Skip to main content
Category

Información CITA

tabaco y embarazo

Profesionales de la clínica intervienen en la jornada sobre ‘Drogas y Embarazo, Lactancia e Infancia’

By Actualidad, Blog, Información CITA

Socidrogalcohol (Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las otras Toxicomanías) y la Subdirecció de Drogodependèncias de la Agencia de Salut Pública de la Generalitat de Catalunya (ASPCAT), con la colaboración de GTR Dona i Salut Mental (Grup de Treball i Recerca en Dona i Salut Mental), han organizado una jornada informativa gratuita sobre ‘Drogas y Embarazo, Lactancia e Infancia’ La Jornada se celebrará el próximo 17 de marzo de 2017 en la sala de actos de la Agència de Salut Pública de Catalunya (Roc Boronat 85-91, Barcelona).

Para esta convocatoria se ha invitado a ocho ponentes expertos en diversos campos del ámbito de la salud (pediatría, neonatología, obstetrícia, enfermería, salud pública, psicología y psiquiatría) que, por su experiencia en la prevención, la asistencia o la investigación en el campo de las adicciones y la salud materno-infantil, pueden aportar una visión amplia y multidisciplinar a esta reflexión.

El contenido va dirigido a profesionales del ámbito de la salud (medicina, enfermería, psicología, educación social, trabajo social y otros). Y el programa incluirá, entre otras, las siguientes ponencias: presentación de la guía del programa del embarazo sin alcohol y sin drogas, seguimiento del embarazo y el puerperio a la mujer con problemas de alcohol y drogas, cesación tabáquica en la mujer embarazada, o manejo familiar del consumo de sustancias en padres y madres.

Después de la Jornada, tendrá lugar la Asamblea General de Socios de Socidrogalcohol para escoger una junta en Cataluña. El psiquiatra de Clínicas CITA, Hugo López, uno de los organizadores y ponentes de la Jornada, se presenta como presidente de una candidatura.

drogas

Usos e inconvenientes de la cocaína

By Actualidad, Blog, Cocaína, Información CITA

Además del procedimiento tradicional de mascar hojas de coca empleado por los indígenas, la cocaína suele ser ingerida de diversas maneras. La vía elegida condicionará una parte importante de los efectos. La inyección endovenosa supone la obtención máxima de efectos, pero éstos duran unos escasos minutos. Puede ser fumada, mezclada con tabaco, pero sus efectos son de escasa intensidad, entre otras razones porque una parte de la sustancia parece destruirse con la combustión (salvo que la sustancia fumada sea pasta de coca).

La manera más difundida de administrársela suele ser esnifándola por la nariz. Su paso a la sangre se produce mediante la absorción por la mucosa nasal y permite, proporcionalmente, el máximo efecto y la máxima duración.

En dosis moderadas, la cocaína es un estimulante de la actividad psíquica y motriz, reduce la sensación de fatiga y hace disminuir el apetito. Los usuarios tienden a afirmar que la cocaína es la droga de la lucidez, de la actividad y la euforia. También, como con las otras drogas, la experiencia y la capacidad personal de introspección, permiten hablar de otros efectos mucho más sutiles, desde la sensación de felicidad a la percepción de energía interna.

Sí como con los opiáceos se puede producir una pérdida del interés por la propia persona y por el ambiente externo, con la cocaína ocurre lo contrario: se produce una claridad perceptiva y emocional, un fortalecimiento del yo y una tendencia a la acción.

La aplicación a la cocaína de los conceptos clásicos de dependencia y tolerancia no es fácil. La imposibilidad de establecer un verdadero síndrome de abstinencia tras el abandono del consumo, ha llevado a múltiples intentos de definir la dependencia de la cocaína de otras maneras. Así, la OMS indica: ‘La cocaína es probablemente el mejor ejemplo de una sustancia que no ocasiona ni tolerancia ni dependencia física, pero que provoca una dependencia psíquica que puede conducir a un tipo peligroso y profundo de farmacodependencia’

El uso de la cocaína es muy diverso y responde a patrones y situaciones muy dispares, que a veces tienen poco en común.

Sólo una parte pequeña de todos los usuarios de cocaína tiene un consumo compulsivo y productor de grandes disfunciones. Es un grupo que tiene niveles elevados de frecuencia y de intensidad, en cualquier situación y circunstancia, cuya vida funciona ya en gran medida en torno a la búsqueda de la sustancia, provocando rupturas en las relaciones sociales y estados psíquicos caracterizados por una gran necesidad psicológica de obtener los efectos de la cocaína.

En algunos grupos, su consumo se alterna y se complementa con cannabis, siempre en cualquier caso con alcohol y, en algún grupo, con diversas pastillas anfetamínicas. En algún grupo cumple específicamente la función de neutralizador del abuso del alcohol. El objetivo es seguir bebiendo, por lo que hay que contrarrestar la bajada del alcohol con una nueva subida a base de cocaína, que volverá a permitir seguir bebiendo.

Cuando se entra en consumos muy intensos, compulsivos, aparece el descontrol, la situación de dependencia vital y los grandes desequilibrios psíquicos. Aunque no haya un síndrome de abstinencia, aparece la ansiedad ante la posibilidad de no disponer de la droga. Por regla general, la cocaína es una sustancia de largo tiempo de uso y muchos de sus usuarios pasan por etapas sucesivas de control y descontrol.

En dosis moderadas, no sólo se puede trabajar habiéndola consumido, sino que se buscan sus efectos como manera de estimular la actividad mental o el rendimiento físico.

No sólo permite un alto grado de relación social, sino que es tomada para mantener el ritmo o incrementar la cualidad de una diversión colectiva.

Aun no dándose el fenómeno de la tolerancia ni de la dependencia física, se produce en muchos consumidores una tendencia al aumento de la frecuencia con la que la toman. No se produce una ausencia ni una disminución de los efectos, pero sí que se genera una tendencia a obtener más y más, a buscar la repetición y la exquisitez de los efectos, una especie de voracidad por seguir consumiéndola.

El uso continuado y sin moderación, puede desembocar, de manera general, en importantes situaciones de trastorno psíquico. Además, este proceso de intoxicación crónica tarda tiempo en manifestarse, por lo que los usuarios apenas perciben señales para abandonar el consumo o moderarlo.

La posibilidad de que su uso genere trastornos psíquicos graves como, por ejemplo, episodios de psicosis paranoide, parece ser producto dela relación entre dosis y nivel de intoxicación. Pasar de la euforia al malestar (depresión, insomnio, dificultad de concentración, etc) y de éste a la psicosis, está en relación con cuánto se toma y con cuánto tiempo se lleva consumiendo sistemáticamente. A la situación de problema psíquico, puede llegar tanto un consumidor reciente que toma una dosis excesiva como un consumidor crónico de pequeñas dosis.

cartel prohibido

Las drogas y prohibición

By Blog, Información CITA

Las drogas y prohibición

Una de las suposiciones más frecuentes es que el alcohol ha sido hasta cierto punto domesticado y, en consecuencia, puede con toda seguridad ponerse en una categoría distinta a la de las otras drogas. Pero las investigaciones revelan que casi todas las reacciones de los pacientes a los que en un experimento se les dio barbitúricos, desde la embriaguez al delirium tremens, reprodujeron las del alcohol tan exactamente, que a los barbitúricos se les puede calificar como una bebida alcohólica sólida y al alcohol como un barbitúrico líquido. Las diferencias eran fundamentalmente consecuencia de que los barbitúricos estaban a la venta en forma más concentrada. De lo contrario y según las pruebas, no existían razones lógicas por las que no debiera colocarse a los barbitúricos y al alcohol en la misma situación legal.

Sin embargo, en la práctica, la sociedad adopta una postura muy diferente con respecto a drogas gemelas. Se trata al alcohol como si no fuera una droga. Los barbitúricos, en cambio, sólo se pueden vender legalmente mediante prescripción médica en las farmacias; otras formas de venta son castigadas penalmente.

En términos clínicos, los experimentos también han demostrado que los efectos sobre la salud del alcohol y de los barbitúricos son más serios que los de los opiáceos. Si sus efectos sociales secundarios se toman en consideración, el alcoholismo resulta ser con diferencia el más serio de los problemas de drogas del mundo occidental.

Naturalmente, de estos hechos no puede inferirse que una campaña para apartar a la gente del alcohol pueda recalcar alegremente la relativa seguridad de, por ejemplo, el cannabis como alternativa. Dehecho, el cannabis conlleva mayores riesgos mentales y físicos de los que habitualmente se reconocen. Las pruebas proporcionan la evidencia de que cualquier droga puede tener efectos adversos. No se ha aprendido la lección de que prohibir una droga es el camino seguro de aumentar sus ventas. Se cree que se aprehende bastante menos del diez por ciento del cannabis que entra en un país, y también hay que ser consciente de que se han multiplicado por veinte las incautaciones de marihuana y hachís.

autora

Un libro sobre drogas: Las drogas que tomamos

By Actualidad, Blog, Información CITA

Las drogas que tomamos (Fármacos, drogas y medicamentos naturales) es un libro de Susan Aldridge publicado por Alianza Editorial en su colección ‘Medicina y salud’.

Pocas cosas hay tan habituales en nuestra sociedad como tomar un comprimido para aliviar u dolor, consumir el medicamento que el médico nos ha prescrito, tomaruno o varios cafés al día io alguna bebida con alcohol, fumar un cigarrillo o recurrir a un complemento vitamínico -y, en–ocasiones, a sustancias más peligrosas- para llevar mejor una época o un momento de tensión o sobreesfuerzo.

En este libro, Susan Aldridge analiza cómo actúan las drogas que tomamos, desde los fármacos empleados más comunmente para combatir el dolor, las infecciones, los problemas cardiovasculares, el cáncer, el Alzheimer, la depresión y otras disfunciones psíquicas o deficiencia hormonales, hasta las drogas de esparcimiento y adicción o los medicamentos naturales –principalmente vitaminas, minerales, hierbas y hormonas como la melatonina-, proporcionando una valiosa guía de este ámbito tan particular.

jeringuilla

El fentanilo, el opiáceo que mató a Prince

By Actualidad, Blog, Información CITA

El fármaco que provocó la muerte por sobredosis del cantante Prince es entre 25 y 50 veces más potente que la heroïna y entre 50 y 100 veces más potente que la morfina. El uso indebido del fentanilo, un opiáceos sintético que se empezó a utilizar en los años 60 como anestésico intravenoso, está relacionado con cada vez más muertes.

A la actual epidemia de heroína que castiga a Estados Unidos, hay que añadir el abuso de otros opiáceos, del que el degraciado caso de Prince es un ejemplo.

En el caso concreto del fentanilo, su uso legal e ilegal está creciendo (en 2014 se prescribió 6,6 millones de veces). La mezcla de analgésico y euforizante que proporciona lo ha convertido en un sustituto de la heroína, con los peligros que ello conlleva. El número de emergencias relacionadas con el uso no médico del fentanilo pasó de 15.947 en 2007 a 20.034 en 2011.

Muchos adictos, además, mezclan el fentanilo con la heroína para incrementar sus efectos. Sólo en Florida, en 2013, el fentanilo fue la causa de la muerte de 185 personas, un 36% más que en 2012. La cifra no es de extrañar ya que el fentanilo es potencialmente letal incluso a dosis muy bajas.

Pero no todas estas muertes son producto del abuso de las prescripciones, ya que a este peligro hay que sumar el problema de los laboratorios clandestinos, que fabrican versiones adulteradas de esta medicación.

La muerte de Prince sigue a la de otro famoso muerto recientemente por abusos de opiáceos; nos referimos al actor Philip Seymour Hoffman, que murió hace dos años.

gimnasia

Los recursos terapéuticos de Clínicas CITA

By Actualidad, Blog, Información CITA

Clínicas CITA nació con la voluntad de atender a aquellos pacientes que hasta entonces sólo tenían la posibilidad de ser atendidos en la red pública de psiquiatría o en las comunidades terapéuticas no profesionales. Desde los primeros pacientes atendidos, muchos de ellos heroinómanos por el peso que en aquellos momentos tenía este tipo de adicción, hasta el tratamiento de las nuevas dependencias, CITA ha cambiado mucho, aunque sigue fiel a unos principios irrenunciables: que la psicoterapia y la profesionalización del personal es el único sinónimo de éxito terapéutico, que CITA no podía convertirse en una comunidad con normas despersonalizadoras, que la medicación necesaria debía ser complementada por una dirección de la cura bajo presupuestos clínicos, que la dignidad es terapéutica, que no hay grupos de patologías en los que encuadrar cada caso sino pacientes con unas problemática y unas necesidades específicas que requieren de un tratamiento personalizado, y que el abordaje psicoterapéutico debía ir acompañado de un trabajo educativo y de reinserción.

Con el tiempo y con el cambio del perfil de nuestros pacientes, CITA fue creando nuevas estructuras para poder atender necesidades específicas, grupos de edad problemáticos, pacientes que sin una subvención no podían ser atendidos en nuestra red de centros, pacientes con una patología psiquiátrica acompañando una adicción, usuarios que soportaban con dificultad el paso de un tratamiento residencial de larga estancia a sus obligaciones y que requerían de una estructura a medio camino, pacientes de otros países que escogían CITA para dejar sus adicciones y que estaban preocupados por seguir un tratamiento en su propia lengua. Todas estas situaciones han exigido un esfuerzo que nos ha obligado a crecer estructuralmente y que nos ha permitido crecer también como centro capaz de poder atender a cualquier tipo de pacientes de una manera específica, integral y satisfactoria.

En esta búsqueda de la excelencia terapéutica, además de la psicoterapia individual y de grupo, fuimos pioneros en introducir en el programa terapéutico los talleres artísticos y psicoeducativos, las sesiones de yoga y meditación y la equinoterapia asistida por equinos, actividades que han compartido miles de pacientes.

Hace algunos años empezaron a llegar a Clínicas CITA pacientes de varios países de Europa y de otros continentes. Algunos llegaban derivados por los contactos profesionales que CITA tiene establecido con médicos y clínicas de otros países. Otros optaban por CITA porque en sus países de origen no disponían de este tipo de recurso y porque frente a otras opciones preferían un tratamiento de menor coste económico y en un entorno con un mejor clima. Unos pocos, asimismo, ya habían sido tratados en algún centro del extranjero y en una recaída elegían conocer nuestro método de trabajo.

CITA tuvo que adaptarse a esta demanda: personal con distintos idiomas para ofrecer información sobre la clínica y el tratamiento, acompañantes, educadores y terapeutas con dominio del idioma nativo del paciente, traductores simultáneos para las terapias individuales y de grupo, clases de español para aquellos pacientes que quisiesen aprender el idioma durante su estancia en la clínica, tecnología para poder traducir simultáneamente a varios pacientes de distinto origen en un mismo grupo terapéutico, etc…

CITA dispone asimismo de acompañamientos profesionales cualificados (psicólogos y enfermeros) y otros servicios opcionales: múltiples talleres, clases particulares de equitación en pista y exterior, cursos de doma natural, tratamientos de estética, actividades deportivas (pádel y spinning) dirigidas por entrenadores y personal trainer, sesiones de yoga, chi kung y tai chi, masaje terapéutico, tratamiento de osteopatía estructural, visceral y sacro-craneal, o tratamiento de medicina tradicional china.

banner jornadas preventivas

Jornadas de prevención de recaídas para veteranos – Programa

By Blog, Información CITA

El próximo día 18 de Junio se celebrarán las segundas jornadas de prevención de recaídas para veteranos.

Estas jornadas surgen tras la petición de muchos de vosotros, que tenéis la necesidad de un espacio diferente y poder revisar, recordar e incorporar técnicas nuevas en prevención de recaídas..

PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE RECAÍDAS

10:30-11:00  REENCUENTRO Y PRESENTACIÓN DEL GRUPO
11:00-12:30  PROCESO DE RECAÍDA
12:30-13:00  Breve descanso
13:00-14:00  MANEJO DE FACTORES INTERNOS (Personamiento y Emociones)
14:00-15:00  Comida
15:00-16:30 MOTIVACIÒN PARA EL MANEJO DE LA ABSTINENCIA
16:30-17:00  Breve descanso
17:00-18:00  HISTORIAS DE VIDA Y CONCLUSIONES.

LUGAR: instalaciones del hangar en DOSRIUS
DIA: Sábado 18 de Junio.
PRECIO: 75 euros (incluye comida y almuerzo)
RESPONSABLE: Anais

Para cualquier aclaración hay que dirigirse a alopez@clinicascita.com
¡PLAZAS LIMITADAS!

Llamar al 93 791 80 08 y preguntar por Anais o Nuria Mondaray o Miquel de administración para realizar la reserva de plaza.

maquinas tragaperras

Cómo se fabrican ludópatas

By Actualidad, Blog, Información CITA

El director de cine David Trueba es el autor de una columna de opinión en el suplemento de los domingos de ‘El periódico’ que lleva por título ‘Artículos de ocasión’. Hace unas semanas, Trueba publicaba su opinión sobre la pasividad de los organismos públicos ante el alarmante crecimiento de la ludopatía en nuestro país y criticaba las campañas de incentivación de esta adicción en todos los medios de comunicación. He aquí el texto:

‘Hace algunos años se produjo una curiosa contradicción. El Gobierno, siempre alerta y protector, prohibió los anuncios de tabaco y bebidas alcohólicas en horario infantil o asociados a actividades deportivas. La norma, exigente, obligó a ejercicios intrépidos a las marcas de bebidas, que crearon líneas de alimentos basura o líquidos con cero alcohol para seguir teniendo presencia en ese mercado. Pero lo increíble fue ver que, unos años más tarde, su espacio publicitario lo ocuparon las casas de apuestas. Así, sin ningún rubor, aparecían asociadas sus marcas a equipos deportivos rutilantes y, sin demasiado esfuerzo, lograron que hasta los locutores de eventos deportivos publicitaran e incluso incitaran a la gente a apostar en las casas de juego. Esta normalidad aparente invitaba a pensar que la ludopatía no era tan peligrosa como el alcoholismo o el tabaquismo. En realidad, la única diferencia es que las consecuencias de la ludopatía no condicionaban las cuentas del Estado ni su sistema de salud, por lo que le salía barato fabricar ludópatas.

Pero el tiempo pasa y la verdad desagradable asoma. Puede que la ludopatía juvenil no sea un problema costoso para el Estado, pero las asociaciones de ayuda a los afectados han dado la voz de alarma. Consideran que la invasión del horario infantil con propuestas de apuestas y juego es constante. Estas empresas se asocian además a deportistas de éxito y la ludopatía crece y se multiplica entre víctimas más jóvenes. Esto es lo que tienen las prohibiciones, que generan u agravio comparativo. Hace mucho que no compramos ese papel de Estado como garante de nuestra salud mental ni de nuestros derechos. Cuando lo hacen es en su propio interés. Tratar el cáncer masivo de pulmón costaba a las arcas públicas demasiado dinero como para seguir inactivo frente a la adicción al tabaco, pero eso no impedía participar en los beneficios de su fabricación y recaudar los impuestos. Las campañas de concienciación tenían un  beneficio directo para un erario público en crisis.

No parece que la ludopatía haya sido cualificada como un gasto respetable para la Hacienda pública, por lo que la pasividad es total. A nadie le importa demasiado la relación de juego y apuestas con el deporte. Es más, para muchos es una rama familiar, como si prolongara tu gusto por el fútbol apostando a ver por cuántos goles se resuelve el partido o quién marcará el primer gol. Es la versión siglo XXI de la escucha de los partidos por el transistor. No hay que olvidar que el ser humano evoluciona de manera contante, pero o está probado científicamente que la tendencia sea hacia la inteligencia. Esta asociación de deporte y casino virtual es un buen negocio, porque las apuestas relacionadas con el deporte significaron casi el 50% de todas las apuestas que se registraron por la red. Es una pena, porque el ejercicio de apostar se podría aplicar con más criterio a la política. Sería estupendo tener lectura ludópata asociada al Debate del Estado de la Nación, el relevo de ministros o la próxima metedura de pata de un alto cargo. Considerando que la dependencia del juego no parece un problema real para las autoridades, lo mejor es sacudírselo a ellos encima a ver si se dan por aludidos’

chica

Otra estrella Disney caída

By Actualidad, Blog, Información CITA

Las chicas Disney, nacidas para ser princesas, a menudo pierden sus coronas. La última en hacerlo ha sido Debby Ryan, más conocida como Jessie Prescot, la protagonista de la serie Jessie, de Disney Chanel. Su pecado: ser detenida por conducir en estado de embriaguez por el centro de la ciudad de Los Ángeles. Debby Ryan acabó chocando contra otro vehículo después de realizar algunas maniobras peligrosas con su vehículo. Al presentarse la policía y hacer las pruebas para valorar la tasa de alcohol, Debby dio positivo y fue arrestada. Tras haber abonado la fianza, la actriz, ídolo de adolescentes, se encuentra a la espera del juicio, donde deberá enfrentar cargos bastante graves, ya que además de haber provocado el accidente, causó lesiones al conductor del otro coche.

De momento, parece tratarse de un acto de irresponsabilidad, pero es que la factoría Disney acumula ya diversos casos de adolescentes que encajaron mal la fama y el éxito prematuros.

Recordemos, por ejemplo, a Lindsay Lohan, actualmente en franca decadencia profesional a pesar de haber sido una estrella infantil durante casi una década. Lohan ha tenido que ingresar en los últimos años en algunos centros de rehabilitación por sus problemas con el alcohol, las drogas y la justicia.

Otro caso sonado es el de Brittney Spears. Antaño princesa del pop, pero que incluso ha estado a punto de perder la custodia de sus hijos. ¿El motivo? El alcohol y otras drogas.

Miley Cyrus también podría engrosar esta lista. La joven actriz y cantante cumula más escándalos y provocaciones que premios y nunca ha negado su defensa del uso recreativo del cannabis.