Skip to main content
Category

Cuentos terapéuticos

cielo e infierno

Talleres de Clínicas CITA: Cielo e infierno

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

Talleres de Clínicas CITA: Cielo e infierno

Un samurái, que había oído hablar del cielo y del infierno, pero no sabía en qué consistían, fue a ver a un monje que vivía en las montañas, pensando que aquel hombre sabio podría aclarar sus dudas.

Cuando llegó a donde vivía el monje, el samurái abrió la puerta bruscamente y encontró al ermitaño practicando caligrafía. Sin ni siquiera presentarse, el guerrero le preguntó: ‘Decidme cuál es la diferencia entre el cielo y el infierno’. Y como el monje seguía con su trabajo, sin levantar la vista, el samurái repitió la pregunta gritando. El ermitaño le contestó: ‘Te he escuchado, pero no tiene sentido contestarte porque no podrás entenderlo’

Esta respuesta enfadó tanto al samurái, que levantó su espada amenazadoramente. Entonces, el monje miró hacia arriba y le dijo: ‘Esto es el infierno’. El samurai, comprendiendo que su vida estaba dominada por la ira y la violencia, dejó caer la espada y se dirigió al monje, esta vez con mucho respeto, para decirle: ‘Gracias por exponer tu vida para que yo pudiese comprenderlo’. Entonces el ermitaño añadió: ‘Y esto es el cielo’

abraham tweski

El rabino y la langosta

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

Para la sección de cuentos terapéuticos del blog de Clínicas CITA, seleccionamos la metáfora que usa el Rabino Abraham J. Twerski para enseñarnos que la adversidad puede ayudarnos a crecer como personas:

‘La langosta es un animal suave y pulposo que vive dentro de un caparazón rígido. Este caparazón rígido no se expande. Entonces, ¿cómo puede crecer la langosta?

Mientras la langosta crece, el caparazón la limita, y la langosta se siente incomoda y bajo presión.

Entonces, la langosta se esconde debajo de una formación de piedras para protegerse de los depredadores, deja su caparazón, y produce un caparazón nuevo.

Con el tiempo, este caparazón también acaba siendo incomodo porque la langosta sigue creciendo. La langosta regresa entonces a las piedras y repite el proceso varias veces. El estímulo que permite a la langosta crecer es sentirse incómoda.

Pero si las langostas tuviesen doctor, nunca crecerían. Porque, en el momento en que la langosta se sintiese incómoda, iría al doctor y conseguiría un válium, se sentiria bien y nunca se quitaría el caparazón.

Así que creo que tenemos que darnos cuenta de que los tiempos de estrés también son tiempos de oportunidades para el crecimiento. Y si utilizamos la adversidad de manera correcta, podemos crecer gracias a ella’

escritura

Taller de cuentos terapéuticos de Clínicas CITA

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

Hoy queremos presentar el contenido y los objetivos generales de una de los talleres impartidos en Clínicas CITA, centro de desintoxicación y deshabituación de las drogas y las conductas adictivas: El taller de cuentos terapéuticos.

Número de sesiones: 6

Sesión 1ª

Título: Cuentos que curan

Objetivo: Habilitar una identificación con ciertos roles que la persona no se permite desempeñar en su vida real.

Metodología: Leer un cuento con una duración de entre 35 y 45 minutos. Se plantean algunas preguntas orientadas a que se expresen emociones, sensaciones, sentimientos. ¿Cómo se sintieron? ¿Qué sensaciones tienen? ¿Qué generó el cuento en vosotros?

Sesión 2ª

Título: Dos sonrisas

Objetivo: Generar un espacio de encuentro. Se trata en este sentido de una tarea psico-higiénica de prevención y orientación.

Metodología: Se realiza una discusión en torno al cuento, fomentando la participación del grupo y apuntando objetivos que van saliendo.

Sesión 3ª

Título: Sólo vine a hablar por teléfono.

Objetivo: Trabajar sobre una determinada temática, con el objetivo de presentar estrategias para abordar la problemática.

Metodología: Se plantean consignas para trabajar a nivel grupal, cumpliendo con los objetivos de la actividad (expresión de identificaciones, toma de conciencia, etc), definiendo a su vez objetivos específicos para cada cuento. Ponernos en el lugar del personaje principal del cuento y vernos en la situación: ‘Si yo estuviese ahora en esta situación, ¿cómo me sentiría?

Sesión 4ª

Título: Una flor amarilla.

Objetivo: Abordar el análisis de las problemáticas presentadas con la ayuda de la literatura.

Matodología: Tras haber ‘vivenciado’ la identificación con los personajes y las alternativas, se sugiere que la persona intente pensar en su vida actual y piense en un posible cambio de actitud o una toma de decisiones que el cuento haya revelado.

Sesión 5ª

Título: El caballero de la armadura oxidada.

Objetivo: Generar un espacio de encuentro de intercambio afectivo y emocional.

Metodología: Escribir libremente a partir de lo que nos quedó resonando: sensaciones, asociaciones con nuestra propia vida.

Sesión 6ª

Título: El retorno del caballero de la armadura oxidada.

Objetivo: Desde el punto de vista psicopatológico, se propone combatir la postura fatalista.

Metodología: Lectura por capítulos del libro y análisis de los recursos que van apareciendo.

rayas

Las tres rejas

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

Este es un cuento que utilizamos en la clínica de desintoxicación CITA. En CITA la lectura y la escritura son una más de las herramientas terapéuticas que utilizamos para tratar la adicción.

El joven discípulo llega a la casa de un sabio filósofo y le dice:

-Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando de ti con malevolencia…

-¡Espera! -le interrumpe el filósofo-. ¿Ya has hecho pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?

-¿Las tres rejas?

-Sí. La primera reja es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

-No. Oí como lo comentaban unos conocidos.

-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

-No, en realidad no. Al contrario…

-Y la última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

-A decir verdad, no.

-Entonces -dijo el sabio -, si no es verdadero, ni bueno ni necesario, enterrémoslo en el olvido.

monje

Dios y el ermitaño (Cuento terapéutico)

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

En CITA utilizamos muchas fórmulas terapéuticas. Creemos que la verdadera efectividad para untratamiento de adicciones pasa por el diseño de un plan terapéutico específico para cada individuo. Las adicciones, por sus especiales circunstancias a nivel emocional y psicológico, requieren una adaptación plena al individuo. Una de las técnicas que empleamos en CITA es la escritura. La creatividad, en general, y la escritura, en particular, pueden ser un pasadizo valioso para entrar en nuestras emociones.

Dios y el ermitaño (Cuento terapéutico)

Un hombre estuvo rezándole a Dios durante muchos años con total piedad y absoluta intensidad: Le pedía que le concediera riqueza para poder cumplir sus deseos y de este modo alcanzar la felicidad.

Pasaron los años y Dios parecía ser sordo a sus súplicas. Con el tiempo, aquel hombre fue abandonando todas sus aspiraciones y llegó a convertirse en un ermitaño. Vivía en una cueva, en silencio, sin necesitar nada, en paz con sus emociones y sus deseos.

Un día, después de una larga meditación, se le apareció Dios.

Sorprendido, el hombre le preguntó: ¿Por qué has venido a verme, Dios?

Y Dios le contestó: Vengo a concederte el deseo que durante tantos años me pediste. Ahora puedes ser rico, si quieres.

– ¿Pero, porqué has tardado tanto? Ahora ya no necesito la riqueza que me ofreces.

– Por eso he venido ahora –repuso Dios- Te amo tanto y quiero tanto tu felicidad que no te la quise conceder cuando me la pedías para que no te convirtieses en un hombre infeliz. Ahora ya puedo dártela porque ahora sabes qué es en realidad la riqueza.

escorpion

Superar la adicción

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

Superar la adicción.- 06/10/2014 .- La fábula de la rana y el escorpión: ¿Qué es lo que nos dice?

Una fábula es una composición literaria breve en la que los personajes son animales o cosas que casi siempre presentan características humanas como hablar. En el Diccionario de uso del español de María Moliner se indica que “se trata de un género didáctico mediante el cual suele hacerse crítica de las costumbres y de los vicios locales o nacionales, pero también de las características universales de la naturaleza humana en general”

Como género literario, acostumbra a presentar estas características: Ofrece un contenido moralizante o didáctico, siempre contiene una moraleja, es una pieza muy breve y con pocos personajes, es inverosímil, su exposición de vicios y virtudes es irónica y generalmente sus personajes son animales a los que se los humaniza.

Fábula de la rana y el escorpión

Superar la adicción

Había una vez una rana sentada en la orilla de un río, cuando se le acercó un escorpión que le dijo:

—Amiga rana, ¿puedes ayudarme a cruzar el río? Puedes llevarme a tu espalda…

— ¿Que te lleve a mi espalda? —contestó la rana—. ¡Ni pensarlo! ¡Te conozco! Si te llevo a mi espalda,

sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Lo siento, pero no puede ser.

—No seas tonta —le respondió entonces el escorpión—. ¿No ves que si te pincho con mi aguijón

te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, también me ahogaré?

Y la rana, después de pensárselo mucho, se dijo a sí misma:

—Si este escorpión me pica en medio del río, nos ahogamos los dos. No creo que sea tan tonto como

para hacerlo.

Entonces, la rana se dirigió al escorpión y le dijo:

—Mira, escorpión. Lo he estado pensando y te voy a ayudar a cruzar el río.

El escorpión se colocó sobre la resbaladiza espalda de la rana y empezaron a cruzar juntos el río.

Cuando habían llegado a la mitad del cauce, en una zona del río donde había remolinos, el escorpión

picó con su aguijón a la rana. De repente, la rana sintió un fuerte picotazo y cómo el veneno mortal se

extendía por su cuerpo. Y mientras se ahogaba, y veía cómo también se ahogaba el escorpión,

pudo sacar las últimas fuerzas que le quedaban para decirle:

—No entiendo nada… ¿Por qué lo has hecho? Tú también vas a morir.

Y entonces, el escorpión la miró y le respondió:

—Lo siento ranita. No he podido evitarlo. No puedo dejar de ser quien soy, ni actuar en contra de mi

naturaleza.

Y poco después de decir esto, desaparecieron los dos, el escorpión y la rana, bajo de las aguas del río.

Estamos ante otra fábula que humaniza a los animales con la intención didáctica de hacernos reflexionar sobre nuestra naturaleza, actitudes y comportamientos. ¿Cuál es el mensaje de la fábula? ¿Qué lecturas permite? ¿Somos los humanos como el escorpión? ¿Hay entre los humanos escorpiones y ranas? ¿Es también la naturaleza humana tan determinante? ¿Podemos cambiar? ¿Nuestros instintos más negativos son inmodificables?

Estas son algunas de las respuestas recogidas a modo de reflexión:

“Es muy cierto. No podemos luchar contra nuestra propia naturaleza. La bondad de la rana fue más fuerte que el temor a ser picada. La gente bondadosa nunca podrá dejar de serlo y la gente mala nunca dejará de ser mala, incluso en los momentos difíciles”

“Se dice, cuando una persona tiene un defecto
muy marcado, que al final es lo que le pierde.
Siempre, por mucho que uno diga que va a cambia, al final sale a relucir de nuevo su manera de ser”

“Si bien es cierto que muchas personas no pueden cambiar su “naturaleza” (como el escorpión), también hay personas (ranitas) que siempre estarán dispuestas a querer ayudar a los escorpiones”

“Si los valores se imponen a la hora de actuar, es posible que actuemos como la crédula rana y que, como ella, confiemos y nos demos sin reservas a los demás. Pero cuando esa parte de sentimientos negativos que anidan en cada ser, tienen la posibilidad de aflorar, entonces el escorpión que hay en nosotros nos lleva a clavar el aguijón. Pero solemos tener más de escorpión que de rana”

“Hay una enorme diferencia entre el escorpión, la rana y nosotros. Ellos actúan movidos por sus impulsos e instintos naturales, nosotros tenemos voluntad y libre albedrío y podemos conducir nuestros instintos y encauzarlos”

“En algunas situaciones podemos convertirnos en ranas generosas o en escorpiones traicioneros”

“Aquí el problema está en la conciencia, que es quien debería hacernos humanos. Sucede que en la mayoría de los casos actuamos de manera inconsciente, obedeciendo a nuestros instintos. ¿Podremos ser lo suficientemente conscientes para tomar las decisiones adecuadas en cada minuto de nuestra vida? He ahí el desafío”

“Por mucho que cada uno de nosotros intente buscar su propia identidad, nunca dejaremos de ser ese escorpión.”

“¿No ocurre lo mismo con los seres humanos. ¿Acaso sabes quién eres? ¿Te conoces lo suficientemente bien como para afirmar que eres la persona que piensas que eres?”

“Yo creo que nuestra naturaleza dista mucho de la del escorpión. Ya que no es fácil definir una “naturaleza humana”. Sin embargo, nuestra búsqueda, nuestro desarrollo, debe siempre empujarnos a mejorar en nosotros mismos lo que puede ser mejorado y poner énfasis en descubrir nuestras virtudes, corrigiendo nuestros defectos”

“Seremos lo que decidamos ser y hacer con nuestras vidas, es decir, en nuestras manos está el ser ranas o escorpiones o pájaros”

Dejar las drogas. Clínicas CITA

Superar la adicción.- CITA es un centro de tratamiento de adicciones especializado, desde hace más de treinta años, en ayudar a los pacientes a superar sus problemas de dependencia. Hoy CITA es una de las clínicas más reconocidas de Europa en su ámbito de trabajo, gracias a sus más de ochenta profesionales, a la innovación y la evolución

aguja

En busca de la aguja perdida – Cuento terapéutico

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

Cuento terapéutico

Cuando los aldeanos vieron a Rayba inclinada, buscando algo en la calle, exclamaron: “¡Pobre mujer, ¿cuál será su problema?!”

– ¿Qué es exactamente lo que buscas? –le preguntaron

– He perdido mi aguja –dijo ella.

Entonces todos se pusieron a gatas y le ayudaron a buscar.

Al cabo de un rato, uno de ellos le dijo:

– Rayba, la calle es muy grande y la noche empieza a caer, pronto oscurecerá y una aguja es una cosa muy pequeña. ¿Puedes precisar con más exactitud donde crees que se te cayó?

– Cayó dentro de mi casa –respondió ella.

– ¿Estás loca? Si la aguja cayó dentro de tu casa, ¿por qué la buscas aquí?

– Porque la luz está aquí y dentro de mi casa está oscuro –respondió ella.

– Sí, Rayba, pero, aunque la luz esté aquí, ¿cómo puedes encontrar la aguja si no fue aquí donde la perdiste? Lo mejor es llevar una lámpara dentro de tu casa, así podrás encontrar la aguja allí donde la perdiste – le dijo uno de ellos.

Entonces Rayba se rió, diciéndoles:

– Vosotros sois muy inteligentes para las cosas pequeñas. ¿Cuándo vais a aplicar esa inteligencia a vuestra vida interior? Yo he visto cómo todos buscáis fuera y sé perfectamente, por experiencia propia, que lo que buscáis está perdido dentro de vosotros mismos. Utilizad vuestra inteligencia. ¿Por qué buscáis la paz y la felicidad en las cosas externas? ¿Es allí donde las perdisteis?

Centro de desintoxicación CITA

CITA es un centro de desintoxicación especializado en el tratamiento de adicciones: desintoxicación de la heroína, del cannabis, del alcohol… En CITA contamos con un equipo de más de setenta profesionales y distintas modalidades de alojamiento para adaptar nuestra oferta a las necesidades de nuestros pacientes

maleta

Dejar la droga: La maleta de dios

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

(Cuento terapéutico)

En todas las culturas los cuentos y parábola han constituido la forma de consolidar un código moral y enseñar un sentido definido de la vida; es decir, transmitir un cuerpo de creencias que ayude a crecer y madurar individual y socialmente. Ante el formidable cambio que requiere la abstinencia y los cambios de todo tipo que comporta un tratamiento de adicciones, este tipo de historias se revelan también como terapéuticas porque son capaces de aportar y reforzar  recursos emocionales. De hecho, no cabe hablar de cuentos terapéuticos porque todo cuento lo es.

Dios y la maleta

Un hombre murió. Después de darse cuenta de que estaba muerto, vio que Dios se acercaba y que llevaba una maleta consigo. Dios le dijo:

– Bien, hijo, es hora de irnos.

El hombre asombrado preguntó:

– ¿Ya? ¿Tan pronto? Tenía muchos planes…

– Lo siento, pero es el momento de tu partida.

-¿Qué traes en la maleta? – preguntó el hombre- y Dios le respondió:

– Tus pertenencias.

– ¿Mis pertenencias? ¿Traes mis cosas, mi ropa, mi dinero?

Dios le respondió:

– Eso nunca te perteneció, eran de la tierra.

-¿Traes mis recuerdos?

-Esos nunca te pertenecieron, eran del tiempo.

– ¿Traes mis talentos?

– Esos no te pertenecieron, eran de las circunstancias.

– ¿Traes a mi familia y a mis amigos?

– Esos nunca te pertenecieron, eran del camino

– ¿Traes a mi mujer y a mis hijos?

– Ellos nunca te pertenecieron, eran de tu corazón

– ¿Traes mi cuerpo?

– Nunca te perteneció, era del polvo

– ¿Entonces traes mi alma?

– No, esa era mía.

Entonces el hombre, abrumado de miedo, le arrebató a Dios la maleta y, al abrirla, se dio cuenta de que estaba vacía. Con lágrimas de desamparo, el hombre dijo:

– ¿Nunca tuve nada?

– Así es. Cada uno de los momentos que viviste fueron sólo tuyos. La vida es sólo un momento, un momento tuyo. Por eso mientras estás a tiempo has de disfrutarla en su totalidad. Que nada de lo que crees que te pertenece te detenga. Vive el ahora. Vive tu vida. No te olvides de ser feliz. Eso es lo único que realmente vale la pena. Las cosas materiales y todo lo demás por lo que luchaste se quedan aquí, no te llevas nada.

señor

Un poema de Rudyard Kipling

By Blog, Cuentos terapéuticos, Talleres

Rudyard Kipling es uno de los autores clave de la literatura inglesa del S XIX. Su libro más conocido es, seguramente, El libro de la selva (o El libro de la jungla), revitalizado de cara al público por la adaptación de Disney. Pero la obra de Kipling es mucho más amplia. Como novelista, se le puede considerar representante de una de las generaciones de novelistas más importantes de la historia de la literatura universal y, dentro de ella, como uno autor heterodoxo que hizo un retrato personal del mundo de la naturaleza, la colonización etc.

Otra de sus obras maestras es el famoso poema If (Sí). If es uno de los poemas más representativos de la literatura inglesa. En Inglaterra es objeto de estudio en las escuelas y en las universidades. Aunque se ha dicho de él que es la representación de las virtudes inglesas de la época imperial y, aunque quizás haya tenido un par de lectores sospechosos, If conserva todavía una emocionante impronta de serenidad y fortaleza.

La obra de Kipling es mucho

If you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you;If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;If you can wait and not be tired by waiting,
Or, being lied about, don’t deal in lies,
Or, being hated, don’t give way to hating,
And yet don’t look too good, nor talk too wise;If you can dream—and not make dreams your master;
If you can think—and not make thoughts your aim;
If you can meet with triumph and disaster
And treat those two imposters just the same;
If you can bear to hear the truth you’ve spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to broken,
And stoop and build ‘em up with wornout tools;If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: “Hold on”;If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with kings—nor lose the common touch;
If neither foes nor loving friends can hurt you;
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance runYours is the Earth and everything that’s in it,And—which is more—you’ll be a Man my son!
Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando los que te rodean
la han perdido y te culpan a ti.Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti,
pero también aceptar que tengan dudas.Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
o si, siendo engañado, no respondes con engaños,
o si, siendo odiado, no dejas lugar al odio
Y aun así no te las das de bueno ni de sabio.Si puedes soñar sin que los sueños te dominen;
Si puedes pensar y no hacer de tus pensamientos tu único objetivo;
Si puedes experimentar el triunfo y la derrota,
y tratar a esos dos impostores exactamente igual.
Si puedes soportar oír la verdad que has dicho,
tergiversada por villanos para engañar a los necios.
O ver cómo se destruye todo aquello por lo que has dado la vida,
y remangarte para reconstruirlo con herramientas desgastadas.Si puedes hacer un montón con todas tus ganancias
y arriesgarlas a una sola tirada ;
y perderlas, y empezar de nuevo desde el principio
y no decir ni una palabra sobre tu pérdida.
Si puedes forzar tu corazón, y tus nervios y tendones,
a cumplir con tu deber mucho después de haberlos agotado,
y resistir cuando ya no te queda nada
más que la voluntad de decirles: “¡Resistid!”.Si puedes hablar a las masas y conservar tu virtud.
o caminar junto a reyes, y no perder el buen sentido.
Si ni amigos ni enemigos pueden herirte.
Si todos cuentan contigo, pero ninguno demasiado.
Si puedes llenar el inexorable minuto,
con una trayectoria de sesenta valiosos segundosTuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,y lo que es más: ¡serás un Hombre, hijo mío!

Tratamiento profesional de adicciones

CITA es un centro dedicado al tratamiento profesional de adiccionesdesde hace maś de treinta años.