, mareos y vómitos. Normalmente, estos síntomas se dan al cabo de poco tiempo.

El contenido de mescalina en el cuerpo puede detectarse en orina y sangre. En la orina hasta cuatro días más tarde.

Es frecuente que muchas sustancias que se presentan como psicodélicas no lo sean o estén adulteradas en el mercado negro.

setas

Qué es la Psilocibina y usos médicos

By Alucinógenos, Blog

El diario El País informa que un equipo de investigadores de la Universidad John Hopkins ha publicado en la revista Journal of Psychopharmacology los resultados de un ensayo clínico con psilocibina.

¿Qué es la Psilocibina?

La Psilocibina es el principio activo de las setas alucinógenas.

Uso médico de la Psilocibina

La conclusión es que la psilocibina es capaz de reducir la ansiedad y la depresión en enfermos terminales de cáncer incluso seis meses después de recibir una sola dosis. Lo extraordinario del esta constatación es que en psiquiatría no existe precedente de una medicación con la que una sola toma haya mostrado semejantes efectos a medio plazo.

Por el contrario, los tratamientos antidepresivos necesitan semanas e incluso meses de pauta diaria para experimentar una mejora leve y, de hecho, apenas superan en eficacia al efecto placebo. Por ello, si estos resultados se validan en fases posteriores, la psilocibina estaría ofreciendo una eficacia muchísimo mayor que los tratamientos antidepresivos actuales.

Artículo sobre la Psiocibina en el País

El artículo de El País cita a Jordi Riba, del servicio de Neuropsicofarmacología en el Hospital Sant Paude Barcelona, lleva más de 20 años investigando la administración de un brebaje amazónico, la ayahuasca, cuyo principio activo, la dimetiltriptamina (DMT), es similar a la psilocibina. Según Riba, ‘los resultados del estudio están en la línea de los obtenidos por nuestro grupo utilizando ayahuasca en pacientes con depresión resistente a tratamiento. Los psicodélicos pueden modular la conectividad cerebral y ayudar a abandonar patrones de pensamiento depresivos, o incluso comportamientos difícilmente modificables como es el uso de sustancias adictivas’

En este sentido, el Instituto Heffter pondrá en marcha un estudio de fase III para determinar definitivamente la eficacia de la psilocibina como tratamiento hospitalario para tratar la ansiedad y depresión en pacientes con cáncer terminal.

Del mismo modo, Javier González-Maeso, profesor de Fisiología y Biofísica en la Universidad de Virginia Commonwealth, ha publicado numerosos trabajos en los que estudia la implicación de receptores de serotonina y glutamato en el mecanismo de acción de los psicodélicos como la psilocibina o el LSD: ‘La activación del receptor de serotonina 2A es la responsable de la fase aguda de los efectos psicodélicos. Estos efectos psicodélicos se mantienen por un número limitado de horas. Sin embargo, la magnitud y la duración de los efectos terapéuticos del estudio de Griffiths hace pensar que esta activación, además de la fase aguda, es también responsable de cambios en la función neuronal a largo plazo. De todos modos, si bien el uso terapéutico de psicodélicos como la psilocibina despierta interés, también genera notables resistencias; costará dar el paso desde la investigación a la práctica clínica’WhatsAppFacebookTwitterPinterestCompartir

setas

El abuso de los Alucinógenos, tipos, consecuencias…

By Alucinógenos, Blog

Volvemos a tratar sobre drogas, en este caso sobre el abuso de los Alucinógenos. Hablaremos de tipos y consecuencia del consumo abusivo de estas sustancias y como podemos tratarlas para dejar las drogas.

Los Hongos Alucinógenos

Los hongos alucinógenos probablemente son los alucinógenos más consumidos después del LSD.

Los hongos generalmente pertenecen a varios géneros. Aunque mucha gente cree que la psilocibina es el componente activo, probablemente no sea así. Sólo hasta que el hígado haya eliminado el grupo químico adicional (un grupo fosfato), el resto de la molécula (psilocina) puede penetrar en el cerebro.

Aunque existen rumores que afirman que la serotonina fosforilada o DMT fosforilado son alucinógenos alternativos que producen un clímax excepcional, estos grupos en realidad evitan en lugar de favorecer la psicoactividad porque ralentizan la entrada de la droga en el cerebro. La psilocibina se distribuye en hongos secos y como polvo blanco, que es el compuesto puro cristalino. La dosis normal es de 4 a 10 miligramos (de dos a cuatro hongos del género Psilocybe cyanenses).

El consumo de estos hongos es antiguo. La psilocibina ha completado el círculo en cierta manera, empezando por el escrupuloso uso ritual por parte de pueblos nativos; siguiendo con el uso recreativo de los hongos durante fiestas de fin de semana, para luego convertirse en objeto de investigaciones actuales y suscitar su interés religioso dada su capacidad para provocar efectos psicológicos benéficos prolongados. La experiencia con hongos se considera más leve y corta que la del LSD.

En dosis bajas, la psilocibina produce simples sensaciones de relajación, pesadez o liviandad física, así como distorsiones perceptivas (especialmente visuales). Con dosis más altas, las sensaciones físicas se multiplican: mareo, entumecimiento de la lengua, labios o boca, escalofríos o sudoración, náuseas y ansiedad. Los efectos psicológicos son los mismos que los del LSD.

El consumo de hongos

Los hongos Psilocybe no son los únicos que producen efectos mentales perceptibles, no obstante su consumo es el más extendido. Otros hongos alucinógenos pueden ser peligrosos. La Amanita muscaria contiene varios compuestos, entre ellos el muscimol y el ácido iboténico, que producen alucinaciones.

Estos compuestos pueden provocar intoxicaciones graves, en las que el habla se distorsiona, la coordinación es disfuncional y el consumidor siente náuseas y con frecuencia vomita. Después de esta fase, viene un estado letárgico, seguido de una experiencia intensa de alucinaciones. No obstante, este hongo también contiene muscarina, que estimula los receptores acetilcolinérgicos del cuerpo.

Este compuesto activa la estimulación del sistema nervioso parasimpático, produce intensa salivación, náuseas, vómitos, espasmos en los bronquíolos, lentitud en el ritmo cardíaco y tensión arterial muy baja. El uso recreativo del hongo amanita es escaso porque la experiencia es frecuentemente desagradable y los hongos no se encuentran con facilidad.

El abuso de los alucinógenos

Además de ser utilizados en ritos espirituales, los alucinógenos también son usados como drogas de abuso. Es conveniente dejar esta droga por que el abuso de los alucinógenos puede ser muy peligroso, ya que sus efectos son altamente impredecibles al producir efectos distintos en cada persona y ocasión debido a la variación en la cantidad y en la composición de sus principios activos, especialmente en los alucinógenos derivados de plantas y hongos.

Algunos tipos de alucinógenos:

El LSD

Se presenta en tabletas, cápsulas o en forma líquida (que puede ser añadida a papel secante), y se acostumbra a tomar por vía oral. Las experiencias son de larga duración.

El peyote

Se consume tomando los botones de cactus, que se mastican o se remojan en agua para producir un líquido para ingerir. Su efecto es de larga duración.

La psilocibina

Son hongos que se pueden conseguir frescos o secos y que se consumen por vía oral. Se preparan como un té o se añaden a otros alimentos para ocultar su sabor amargo. Los efectos de la psilocibina duran unas seis horas.

El PCP

es un polvo que se disuelve fácilmente en agua o alcohol. Se vende en una gran variedad de tabletas, cápsulas y polvos y normalmente se inhala, fuma o ingiere oralmente. Los efectos duran entre 4 y 6 horas.

Los efectos del abuso de alucinógenos

Este tipo de drogas producen alucinaciones, distorsionando la percepción de la realidad. Además, el abuso de alucinógenos también producen cambios emocionales intensos.

Abuso de LSD:

Si se toma una dosis suficientemente alta, la droga produce delirio y alucinaciones visuales. El sentido del tiempo y de la identidad propia se alteran. Las sensaciones parecen entrecruzarse, dando la impresión de oír los colores y ver los sonidos. Estos cambios pueden causar pánico al usuario. El LSD no se considera una droga adictiva aunque sí produce tolerancia, por lo que algunos usuarios que la usan repetidamente deben tomar dosis cada vez más altas para lograr un efecto parecido.

Abuso de Peyote:

No hay evidencia de que provoque déficits psicológicos o cognitivos en los indígenas norteamericanos que usan peyote en sus ritos religiosos. Sin embargo, estas conclusiones no pueden aplicarse a las personas que abusan de la droga repetidamente para propósitos recreacionales.

Abuso de Psilocibina:

produce alteraciones en la función autonómica, los reflejos motores, el comportamiento y la percepción. Las consecuencias psicológicas del uso de psilocibina incluyen alucinaciones, una percepción alterada del tiempo y la incapacidad de discernir la fantasía de la realidad. También puede haber reacciones de pánico y psicosis, especialmente si el usuario consume una dosis alta. A largo plazo, hay riesgo de desencadenar enfermedad psiquiátrica, el deterioro de la memoria y la tolerancia.

Abuso de PCP:

Es una droga que distorsiona las percepciones visuales y auditivas y produce sentimientos de aislamiento o disociación del entorno y de sí mismo. Entre los efectos psicológicos, cabe citar:

  • Síntomas parecidos a los de la esquizofrenia, como delirio, alucinaciones, paranoia, pensamiento perturbado y una sensación de distanciamiento del entorno.
  • Ansiedad
  • Cuando se abusa en periodos prolongados, pérdida de memoria, dificultad para hablar y pensar, depresión y pérdida de peso.
  • Adicción: Búsqueda compulsiva de la droga a pesar de las consecuencias adversas graves.
  • Con frecuencia es necesario llevar a las personas que consumen PCP a la sala de emergencia debido a una sobredosis o por la severidad de los efectos psicológicos desfavorables. Mientras están intoxicados, los consumidores de PCP pueden mostrarse violentos o con tendencias suicidas. Las dosis altas de PCP pueden resultar en convulsiones, coma y muerte (muerte como resultado de lesiones accidentales o suicidio durante un episodio de intoxicación). Debido a los efectos sedantes que también puede tener la PCP, la interacción con otros depresores del sistema nervioso central, como el alcohol y las benzodiacepinas, también puede producir el estado de coma.

Mitos y peligros de los alucinógenos

En cuanto a la identificación, los consumidores nunca pueden estar seguros realmente del alucinógeno que consumen. Las preparaciones en papel secante seguramente serán de LSD porque los demás alucinógenos no son tan potentes para que una dosis eficaz se pueda vender de esta manera. Pero una pastilla/cápsula/polvo puede ser cualquier cosa o una combinación de varias cosas.

Análisis clínicos tomados a personas que ingresan en las salas de urgencias por intoxicación de LSD indican que en algunos núcleos urbanos apenas el 50 por ciento de las drogas que los consumidores creían que eran LSD realmente lo eran. Además, cualquier droga que se haya sintetizado en un laboratorio clandestino puede contener diversos subproductos que provienen de síntesis químicas deficientes.

Los hongos alucinógenos presentan otro problema de identificación. Muchas especies de hongos, incluida la Amanita muscaria, contiene compuestos psicotrópicos que son enormemente peligrosos o letales. Otras especies, como la Amanita phalloides, contienen toxinas que producen daños fatales al hígado y a los riñones.

El LSD, la psilocibina y la mescalina, generalmente no producen reacciones físicas peligrosas; la tensión arterial, la temperatura corporal y otros signos vitales permanecen razonablemente estables a menos que se produzcan cuadros agudos de ansiedad. El consumidor corre poco peligro de sufrir convulsiones o entrar en coma. Y pocas pruebas de que puedan presentar adicción o dependencia física. En este sentido, son seguras. No obstante, las consecuencias psicológicas para algunos pueden ser extremas.

Los alucinógenos pueden empeorar los síntomas de personas que ya de por sí son psicóticos, pero no sabemos si pueden provocar psicosis.

Tratamiento para dejar los alucinógenos

A menudo se busca tratamiento para la intoxicación, que generalmente es sintomática. El tratamiento es más de apoyo, como proveer un espacio sin mucho ruido ni estimulación sensorial. Ocasionalmente, se utilizan las benzodiacepinas para controlar la agitación extrema o las convulsiones.