Skip to main content
Category

Adolescentes

jovenes bebiendo

Cómo intervenir cuando hay consumo de drogas en adolescentes

By Adolescentes, Cannabis y Marihuana, Noticias

Fundamentalmente, se trata de dejar patente cuáles son las reglas del juego cuando se trata de adolescentes, un grupo al que hay que interpretar en clave evolutiva, en función de su condición de adolescente.

Las cuestiones a resolver son de dos tipos:

  • Cuándo considerar que los usos de drogas son problemáticos
  • Cuándo decidir una intervención sobre ellos

Es muy probable que los adolescentes entren en contacto con los usos de drogas y que algunos de ellos tengan consumos problemáticos.

Razonablemente, parece que se debería hacer algo. Sin embargo, está comprobado que no sirve cualquier intervención, y se hace necesario elegir el momento oportuno en el que intervenir.

No está claro cuál es el problema y si son ellos o los adultos que les rodean quienes lo tienen.

Resulta, finalmente, que los adolescentes son sujetos en construcción y no todos los momentos son oportunos ni todas las formas de intervención son adecuadas.

Sobre todo cuando la preocupación inicial por los adolescentes nace de la experiencia de trabajo con jóvenes que llegaron a destruirse con algunos usos de drogas, o cuando como padres surge la preocupación sólo por eso, se tiende a hacer un acercamiento inadecuado. La destrucción ya conocida o intuida, genera una gran angustia. Además, se sabe que casi todos los que llegaron a esa situación comenzaron cuando eran adolescentes. Parece como si la responsabilidad impidiera quedarse con los brazos cruzados, como si hubiese que intervenir a toda costa.

Habría que empezar por decir que prestarles atención no siempre significa hacer algo. No siempre la respuesta ha de ser actuar, hacer. A menudo, habrá que saber no hacer nada. Un no hacer que significa observar, seguir de cerca, estar al tanto, ser receptivos, tener paciencia y calmar la angustia, seguir a su lado cuando se pueda y se deba hacer algo, si es que finalmente hace falta.

Para calibrar el grado del problema, no existen recetas fijas. No hay parámetros lineales que digan cuándo están realmente en un mundo de usos problemáticos que hacen inevitable la intervención.

El uso de la amenaza, de la destrucción posible con la que pueden encontrarse, el intento de traspasarles sin matices la preocupación, puede conducir, además, a la profecía autocumplida. Las historias de los adolescentes están llenas de problemas creados por la angustia desproporcionada y anticipada.

Sugerencias, propuestas, límites, ideas, sobre un asunto como el de determinados usos de drogas que sólo los adultos perciben como problema, sólo hacen mella en los adolescentes cuando se dan en el seno de otras propuestas y sugerencias, cuando se es capaz de despojarlas de dramatismo.

La advertencia sobre la no neutralidad delas intervenciones y sobre la dificultad de encontrar el momento oportuno y la forma adecuada, no es específica de las drogas. Tiene que ver con la educación y con las intervenciones terapéuticas de cualquier otro estilo. Los profesionales responsables suelen hacerse dos preguntas: ¿Es realmente el problema tan grave como aparenta? ¿Es conveniente intervenir ahora?

La primera duda se plantea porque la experiencia enseña que muchísimas cosas aparentemente graves que pasan en la adolescencia, tienen que ver con su condición adolescente.

A la vez, los padres piden ayuda para soportar la preocupación. Necesitan mayores dosis de paciencia y el convencimiento de que con la salida de ese estado adolescente, muchas cosas encontrarán solución. Necesitan poder transformar la angustia y la tendencia de saber qué hacen sus hijos por una preocupación y una capacidad de observación razonables.

Para solucionar estos problemas, puede ponerse en contacto con nuestro centro de desintoxicación de drogas en adolescentes CLINICAS CITA

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

jovenes bebiendo

Drogas en la ESO

By Adolescentes, Noticias

Encuesta sobre el uso de las drogas en la ESO – Enseñanzas Secundarias

Según una encuesta publicada por el Ministerio de Sanidad sobre el uso de drogas en Enseñanzas Secundarias (Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) 2014-2015), para evaluar los hábitos en el consumo de drogas de los jóvenes españoles, se observa que, en los últimos dos años, el consumo de drogas en escolares de entre 14 y 18 años ha disminuido.

Este menor consumo se aplica a todas las sustancias psicoactivas, aunque se aprecia de forma más acusada en los consumos intensivos de alcohol. También es menor la percepción de disponibilidad de todas las drogas, menos el alcohol: casi 8 de cada 10 escolares reconoce haber bebido alguna vez.

La encuesta se elabora a partir de una muestra de 37.486 estudiantes de entre 14 a 18 años, e incluye el análisis de 18 sustancias psicoactivas.

Estos son los principales resultados del estudio:

  • Desciende el consumo de todas las drogas.
  • El alcohol, el tabaco y el cannabis son las drogas más consumidas por los estudiantes. Le siguen los hipnosedantes (con y sin receta), la cocaína, el éxtasis, los alucinógenos, las anfetaminas, los inhalables volátiles y la heroína.
  • Los hombres consumen drogas ilegales en mayor proporción. Entre las mujeres está más extendido el uso de alcohol, tabaco o hipnosedantes.
  • Se modifica la tendencia creciente en el consumo de hipnosedantes por parte de las mujeres.
  • Sigue disminuyendo la disponibilidad percibida para las drogas, excepto para el alcohol.
  • Perciben el alcohol como la sustancia menos peligrosa y consideran que el tabaco es más peligroso que el cannabis. Las mujeres tienen en general mayor percepción de riesgo que los hombres.
  • Educación en las escuelas, tratamiento voluntario a los consumidores, control policial y aduanero y campañas de publicidad son las medidas consideradas como más eficaces para luchar contra las drogas.
  • 1 de cada 3 estudiantes se siente perfectamente informado sobre las drogas, sus efectos y riesgos. 1 de cada 5 se siente informado ‘a medias’ y sólo el 6% considera que está mal informado.
  • Aunque el consumo de alcohol sigue siendo prevalente, hay un considerable descenso de su consumo, sobre todo en la frecuencia de borracheras en los últimos 30 días y en el consumo en forma de atracón). Aun así, 285.700 estudiantes de entre 14 y 18 años han empezado a consumir alcohol. El 78,9 por ciento de los estudiantes de entre 14 y 18 años ha probado alguna vez el alcohol. El 76,8% han consumido en el último año. Y el 68,2% lo ha hecho en el último mes. El porcentaje de estudiantes que bebe aumenta los fines de semana. El 1,7% de los jóvenes de 14 a 18 años ha consumido alcohol diariamente en los últimos 30 días. 1 de cada 3 escolares ha consumido alcohol en forma de atracón en los últimos 30 días. 6 de cada 10 (57,6%) han participado en un botellón alguna vez en los últimos 12 meses. 2 de cada 10 estudiantes se han emborrachado alguna vez en el último mes. Y 3 de cada 10 escolares (31,9%) tiene un consumo de riesgo durante los fines de semana.
  • Continúa el descenso en el consumo de tabaco. Aun así, el pasado año 137.000 escolares de entre 14 y 18 años empezaron a consumir tabaco. El 38,4% de los escolares ha fumado tabaco alguna vez en la vida, el 31,4% en el último año y el 8,9% lo fuma a diario. En los últimos diez años el consumo de tabaco por parte de los estudiantes de entre 14 y 18 años se ha reducido en cerca de un 60%. El 49,7% de los escolares vive en hogares donde se fuma diariamente.
  • Hay un descenso en el uso de hipnosedantes con y sin receta: el 16,1% los ha consumido alguna vez en la vida, el 10,8% en los últimos 12 meses y el 6,2% en los últimos 30 días. Sigue siendo un consumo fundamentalmente femenino.
  • El cannabis es la droga ilegal consumida por un mayor porcentaje de jóvenes. Desciende ligeramente el consumo de esta sustancia: 3 de cada 10 estudiantes ha probado cannabis alguna vez en su vida y 1 de cada 4 lo ha consumido en el último año. En el último año empezaron a consumir cannabis 146.200 estudiantes de 14-18 años. El consumo de cannabis entre los escolares se ha reducido en más de un 33% en la última década.
  • Hay una tendencia estable en el consumo de cocaína. El 3,5% de los encuestados ha consumido cocaína alguna vez en la vida, el 2,8% en los últimos 12 meses, y el 1,8% en los últimos 30 días.
  • Respecto a las anfetaminas, los alucinógenos, el éxtasis y la heroína, continúa la tendencia descendente y el consumo se sitúa en los niveles más bajos de toda la serie histórica para alucinógenos, éxtasis, anfetaminas e inhalables volátiles (con prevalencias entre el 1,2% y el 0,6% para el consumo en los últimos 12 meses). El consumo de heroína apenas se da en el 0,5% de los encuestados.
  • En cuanto a las drogas emergentes, el 4% de los escolares ha probado este tipo de sustancias alguna vez en la vida. Y el 53,7% nunca ha oído hablar de ellas. Las prevalencias de consumo para la frecuencia de alguna vez en la vida son las siguientes: Spice (0,8%); ketamina (0,7%); salvia (0,7%), y mefedrona (0,5%).

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

dolors montserrat

¿Multas a los padres de los menores que beban alcohol?

By Adolescentes, Alcohol, Noticias

La ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, quiere aprobar una ley que sirva para reducir el consumo de alcohol entre los menores de edad y, para conseguir este objetivo, no descarta sancionar a los padres que se nieguen a acudir a los cursos de sensibilización con sus hijos si estos consumen alcohol. En una entrevista, la ministra de Sanidad ha anunciado que la ley para evitar que los jóvenes beban en la calle, implica concienciar a la sociedad y, concretamente, a la padres de los jóvenes que beben.

En palabras de la ministra, ‘si alguien ve a un menor beber en una plaza, que llame a la policía y que el agente pueda pedirle el DNI y hacerle un control de alcoholemia. No se va a detener a nadie, aunque si es positivo se llamará a los padres o tutores para informarles que su hijo está bebiendo. Si dan un móvil falso, la Policía acompañará al joven a su casa y la familia recibirá un aviso para acudir a un curso de sensibilización con su hijo, en un proceso similar al que aplica Tráfico. Habrá algún padre irresponsable que se niegue a ir; entonces, si el chico es reincidente quizá haya que plantearse algún tipo de sanción económica. Imagínese que lo pillan cinco veces bebiendo y no van al curso… , entonces puede que se planteen sanciones, pero no quiero que sea una ley coercitiva sino de sensibilización’.

De hecho, la muerte de una menor una menor de 12 años por coma etílico y la hospitalización de otras tres menores por la misma causa en el mes de noviembre, reabrió el debate político del consumo de alcohol entre menores, y el Gobierno anunció la ley que pretende acabar con el consumo de alcohol entre los jóvenes. ‘Mientras nuestros hijos de 12 ó 13 años ingresan en los hospitales con comas etílicos no podemos mirar hacia otro lado. Nuestro firme compromiso es que no se vuelva a repetir casos como el de Laura’ –advirtió entonces la ministra.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

chico bebiendo

El alcohol en adolescentes

By Adolescentes, Alcohol, Noticias

En España, la ley limita a una edad concreta para poder comprar y consumir bebidas alcohólicas. Este límite se encuentra en la franja de los 18 años.

Esta medida se debe a que el consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad tiene repercusiones en la salud y en el desarrollo social y psicológico de la persona. Los últimos estudios recientes determinan que el consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad afectan negativamente su desarrollo mental, social y psicomotriz.  

Los episodios de consumo en la adolescencia de beber hasta embriagarse suponen un trastorno que pueden conllevar una adicción al alcohol en adolescentes, es decir, que puede requerir un tratamiento de alcoholismo para adolescentes.

Adolescentes y alcohol

En Clínicas CITA queremos informar a los adolescentes de los riesgos del alcohol. Creemos que la información de los peligros que implica su consumo y abuso es más útil para la prevención que el miedo, la indignación moral o los reproches. Es difícil imaginar una sociedad sin drogas, pero se pueden reducir sus consecuencias a través de una información real y ponderada. El objetivo es que las drogas, y en este caso el alcohol, provoquen el menor daño posible.

El alcohol es una sustancia tóxica elaborada a partir de la fermentación de almidones, y aunque produce cierta exaltación inicial, en realidad es una droga depresora: retarda las reacciones (afectando la coordinación) y el funcionamiento del cerebro (afectando la capacidad de pensamiento), por lo tanto vuelve torpes a quienes lo beben. Es una de las drogas más consumidas, independientemente del límite de edad determinado por la ley.

Beber alcohol hace que la gente sienta:

  • que se divierte más
  • tenga confianza en sí misma
  • se sienta relajada y tranquila
  • sea más abierta y quiera conversar más
  • se libere y pierda sus inhibiciones
  • sienta que encaja socialmente
  • se sienta feliz y ría más
  • olvide sus problemas por un tiempo
  • piense que tiene el valor de vencer sus temores

Beber demasiado alcohol causa efectos negativos:

  • puede provocar agresividad y violencia, con grandes probabilidades de iniciar altercados
  • se pierde coordinación
  • puede provocar visión doble y hablar con dificultad
  • puede agudizar la depresión si estás deprimido
  • una resaca intensa provoca un malestar muy desagradable
  • en los hombres el alcohol puede deteriorar la fertilidad y la potencia sexual

En la mayoría de los países, la ley prohíbe que los menores de edad compren alcohol.

Es probable que un hombre exceda el límite de alcohol permitido legalmente para conducir si ha bebido poco más de un litro de cerveza, tres medidas de licor o tres vasos de vino; en el caso de la mujer, poco más de dos vasos de cerveza, dos medidas de licor o dos vasos de vino.

No se debe mezclar alcohol con otras drogas. Si al alcohol le sumas más drogas, es posible que pierdas el conocimiento. Si mezclas alcohol con éxtasis o anfetaminas, probablemente te sentirás con mucha energía y acalorado, lo que te hará perder mucha agua y, como tu hígado no podrá deshacerse del alcohol, puedes perder el conocimiento. Alcohol con metadona, heroína o tranquilizantes puede provocar un coma.

Si conduces después de haber tomado algún trago, aún tienes cinco veces más probabilidades de tener un accidente automovilístico que un no bebedor. El alcohol suele provocar accidentes porque retarda los reflejos y reduce la coordinación. Puedes sufrir pérdida temporal de la memoria u olvidar lo que hiciste durante un largo periodo. Puede provocar desmayos y la pérdida del conocimiento. Una borrachera intensa puede provocar convulsiones e incluso pérdida de conocimiento. Si estás ebrio, corres más riesgo de ser negligente y tener relaciones sexuales sin la protección adecuada, arriesgándote a un embarazo no deseado o a contraer una enfermedad de transmisión sexual. Beber durante el embarazo puede provocar síndrome de alcoholismo fetal al bebé. El consumo de alcohol intenso y prolongado suele conducir a la dependencia física y provocar afecciones graves en el corazón, el hígado, el estómago y el cerebro.

Como el alcohol desinhibe, muchos adolescentes tienen su primera relación sexual cuando están ebrios. Por lo general, esto tiene resultados desastrosos.

Aunque el alcohol tarda unos minutos en llegar al cerebro, al hígado le lleva una hora procesar el alcoholque contiene un vaso de vino o una cerveza. Cuanto menor sea tu peso, tanto más te afectará el alcohol. Por consiguiente, existe una buena razón para que el consumo de alcohol sea ilícito por debajo de cierta edad. Un adolescente delgado se emborracha más rápido que un adulto de mayor peso. En las mujeres, los efectos del alcohol se presentan mucho más rápido y duran más que en los hombres.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

porro grande

El cannabis en los adolescentes

By Adolescentes, Cannabis y Marihuana, Noticias

Muchos jóvenes creen que fumar tabaco es peor que fumar marihuana, ya que la planta de la marihuana es ‘natural’.

Sin embargo, los científicos del National Institute on Drug Abuse (NIDA) de Estados Unidos acaban de lanzar una alerta sobre los riesgos que el cannabis provoca en la salud mental y las capacidades cognitivas de los adolescentes. Concretamente, esta citada investigación señala una disminución neuropsicológica que se agrava cuanto más temprana es la edad a la que se inicia el consumo.

Según los expertos, el sistema nervioso central en los adolescentes es más vulnerable a sufrir alteraciones en su estructura y conexiones neuronales por la introducción de sustancias exógenas como el cannabis. No se trata solo de pérdidas de concentración y de memoria que afectan al aprendizaje, deterioro cognitivo asociado al fracaso escolar, falta de reflejos y alteración de la capacidad motora o el ‘síndrome amotivacional’ que implica apatía y desinterés por los estudios y el entorno.

La alta concentración de tetrahidrocannabinol (THC) presente en la marihuana aumenta el riesgo de sufrir en un futuro brotes psicóticos y -en casos de predisposición genética- esquizofrenia. La comunidad científica todavía no conoce exactamente el mecanismo de la asociación entre cannabis y trastornos mentales , pero advierte que el riesgo está ahí.

Ante un consumo abusivo pueden presentarse síntomas como despersonalización, ansiedad, trastornos de identidad e ideas paranoides.

La posibilidad de desarrollar psicosis funcional y esquizofrenia es más alta en aquellos que tienen una vulnerabilidad previa. Estas personas, sin tomar cannabis, puede que no hubieran desarrollado la enfermedad psiquiátrica, pero el cannabis es un disparador.

Además, no es lo mismo que la enfermedad mental se manifieste en la edad adulta a que suceda en la adolescencia, porque afectará no solo a sus estudios , sino también a su evolución personal. Por ello, entre otras conclusiones, la investigación señala que la eliminación del cannabis entre los jóvenes podría conllevar una reducción del 8% de la incidencia de la esquizofrenia en la población.

Y que si un adolescente empieza a fumar de forma habitual antes de los 15 años tiene cuatro veces más posibilidades de desarrollar una enfermedad mental antes de los 26 años.

Asimismo, el último estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre comportamiento adolescente , sitúa a los adolescentes españoles entre los que más consumen cannabis, según los datos de una encuesta realizada en 42 países, la mayoría europeos, entre 2013 y 2014. La tasa nos sitúa por encima de la media internacional (15%), con un 20% de chicos y un 18% de chicas de 15 años que lo han fumado alguna vez.

El 9% de las chicas y el 11% de los chicos españoles lo han consumido en los últimos 30 días, clasificación en la que figuran en el noveno puesto. Uno de cada cuatro estudiantes lo ha consumido en el último año. En la población entre 15 y 24 años tenemos un 22% que presenta un consumo problemático que implica habitualidad, adicción y descenso en el rendimiento escolar.

Precisamente en este colectivo los investigadores advierten que cada vez consumen más y más pronto. Aunque en el último año en España se iniciaron en el cannabis 146.200 estudiantes de 14 a 18 años y de ellos 53.000 escolares hacen un consumo problemático, la reciente Encuesta Estatal sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) del Plan Nacional Sobre Drogas aporta el único dato positivo: se observa una mínima tendencia descendente desde 2012. Pero los jóvenes siguen percibiendo erróneamente el tabaco como más peligroso que el cannabis.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.