Skip to main content
Category

Cocaína

como dejar la cocaina

¿Cómo dejar la cocaína para siempre?

By Blog, Cocaína
como dejar la cocaina

La cocaína es una sustancia ilegal que se obtiene de la hoja de la coca con un nivel de adicción muy elevado la cual afecta directamente al cerebro.

Esta sustancia se puede consumir de varias maneras, la cocaína en polvo se puede consumir de inhalada por vía nasal o vía intravenosa dónde aumenta la intensidad ya que la sustancia va directamente a la sangre. Por otra parte, los cristales de cocaína los cuales se calientan para eliminar el clorhidrato y producir así la sustancia que se puede fumar.

Para lograr dejar la adicción la adicción de la cocaína lo primero que hay que hacer es aceptar la adicción y querer recibir ayuda para lograrlo. Los resultados de la desintoxicación irán según la motivación del paciente para lograrlo.

Una vez se haya decidido querer iniciar un tratamiento de adicción de cómo dejar la cocaína, empezará la búsqueda de la clínica que más se adecue a tus necesidades. Esta elección no es fácil ya que es muy personal y debes asegurarte que estarás con los mejores profesionales. La distancia no tiene por que ser un obstáculo para tener el mejor tratamiento.

En Clínicas CITA nos aseguramos de que cada paciente reciba el tratamiento que necesita para poder afrontar un proceso de recuperación tan difícil como este. Nuestros profesionales los dotarán con herramientas médicas, físicas, psicológicas y emocionales para que descubran cómo desintoxicarse de la cocaína y dejar la adicción de lado de una vez por todas.

Nuestro objetivo es lograr que nuestros pacientes logren reintegrarse a la sociedad con una nueva actitud hacia la vida que los ayude a no recaer en la adicción.

Realizamos intervenciones familiares para que la persona adicta aprenda cómo dejar o hacer que deje la cocaína; además, todos nuestros tratamientos y servicios se otorgan en varios idiomas como el inglés, francés, ruso y por supuesto el español.

¿Cómo puedo dejar la cocaína?

El proceso de la desintoxicación no constará sólo de dejar de consumir y tomar los medicamentos recetados sino también se trabajará el estilo de vida llevado alrededor de la cocaína. Es decir,  los consumidores de drogas normalmente construyen unos hábitos y rituales que deben ser identificados y erradicados.

Esto será posible gracias a las sesiones psicoterapéuticas con un profesional cualificado. Con estas sesiones se logrará ver qué elementos del estilo de vida del paciente le llevaban a consumir y eliminarlos por completo para evitar una futura recaída.

Esto significará que el paciente seguramente deberá dejar de hacer ciertas actividades y sobretodo dejar de ver ciertas amistades las cuales consuman y no hayan decidido hacer el paso de dejarlo.

Querer lograr dejar la cocaína y seguir en contacto con alguien que es consumidor habitual es una tarea imposible.

Si el paciente quiere aprender como dejar de tomar coca, será necesario que se apegue a los planes y estrategias elaborados por nuestros profesionales, que han sido personalizados y adaptados a su perfil, síntomas y conducta.

Los planes y estrategias que elaboramos en CITA están destinados a lograr la desintoxicación total. Para ello, se corta de raíz el consumo de la sustancia que está afectando el organismo, y luego se emplean acciones para combatir los problemas de insomnio, de ansiedad y la inestabilidad en los niveles de energía que surgen como resultado de este proceso.

Luego el paciente entra en la fase de deshabituación en la que recibirá terapia por parte de psicólogos especializados en el tratamiento de personas con drogadicción. La idea aquí es poder identificar el detonante físico, psicológico, emocional o espiritual que causó la adicción y atacarlo con un tratamiento personalizado acorde al diagnóstico.

Por último, nos enfocamos en una reinserción exitosa del paciente a su entorno familiar y vida cotidiana. Los dotamos con herramientas que le permitirán hacerle frente a episodios de ansiedad, depresión y estrés que puedan motivarlo a consumir sustancias como la cocaína.

como dejar o hacer que deje la cocaina

Síndrome de abstinencia

El paciente tendrá que afrontar el famoso síndrome de abstinencia, al presentarse provocará que el paciente se sienta muy mal y con el deseo de volver a consumir para volver a estar bien.

Al consumir cocaína deja secuelas químicas en el cerebro evitando que este pueda producir dopamina, de manera que cuando se deja de consumir la droga lo que ocurre es que el organismo no puede producir estas sustancias por sí mismo y tampoco recibe el aporte de la cocaína.

Para las familias y amigos de personas con adicción a la cocaína, uno de los procesos más difíciles de afrontar es cuando el síndrome de abstinencia se presenta.

La ayuda de un equipo profesional garantiza que durante ese periodo el paciente no tendrá acceso a la sustancia a la que es adicto; y al mismo tiempo se implementarán refuerzos psicológicos y farmacéuticos que estabilizan la transición hacia la desintoxicación total y posteriormente la reinserción.

Por lo general, los familiares no saben cómo lidiar correctamente con los síntomas ligados a la abstinencia. En algunos casos se pueden presentar ataques de pánico, ansiedad o depresión en el paciente que pueden ser perturbadores y peligrosos para todas las personas involucradas en ese proceso.

En CITA tenemos muchos años de experiencia tratando con cualquier tipo de adicciones. Los pacientes recibirán un tratamiento personalizado para asegurarnos lograr la desintoxicación de la cocaína por completo.

¿Se puede dejar la cocaína sin ir a un centro?

Quienes se preguntan cómo dejar la cocaína sin ir a un centro, y si eso es verdaderamente posible, suelen encontrarse con la misma respuesta: la desintoxicación de coca es una de las experiencias físicas y mentales más intensas que cualquiera puede tener, y afrontarla solo puede ser insuficiente, sin mencionar peligroso.

Muchas personas quieren aprender como dejar la cocaína sin ayuda porque consideran que los tratamientos médicos son muy costosos.

En nuestro centro contamos con diferentes tarifas que se adaptan a las necesidades de cada bolsillo, sin descuidar la calidad de los tratamientos.

eliminar coca del organismo

Las dificultades de dejar la cocaína sin ayuda

En el camino que lleva a descubrir cómo dejar la cocaína solo y sin ayuda han sido muchos los que han fracasado; eso se debe a que se les presentan las siguientes dificultades.

  • No tienen control sobre la dependencia que tienen a la sustancia.
  • No cuentan con el apoyo físico, psicológico y emocional de un entorno familiar o social capacitado para afrontar las complicaciones ligadas a la drogadicción, síndrome de abstinencia y la total desintoxicación.
  • Los síntomas de la abstinencia como la depresión, fatiga o ansiedad pueden más que la fuerza de voluntad de la persona.

Dejar la cocaína para siempre es una batalla constante, por eso necesitas aliados que te acompañen en el proceso y te ayuden a salir victorioso. En CITA nos ponemos a tu servicio y al de los tuyos para combatir las adicciones. ¡Contáctanos!

efectos adiccion cocaina

Efectos del abuso y Adicción a la Cocaína

By Blog, Cocaína, Cocaína, Noticias
efectos adiccion cocaina

La cocaína procede de la planta de la coca y su adicción es una enfermedad que puede tener cura si se interviene de forma inmediata mediante especialistas. No hacerlo, conlleva a efectos a largo plazo y a afrontar las secuelas que el abuso de cocaína produce.

Los efectos de la cocaína pueden causar estragos físicos, psicológicos y emocionales en la persona adicta a esta sustancia, por lo que es importante buscar ayuda para contrarrestarlos lo más pronto posible.

En cualquiera de nuestros centros de Clínicas CITA contamos con un equipo de profesionales cualificados para lograr mitigar los efectos secundarios de la cocaína.

Nos enfocamos en realizar terapias psicológicas, acompañadas de apoyo emocional y farmacéutico dependiendo de cada diagnóstico, para lograr nuestro objetivo principal; ayudar al paciente a completar el proceso de desintoxicación y brindarles las herramientas necesarias para que en su reinserción pueda evitar caer nuevamente en la adicción.

Las investigaciones sobre el consumo de coca han revelado que los efectos de la cocaína sobre el organismo se disparan después de una sola dosis; la sensación de euforia y gozo pasa en poco tiempo, dejando luego en el sistema nervioso y el torrente sanguíneo una variedad de componentes químicos que contribuyen al desmejoramiento de la salud física y psicológica del paciente.

Abuso y adicción a la cocaína

La adicción a la cocaína es, hoy, la sustancia responsable de más ingresos en centros de desintoxicación de cocaína en España. Se trata de una sustancia que crea una fuerte dependencia, tanto física como psicológica.

Las sustancias psicoactivas y estimulantes como la coca, son sustancias capaces de atravesar la barrera hematoencefálica, afectando al sistema nervioso central y al cerebro produciendo alteraciones en la percepción, el comportamiento o el ánimo del consumidor.

El adicto a la cocaína no es sólo adicto a un efecto fisiológico, sino también a una forma de vida, a una forma de socializar, a un determinado ambiente…

En España, el abuso de la cocaína es uno de los consumos más significativos del mundo, ocupa el segundo puesto a nivel mundial y también de la Unión Europa.

La duración de la cocaína en el organismo y su consumo abusivo genera efectos que repercuten sobre el sistema nervioso, el cerebro en general, el aspecto físico. Las secuelas de la cocaína conlleva a padecer consecuencias físicas y psicológicas que pueden destrozar la vida del que la consume frecuentemente.

efectos de la cocaina en el cerebro

Efectos de la cocaína

Los efectos de la cocaína pueden tardar de quince a treinta minutos en función de la forma de consumo. Inicialmente el consumidor experimenta una sensación de euforia y autoconfianza, aunque también puede producir paranoia y ansiedad, además de:

  • Menor sensación de fatiga
  • Disminución de la necesidad de dormir
  • Eleva la tensión arterial y frecuencia cardíaca
  • Elevación del estado de ánimo
  • Sensación de mayor energía física
  • Sensación de mayor capacidad para realizar tareas
  • Mayor lucidez mental que permite generar gran cantidad de ideas
  • Mayor capacidad oratoria
  • Mayor confianza en uno mismo
  • Mayor esfuerzo cardíaco (posibilidad de infarto y hemorragias cerebral)

La tolerancia a la cocaína puede revertirse rápidamente con algunos días de abstinencia y con tratamiento de drogas adecuado en un centro.

La cocaína entra dentro del género de las drogas estimulantes, que son aquellas sustancias psicoactivas que aceleran el sistema nervioso central. Las sustancias psicoactivas son sustancias capaces de atravesar la barrera hematoencefálica y afectar al cerebro produciendo alteraciones en la percepción, el comportamiento o el ánimo del consumidor.

Efectos secundarios de la cocaína

Los daños de la cocaína no solo tienen sus primeros efectos sino que los efectos secundarios de la cocaína también están presentes tras el consumo abusivo.

Usualmente, estos efectos se presentan luego de que el paciente deja de consumir coca por un tiempo; en el organismo se produce un choque a causa de la abstinencia y es allí cuando se revelan las consecuencias de la cocaína.

Las secuelas de la cocaína pueden tardar años en desaparecer, incluso después de haber pasado por el síndrome de abstinencia, la desintoxicación y la reinserción. Estudios han revelado que un aproximado del 40% de los adictos a la cocaína suelen ingerir otras sustancias psicotrópicas o alcohol después de estar limpios de coca.

Efectos a largo plazo de la cocaína

Ya mencionamos que los efectos secundarios de la coca pueden tardar meses o hasta años en desaparecer, pero seguro te estarás preguntando a qué se debe eso.

Pues bien, la cocaína es una droga altamente adictiva que obliga al cerebro a adaptarse rápidamente a los estímulos que proporciona, causando una rápida adicción y dependencia en poco tiempo.

La cocaína puede causar en los consumidores alteraciones en el pensamiento; en concreto, suelen tener la sensación de que son perseguidos por otras personas o de que les quieren hacer daño.

También puede provocar alucinaciones en el sentido del tacto, como la impresión de tener parásitos debajo de la piel; alucinaciones auditivas, como oír ruidos y voces; y visuales, como ver sombras que se mueven. Puede causar ansiedad y ataques de pánico.

Por vía fumada o intravenosa, puede producir eyaculaciones espontáneas sin que exista un estímulo genital directo. Sin embargo, la adaptación al estímulo sexual se desarrolla rápidamente y acaba provocando impotencia o frigidez.

Cuando desaparece el efecto provocado por la cocaína, aparece un período de baja energía, fatiga, se relentiza la capacidad para pensar, bajo estado de ánimo, falta de motivación, y aumento del apetito y del sueño.

El deseo de contrarrestar los efectos de la depresión y de repetir los placenteros puede conducir a un nuevo consumo. Si éste se produce, se desarrollará de nuevo la pérdida de energía y la depresión.

Se termina produciendo un círculo vicioso de consumo de cocaína seguido de depresión, y finalmente un consumo de cocaína crónico o compulsivo.

La cocaína tiene fama de ser una sustancia segura si se usa de forma recreativa, pero la realidad es muy distinta. Puede ser una sustancia muy peligrosa que provoque la muerte o complicaciones muy graves a personas sanas que la consumen esporádicamente.

Mientras más se consume coca, mayores son los efectos a largo plazo. Entre ellos se destacan los siguientes:

Dificultades respiratorias de la cocaína

Las dificultades respiratorias debidas a la cocaína son frecuentes, dado que la puerta de entrada puede ser el aparato respiratorio, bien sea consumida por inhalación intranasal o fumada.

La perforación del tabique nasal se produce en sujetos que esnifan la cocaína, y es debido a la falta de aporte de sangre al tabique nasal provocada por la disminución del grosor de los vasos sanguíneos. Los sujetos que esnifan cocaína también pueden desarrollar una pérdida de olfato.

La cocaína es la causa más frecuente de dolencias cerebrales en personas jóvenes, y éstas pueden producirse independientemente de las dosis y de la vía de administración.

Efectos psiquiátricos

Al ser una droga que genera excitación en el sistema nervioso, no es de extrañar que los efectos de la cocaína a nivel psiquiátrico sean tan devastadores. El consumo continúo de esta sustancia está estrechamente relacionado a cuadros depresivos y problemas de ansiedad.

Esos efectos psiquiátricos de la coca son los más leves. En casos de adicción o abstinencia aguda se pueden revelar episodios maníacos, agitación psicomotriz, paranoia, delirio y ataques de pánico.

Las alucinaciones visuales y auditivas también son comunes en casos graves, por eso es que muchos expertos encuentran similitudes entre los cocainómano y las personas que padecen de esquizofrenia.

efectos secundarios de la cocaina

Efectos neurológicos

Las drogas como la cocaína interfieren en el proceso natural de transmisión de estímulos e información que realizan las neuronas, y que procesas los neurotransmisores. En el caso particular de la coca se liberan cantidades anormales de neurotransmisores, lo que altera los procesos normales del sistema nervioso.

Teniendo eso en cuenta, no es de extrañar que algunos de los efectos de la cocaína a nivel neurológico sean las apoplejías, convulsiones, cefaleas frecuentes y visión borrosa. Los ataques cerebrovasculares, y hasta un coma pueden ser ocasionados por el consumo de coca.

Efectos cardíacos

Cuando la cocaína se ingiere, sobre todo de forma intravenosa, causa estragos en el sistema cardiovascular. Eso se debe a que bloquea los canales de sodio generando una especie de anestésico local, esto sumado a otros efectos, causa afecciones cardiacas como las arritmias, cardiopatía isquémica y aumento de la tensión arterial.

En casos de adicción aguda se presentan efectos como infartos, trombosis coronaria, aterosclerosis acelerada, aumento de la necesidad de O2, entre otras.

Efectos de la cocaína en el cerebro

La cocaína bloquea el receptor de la dopamina y la dopamina destruye neuronas en el lóbulo frontal del cerebro.

Esto es lo que afirman doctores especializados del Servicio de Neurofisiología del Complejo Hospitalario Universitario de Cartagena.

En un reciente estudio, estos expertos han analizado el comportamiento del cerebro de los consumidores de cocaína crónicos y han comparado esos resultados con el de otros pacientes que no eran consumidores. Al realizar un electroencefalograma en los pacientes consumidores, gente joven de unos 40 años, observaron una lentificación focal, en la mayoría de las ocasiones, y una lentificación difusa de la actividad eléctrica de la corteza cerebral, en otras, circunstancia que se da en gente de edad avanzada o que padece Alzheimer.

El área frontal del cerebro es el responsable del auto control en las personas y está a cargo de complejos procesos cognitivos que se denominan funciones ejecutivas.

Se trata de operaciones mentales que hacen posible la capacidad de elegir, planear y tomar decisiones. Una alteración en esta área, causa alteración de las funciones de ejecución, deterioro mental y alteraciones en el comportamiento y la personalidad.

Estas secuelas de la cocaína no acaban aquí, sino que también provocan otro tipo de alteraciones.

Enfermedades relacionadas con la cocaína

Estas enfermedades están provocadas por hemorragias o por infartos cerebrales. Es la droga que con más frecuencia produce convulsiones o crisis epilépticas, pudiendo provocarlas con un consumo aislado; con una administración repetida aumenta la probabilidad de las mismas.

Además de un aumento de la temperatura corporal, ocasiona dolor de cabeza y produce o agrava los tics. Todos estos trastornos pueden finalizar tras el cese del consumo.

Entre las complicaciones cardíacas más frecuentes están las taquicardias, es decir, la aceleración del ritmo cardíaco. La cocaína, independientemente de la dosis o de la vía de administración, puede causar infarto cardíaco, que consiste en la destrucción del músculo cardíaco debido a una falta de aporte de oxígeno. Al disminuir el diámetro de los vasos sanguíneos, provoca un aumento de la tensión arterial. Las lesiones más frecuentes provocadas por este efecto son las hemorragias cerebrales. Otra complicación muy grave puede ser la rotura de arterias como la aorta.

Las complicaciones más graves causadas en el estómago e intestino son debidas al espasmo en los vasos sanguíneos. La cocaína es tóxica para el hígado, debido a que en su proceso de degradación en el organismo una pequeña cantidad se transforma en sustancias que pueden lesionarlo.

Entre los consejos para dejar la cocaína, el más efectivo es el ingreso inmediato en una clínica de desintoxicación para ponerse a la mano de profesionales.

En cada uno de nuestros centros de Clínicas CITA ofrecemos tratamientos de primera que buscan mitigar los efectos de la cocaína en los consumidores. Ofrecemos tratamientos personalizados y eficaces en diferentes idiomas y con tarifas asequibles. 

PIDE AYUDA PARA DEJAR LA COCAÍNA




    About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

    Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

    Cómo saber si soy adicto a la coca

    Detecta si eres realmente adicto a la cocaína

    By Blog, Cocaína

    La cocaína es una sustancia ilegal altamente adictiva que tiene graves consecuencias tanto para quien la consume como para sus familiares y amigos. Esta droga provoca que al principio tengas la sensación de estar en la cima del mundo, sintiéndote en pleno “subidón” de energía y excitación. Pero lo cierto es que a la larga y con un consumo recurrente, el individuo acaba cayendo en una fuerte adicción.

    Desde Clínicas CITA queremos enseñarte cómo saber si eres adicto a la coca. Por eso, en el siguiente artículo vamos a enumerar una serie de síntomas y efectos que provoca la adicción a esta sustancia, para que puedas detectarlo y empezar a tratar el problema de raíz cuanto antes.

    ¿Cuáles son los principales síntomas de un drogadicto a la cocaína?

    Antes que nada, debes conocer cuáles son los síntomas que aparecen en personas adictas a esta droga. ¿Cómo saber si eres adicto a la coca? Si es tu caso, alguna vez habrás notado que:

    • Pierdes el control total del consumo, quieres dejar pero no puedes.
    • Cada vez el consumo de la sustancia es mayor.
    • Priorizas consumir antes de cualquier otra actividad.
    • Aunque estés en situación de peligro, sigues consumiendo obviando las graves consecuencias que puede tener.
    • Sufre síndrome de abstinencia cuando lo intentas dejar o cuando llevas algún tiempo sin consumir.
    • Cualquier ocasión es especial para comprar o consumir cocaína.
    • Tienes problemas por culpa de la droga, ya sea problemas económicos o bien relaciones personales.

    Características del consumidor de cocaína

    ¿Cómo saber si una persona consume cocaína? Aunque es difícil generalizar sobre una población tan grande, que va del uso casual al compulsivo, los consumidores de cocaína acostumbran a tener un nivel educativo relativamente alto.

    Comparándolos con otros adictos, los adictos a la cocaína suelen tener trastornos afectivos como depresión, enfermedad maníaco-depresiva y ciclotímica. También sufren otros tipo de alteraciones, como el déficit de atención y trastornos de tipo narcisista y borderline de la personalidad.

    Quizás la más convincente de las teorías psicodinámicas del abuso de drogas es la de la hipótesis de la automedicación. Esta propone que la mayoría de los drogadictos utilizan la droga para medicar estados desagradables como la depresión, los problemas de autoestima, la impulsividad, las disforias agudas y crónicas y la ciclotimia, características propias de los adictos a la cocaína.

    ¿Cuándo deja de ser hábito y se convierte en adicción?

    En muchas ocasiones se piensa que el consumo de un adicto a la cocaína es diario, por lo que si un individuo no lo hace a diario, no es considerado adicto sino un consumidor habitual. Incluso los propios adictos no reconocen su enfermedad por esta misma razón.

    Es por eso que el criterio de la frecuencia no va a marcar si una persona es adicta o no, ya que también se puede dar el caso contrario (aunque es muy poco probable). Por ejemplo, un jugador de ruleta que juega a diario pero no llega a ser un jugador patológico.

    También hay otro criterio que se tiene en cuenta para determinar si hay adicción, pero no tiene por qué ser determinante: la cantidad. Una persona puede ser alcohólica aunque sólo beba un par de cervezas al día. En el caso contrario, también hay personas que quizá beben más de dos cervezas diarias pero que no reflejan síntomas de adicción.

    En conclusión, para determinar si una persona es adicta a una sustancia o actividad, debemos fijarnos en cómo afecta a su vida el consumo que está realizando. Por lo tanto, es adicto quién, aún sabiendo que el consumo de drogas está causando problemas en su vida, es incapaz de dejar de consumirlas.

    ¿Cuáles son los efectos de la cocaína?

    Entre los efectos más habituales que aparecen al tomar esta droga destacan los siguientes:

    • Te sientes más activo y con más energía.
    • Estás más despierto y tienes la sensación de que puedes hacer cualquier actividad de una manera más eficaz.
    • Te notas más seguro de ti mismo.
    • Entras en un estado de euforia.

    Una cosa que tienes que tener clara para lograr dejarlo es que el primer paso es aceptar que existe un problema, que es la adicción, y dejar de mentir es vital para reconocerlo.

    Es muy importante saber cómo actuar y saber cómo afrontar este tipo de situaciones. Intentar superar la adicción por tí mismo es imposible, ya que como hemos comentado anteriormente, no tienes el control del consumo.

    Por lo tanto, necesitas la ayuda de un profesional que elabore un tratamiento específico según tus necesidades y tu nivel de adicción. En CITA todos los tratamientos que ofrecemos son personalizados para cada paciente.

    Si has notado alguno de los síntomas mencionados o conoces a alguien cercano a ti, no dudes en contactar con nosotros. Nuestro equipo de profesionales con más de 30 años de experiencia está perfectamente capacitado para ayudarte a superar esta enfermedad.

    Tratamiento desintoxicación cocaína

    Tratamiento desintoxicación de cocaína

    By Blog, Cocaína
    Tratamiento de desintoxicación de cocaína

    ¿Qué es la cocaína?

    La cocaína es una droga altamente adictiva, puede producir efectos perjudiciales si la persona no recibe la atención necesaria de un profesional para acabar con esta adicción. La cocaína causa un subidón que puede tener una duración de media hora, los usuarios de esta sustancia sienten el deseo de seguir consumiéndola y así  seguir estando bajo los efectos placenteros de esta droga.

    Las principales causas del consumo de la cocaína es la sensación de euforia y de no sentir ningún tipo de dolor. El momento delicado pasado este efecto ya que la persona experimenta una fuerte caída emocional que conlleva a que el consumidor tenga la necesidad de volver a consumir esta droga.

    ¿Cuáles son los síntomas que provoca la cocaína?

    La cocaína genera una serie de síntomas al consumidor, estos síntomas pueden ser físicos, de comportamiento, cognitivos y psicosociales. Un síntoma físico es si tiene las pupilas dilatadas, si tiene hipertensión o hemorragias nasales frecuentes, aumento de la temperatura corporal y sudoración, estos podrían ser algunos ejemplos.  Por otra parte, los síntomas de comportamiento son más evidentes ya que el consumidor es más agresivo, engaña habitualmente, es propenso a realizar hurtos reiteradamente, también padece episodios de hiperactividad y participa en conductas de riesgo. Los síntomas cognitivos son aquellos los cuales provocan psicosis, pánico, paranoia a la persona adicta a la cocaína. Por último, los síntomas psicosociales son los que inducen a la depresión, ansiedad y cambios inesperados del estado de ánimo.

    ¿Y cuales son los efectos de consumir cocaína? La verdad es que existen efectos a corto y largo plazo. Todos ellos pueden poner en riesgo la vida del consumidor.


    • Pérdida de peso
    • Fracaso académico y/o desempleo
    • Desnutrición
    • Problemas económicos
    • Problemas al relacionarse
    • Pérdida del sentido del olfato

    • Infartos
    • Ataques del corazón
    • Problemas legales
    • Dificultades a la hora de respirar
    • Fallecimiento

    ¿Cómo es el síndrome de abstinencia de la cocaína?

    Algo muy importante a la hora de la desintoxicación de la cocaína es tener muy claro que es el síndrome de abstinencia. El síndrome de abstinencia de la cocaína ocurre cuando se ha consumido persistentemente y se reduce o abandona el consumo de esta droga y forma parte del proceso de desintoxicación. Los síntomas de abstinencia de cocaína pueden producirse incluso si el usuario no ha abandonado por completo esta droga y aún tiene un poco de sustancia en sangre.

    Los síntomas de dejar la cocaína y la abstinencia a menudo no tienen síntomas físicos visibles, pero puede producir malestar y tener vómitos y/o temblores que suelen durar algunos días. Por esta razón, muchos adictos no saben como salir de la cocaína, y necesitan urgentemente un especialista en coca.

    Saber cuanto dura el mono de la coca también es relativo, aunque se estima que en pocas semanas puede superarse. Esto no implica que el paciente esté curado pues el mono solo se interpreta como la necesidad de consumo, el hábito y las costumbres del adicto son las que le llevan a seguir consumiendo aun sin mono.

    Para una buena desintoxicación es importante acudir a un buen profesional. Será capaz de analizar la evolución correctamente y mediante terapias personalizadas según las necesidades del paciente la rehabilitación será mucho más eficaz.


    ¿Por que hacer un tratamiento desintoxicación de la cocaína?

    En nuestros centros CITA de tratamiento de adicciones hay presencia de médicos psiquiatras en todo momento. Combinamos terapias ya sean individuales o grupales, la participación en talleres cognitivo-conductuales , talleres de prevención de recaídas, talleres de habilidades sociales o talleres de gestión de emociones. Son unos ejemplos de las actividades practicadas en nuestras clínicas las cuales garantizan una recuperación completa del paciente.  CITA destaca como centro de desintoxicación de cocaína por sus buenos resultados en la rehabilitación.

    Una de las mayores ventajas que CITA ofrece al paciente es la seguridad de que puede dejar la cocaína, brindándole un marco de contención seguro y un equipo multidisciplinar con el que pueda crear un vinculo estable como herramienta de ayuda para dejar la cocaína.

    Nuestros pacientes tienen un seguimiento profesional desde su valoración inicial al ingreso, hasta su reinserción social. Y la comunidad terapéutica en Dosrius le ofrece la posibilidad de conectar con la naturaleza y le permite recuperarse en un entorno idóneo y controlado.

    Muchas familias se preguntan cómo ayudar a una persona que consume cocaína, y en CITA damos apoyo y soluciones terapéuticas a estos casos.


    drogas

    INFORMACIÓN SOBRE EL CONSUMO DE COCAÍNA

    By Blog, Cocaína

    La cocaína es el resultado de un proceso químico que se obtiene a partir de la hoja de coca.

    Si bien es una de las drogas más antiguas que existen la coca no siempre se ha utilizado con ese fin. La hoja de coca se utiliza desde hace siglos como planta medicinal, siendo la cocaína un alcaloide contenido en la hoja de la coca.

    Está demostrado que la hoja de la coca no provoca adicción ni tiene efectos nocivos para la salud. El problema de la cocaína empieza al extraer el alcaloide de la hoja, procesarlo y comercializarlo ilegalmente. La introducción de nuevas formas de consumo (esnifada, fumada, inyectada…) aceleraba los efectos de la cocaína, al mismo tiempo que se aumentaba el riesgo de adicción y dependencia.

    En la década de los 90 la cocaína fue considerada la droga de los ricos. Se la vinculaba con gente de elevado poder adquisitivo y con un nivel cultural alto.

    Aunque todavía se asocia su consumo con un grado de éxito y prestigio social, la imagen de la cocaína está cambiando. Los adictos a la cocaína se predisponen a la fiesta, las discotecas, los fines de semana, la noche…, ya que disminuye el cansancio. La principal característica que se le atribuye a la cocaína es que desinhibe y facilita la diversión, las relaciones interpersonales y la comunicación.

    La forma más común de consumirla es aspirándola por las fosas nasales. También se puede consumir fumándola, bien en cigarrillos o en pipas; para este fin se elabora una pasta de cocaína llamada “basuko”.

    La forma más adictiva y peligrosa de consumirla es el “crack”, ya que su efecto es más rápido, intenso y breve. En los últimos tiempos se ha popularizado la mezcla de heroína con cocaína, una mezcla que multiplica gravemente los peligros del consumo.

    Ayuda a un cocainómano a dejar la cocaína en CITA.

    drogas

    Usos e inconvenientes de la cocaína

    By Actualidad, Blog, Cocaína, Información CITA

    Además del procedimiento tradicional de mascar hojas de coca empleado por los indígenas, la cocaína suele ser ingerida de diversas maneras. La vía elegida condicionará una parte importante de los efectos. La inyección endovenosa supone la obtención máxima de efectos, pero éstos duran unos escasos minutos. Puede ser fumada, mezclada con tabaco, pero sus efectos son de escasa intensidad, entre otras razones porque una parte de la sustancia parece destruirse con la combustión (salvo que la sustancia fumada sea pasta de coca).

    La manera más difundida de administrársela suele ser esnifándola por la nariz. Su paso a la sangre se produce mediante la absorción por la mucosa nasal y permite, proporcionalmente, el máximo efecto y la máxima duración.

    En dosis moderadas, la cocaína es un estimulante de la actividad psíquica y motriz, reduce la sensación de fatiga y hace disminuir el apetito. Los usuarios tienden a afirmar que la cocaína es la droga de la lucidez, de la actividad y la euforia. También, como con las otras drogas, la experiencia y la capacidad personal de introspección, permiten hablar de otros efectos mucho más sutiles, desde la sensación de felicidad a la percepción de energía interna.

    Sí como con los opiáceos se puede producir una pérdida del interés por la propia persona y por el ambiente externo, con la cocaína ocurre lo contrario: se produce una claridad perceptiva y emocional, un fortalecimiento del yo y una tendencia a la acción.

    La aplicación a la cocaína de los conceptos clásicos de dependencia y tolerancia no es fácil. La imposibilidad de establecer un verdadero síndrome de abstinencia tras el abandono del consumo, ha llevado a múltiples intentos de definir la dependencia de la cocaína de otras maneras. Así, la OMS indica: ‘La cocaína es probablemente el mejor ejemplo de una sustancia que no ocasiona ni tolerancia ni dependencia física, pero que provoca una dependencia psíquica que puede conducir a un tipo peligroso y profundo de farmacodependencia’

    El uso de la cocaína es muy diverso y responde a patrones y situaciones muy dispares, que a veces tienen poco en común.

    Sólo una parte pequeña de todos los usuarios de cocaína tiene un consumo compulsivo y productor de grandes disfunciones. Es un grupo que tiene niveles elevados de frecuencia y de intensidad, en cualquier situación y circunstancia, cuya vida funciona ya en gran medida en torno a la búsqueda de la sustancia, provocando rupturas en las relaciones sociales y estados psíquicos caracterizados por una gran necesidad psicológica de obtener los efectos de la cocaína.

    En algunos grupos, su consumo se alterna y se complementa con cannabis, siempre en cualquier caso con alcohol y, en algún grupo, con diversas pastillas anfetamínicas. En algún grupo cumple específicamente la función de neutralizador del abuso del alcohol. El objetivo es seguir bebiendo, por lo que hay que contrarrestar la bajada del alcohol con una nueva subida a base de cocaína, que volverá a permitir seguir bebiendo.

    Cuando se entra en consumos muy intensos, compulsivos, aparece el descontrol, la situación de dependencia vital y los grandes desequilibrios psíquicos. Aunque no haya un síndrome de abstinencia, aparece la ansiedad ante la posibilidad de no disponer de la droga. Por regla general, la cocaína es una sustancia de largo tiempo de uso y muchos de sus usuarios pasan por etapas sucesivas de control y descontrol.

    En dosis moderadas, no sólo se puede trabajar habiéndola consumido, sino que se buscan sus efectos como manera de estimular la actividad mental o el rendimiento físico.

    No sólo permite un alto grado de relación social, sino que es tomada para mantener el ritmo o incrementar la cualidad de una diversión colectiva.

    Aun no dándose el fenómeno de la tolerancia ni de la dependencia física, se produce en muchos consumidores una tendencia al aumento de la frecuencia con la que la toman. No se produce una ausencia ni una disminución de los efectos, pero sí que se genera una tendencia a obtener más y más, a buscar la repetición y la exquisitez de los efectos, una especie de voracidad por seguir consumiéndola.

    El uso continuado y sin moderación, puede desembocar, de manera general, en importantes situaciones de trastorno psíquico. Además, este proceso de intoxicación crónica tarda tiempo en manifestarse, por lo que los usuarios apenas perciben señales para abandonar el consumo o moderarlo.

    La posibilidad de que su uso genere trastornos psíquicos graves como, por ejemplo, episodios de psicosis paranoide, parece ser producto dela relación entre dosis y nivel de intoxicación. Pasar de la euforia al malestar (depresión, insomnio, dificultad de concentración, etc) y de éste a la psicosis, está en relación con cuánto se toma y con cuánto tiempo se lleva consumiendo sistemáticamente. A la situación de problema psíquico, puede llegar tanto un consumidor reciente que toma una dosis excesiva como un consumidor crónico de pequeñas dosis.

    cocaina

    ¿La cocaína produce un daño cerebral permanente?

    By Blog, Cocaína

    El alcoholismo crónico puede producir un daño cerebral permanente, y es razonable preguntar si la cocaína puede hacer lo mismo.

    Los individuos que abusan de la cocaína comentan a veces que pierden la capacidad de placer en el momento álgido tras la dosis de cocaína, que no la pueden recuperar a pesar de períodos de abstinencia y, por lo tanto, no entienden porqué continúan la búsqueda de la sustancia. Pueden, simplemente, estar experimentando tolerancia o más sensibilidad a los efectos disfóricos de la cocaína o pueden estar mitificando el pasado.

    Es sin embargo posible que la cocaína, a altas o frecuentes dosis, esté deteriorando de algún modo los sistemas de placer que normalmente estimula. Se sabe que las dosis altas de cocaína causan cardiopatía isquémica, hasta el punto de producir un síncope cardíaco y muerte, posiblemente mediatizados por sobrecarga del sistema nervioso simpático. La cocaína también es hepatóxica. ¿Se daña el tejido cerebral por mecanismos similares?

    Existen escasas pruebas de los posibles efectos tóxicos en el uso crónico de la cocaína en humanos. Se precisan estudios de seguimiento a largo plazo para determinar problemas permanentes del funcionamiento afectivo y cognitivo en los pacientes afectos de trastorno por abuso de cocaína.

    cocaina

    Características del consumidor de cocaína

    By Blog, Cocaína

    Aunque es difícil generalizar sobre una población tan grande, que va del uso casual al compulsivo, los consumidores de cocaína acostumbran a tener un nivel educativo relativamente alto.

    Comparándolos con otros adictos, el individuo que abusa de la cocaína está menos frecuentemente involucrado en el abuso de drogas diversas y tiene una menor incidencia de personalidad antisocial. Estas características sugieren un buen pronóstico para el adicto en tratamiento psicoterapéutico, pero al convertirse la cocaína en más potente y más al alcance, las diferencias entre los que abusan de cocaína y los que lo hacen con otras sustancias irán seguramente disminuyendo.

    Varios estudios han examinado la prevalencia de otros diagnósticos psiquiátricos en los pacientes que abusan de cocaína. Los trastornos afectivos se estiman en la mitad de los individuos que abusan de cocaína, con esta subdivisión: enfermedad depresiva, enfermedad maníaco-depresiva y ciclotímica. Otros han descrito trastornos del déficit de atención entre pacientes adictos a la cocaína. Se ha hallado también una prevalencia muy alta en trastornos de tipo narcisista y borderline de la personalidad.

    Algunos autores buscan la explicación del consumo de drogas en la obtención del placer primero, y después en motivos autodestructivos y regresivos. El escapismo que se produce en los estados de intoxicación es otro de los conceptos propuestos como motivación para el uso y abuso de drogas. Otras teorías lo ven como una estrategia general de afirmación, aunque sea problemática.

    Algunos autores creen que el uso de drogas representa una intención de auto-tratamiento. Las drogas constituirían una defensa contra afectos desbordantes como el odio, la vergüenza y la soledad (calmados por los opiáceos) o sentimientos de falta de valor personal, debilidad y la consecuente depresión (mejorada con estimulantes, incluyendo la cocaína). El adicto presentaría una vulnerabilidad constitucional a estos efectos por diferentes problemas subyacentes.

    Hay también quien se refiere a una dificultad para reconocer y experimentar sentimientos y la falta de habilidad para verbalizarlos o simbolizarlos de manera adecuada. Los individuos están poco dotados para reducir la tensión de los estados emocionalmente complicados. Los sentimientos se perciben de forma vaga, no se discriminan, se somatizan, sobrepasan al individuo, y se experimentan como sensaciones fisiológicas desagradables, susceptibles de ser aliviadas con la droga.

    Quizás la más convincente de las teorías psicodinámicas del abuso de drogas es la de la hipótesis de la auto medicación. Al aplicarse a la cocaína, esta teoría propone que la droga se utiliza para medicar estados desagradables como la depresión, los problemas de autoestima, la impulsividad, las disforias agudas y crónicas y la ciclotimia, características propias de los adictos a la cocaína.

    cocaina

    Prevención de recaídas en los consumidores de cocaína

    By Blog, Cocaína
    El gran poder mental que ejerce la cocaína sobre las personas puede provocar impulsos abrumadores de recaer en su consumo en pacientes adictos. Las personas cuyo estilo de vida gira alrededor de la cocaína son susceptibles de recordarla de formas muy sorprendentes. Por ejemplo, un paciente, al ver polvos de talco, puede recordar la cocaína.

    Observar a amigos consumiendo cocaína o el simple hecho de estar en ciertos lugares puede activar el impulso de consumir la droga. Según parece, casi todo estímulo que se ha asociado una y otra vez a obtener y consumir cocaína puede convertirse en un recuerdo de la cocaína.

    Por eso, desde CITA queremos contarte cuál es la mejor manera para poder prevenir esos impulsos indeseados y continuar con el proceso de rehabilitación minimizando al máximo el riesgo de recaída.

    Factores de recaída en el consumo de cocaína

    Es más fácil que el paciente sea más propenso a recaer en el consumo de coca si se expone a alguna de las siguientes situaciones de riesgo:

    • Se encuentra en un estado emocional complicado, como la depresión, la ansiedad, la culpa, la vergüenza, la timidez, la ira, o la soledad, entre otras.
    • Se enfrenta a situaciones difíciles que no sabe cómo gestionar, tales como reuniones sociales, una mala noticia, el final de una relación de pareja, un entorno de amistades que consumen drogas, o conflictos familiares o laborales.
    • Se expone a situaciones de diversión y mucho placer, como pueden ser fiestas, momentos de euforia, tras una buena noticia, o consumir junto con seres queridos.
    • Intenta acabar con problemas físicos y psicológicos, ya sea insomnio, dolencias físicas, problemas sexuales, problemas de salud importantes, enfermedades o muerte de familiares, etcétera.
    • Vuelve a entrar en cercanía con la sustancia, como ver a personas consumiendo, que sus amigos le ofrezcan la droga, o estar en ciertos sitios o situaciones en las que consumía, por ejemplo.
    • No cree en el tratamiento para su recuperación, sintiendo que es demasiado largo, que el progreso es lento o que dejarlo es más complicado de lo que creía.

    Estrategias para prevenir la recaída a la cocaína

    Para este tipo de situaciones de riesgo, existen ciertas estrategias que si se llevan a cabo correctamente ayudarán a que el paciente se aleje de una posible recaída. Entre ellas destacan la siguientes:

    • Ayudar al paciente a reconocer las señales que le advierten de la recaída.
    • Luchar contra el recuerdo poderoso de la euforia que provoca la cocaína.
    • Reforzar los aspectos negativos de las drogas.
    • Superar el deseo de intentar controlar de nuevo el consumo de drogas.
    • Evitar las personas, lugares o cosas que pueden activar los impulsos de drogarse.
    • Prevenir que los resbalones ocasionales no se transformen totalmente en compulsivos.
    • Aprender otras vías de enfrentarse a los sentimientos desagradables que, en el pasado, pueden haber llevado al consumo de drogas.
    • Desarrollar una serie de alternativas agradables y compensadoras a las drogas.

    El método más prometedor para tratar la adicción a la cocaína es el que reconoce el alto riesgo de recaída, y aplica una serie de estrategias cognitivas y conductuales para minimizar el riesgo.

    La importancia de planificar un alta progresiva

    El último ingrediente del tratamiento es la planificación del alta, mediante el consejo y la presencia continua a terapias. A medida que se acerca el fin del tratamiento hospitalario, se puede recompensar a los pacientes con permisos temporales como medio de facilitar su transición a la vida fuera de la clínica.

    De esta manera, los pacientes pueden volver al trabajo, instituto o la familia de un modo progresivo. A menudo, quienes experimentan ansiedad por consumir cocaína durante estos permisos se sienten aliviados al regresar al entorno seguro. Se pueden reforzar las estrategias de prevención de recaídas mencionadas anteriormente durante este período.

    ¿Es posible evitar la recaída a la cocaína?

    La recaída de los pacientes de cocaína es elevada, pero aún así hay motivos para tener esperanza. Como en otras condiciones médicas, los resultados del tratamiento dependen de una serie de factores.

    Los pacientes cuyo consumo de cocaína es bajo o moderado, que están profundamente motivados para librarse de las drogas, y tienen sólidas redes de apoyo social (familia, amigos, empresarios), cuentan con mayores posibilidades.

    Las personas que funcionaban bien antes de comenzar a consumir drogas, normalmente pueden seguir bien tras terminar con la adicción, siempre y cuando se mantengan abstinentes y efectúen los cambios necesarios en su estilo de vida. Cabe destacar que el riesgo de recaída disminuye si el paciente finaliza el programa de tratamiento y participa en programas de terapia continua después del alta.

    En Clínicas CITA somos especialistas en el tratamiento de adicciones como la cocaína. Si tienes problemas de adicción con esta droga y quieres dejarla definitivamente, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestro equipo de profesionales te ayudará y te acompañará durante todo el proceso para que puedas cambiar tu vida para siempre de una vez por todas.