Skip to main content
Category

Cocaína

chica con raya

Las Mujeres y la cocaína en 2016

By Cocaína, Noticias

El incremento del número de mujeres que abusan de cocaína obliga a examinar los caracteres psicológicos que afectan de forma única al grupo de mujeres. El estatus que rodea a la cocaína la hace particularmente atractiva para las mujeres de todas las clases sociales.

Como sucede con los hombres, la depresión subyacente y la baja autoestima son un hallazgo común en mujeres que abusan de la cocaína. Una droga que puede incrementar la autoestima y el estado de ánimo, incluso en un corto período de tiempo, produce una atracción importante en las mujeres de nuestra cultura. Así como la cocaína hace que muchos hombres se sientan más masculinos, también ayuda a las mujeres a sentirse más femeninas y sexualmente más desinhibidas. Paradójicamente, las mujeres pueden estar usando cocaína para crear un sentimiento de confianza y de autosuficiencia y, al mismo tiempo, dependen frecuentemente de los hombres que les proporcionan la droga.

La relación que se desarrolla en torno a la cocaína y a los problemas que se derivan de su uso, incluye sentimientos de culpa, de mayor dependencia y de pérdida importante de la autoestima.

Algunas mujeres quedan atrapadas en el ‘síndrome de la supermujer’, intentando cuidar de ellas mismas y de sus hijos, al tiempo que mantienen su profesión y una relación de pareja perfecta. Si la mujer empieza a fallar o a verse incapaz en cualquier área, se sumerge en un sentimiento general de falta de competencia y se descompensa. La cocaína enmascara estos problemas, produciendo en la mujer la ilusión de que puede enfrentarse a ellos. Las mujeres son más propensas a considerar sus problemas o su falta de capacidad para los enfrentamientos como una debilidad propia y contempla sus éxitos como accidentales. Cuando una mujer cree eso, está sentando las bases de una predisposición a los sentimientos depresivos.

La depresión es un hecho más común en las mujeres que en los hombres. Los factores de riesgo para la depresión incluyen la pérdida temprana de los padres, la historia familiar de depresión, el alcoholismo o el abuso de drogas, el abuso físico o sexual en la infancia, y una historia personal de suicidio de un amigo o un miembro de la familia. Estos factores generales, combinados con el estatus y los efectos euforizantes de la cocaína hacen a las mujeres más susceptibles a la adicción.

La cocaína actúa inicialmente como una medicación antidepresiva o energizante para muchas mujeres, pero, cuando se abusa crónicamente de ella, puede exacerbarlos rasgos depresivos. Con el uso continuado, disminuyen los efectos euforizantes y aumenta la disforia, causando la necesidad de tomar continuamente la droga en un intento de seguir sintiéndose bien. Cuando una mujer intenta dejar la cocaína, el síndrome de abstinencia y la depresión se intensifican. Estos efectos disfóricos se atribuyen a un estado emocional más que a la droga en sí misma; de ahí que continúe el abuso.

El uso creciente de la cocaína sirve parta afirmar el sentimiento de ineptitud que la mujer ya experimentaba antes y empeora la depresión. Se ve incapaz de funcionar en el trabajo, su interés por el sexo es cada vez menor, y se deteriora progresivamente su relación afectiva con la pareja o la hija. La paciente niega con frecuencia que el problema sea la cocaína, ya que ésta es contemplada como una forma de enfrentarse a la depresión y al trastorno emocional, y no como su causa.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

toneladas de cocaina

Cocaína: menos calidad y más cara

By Cocaína, Noticias

Hemos estado revisando datos interesantes sobre las cifras de venta de cocaína. La oferta de cocaína ha disminuido, como respuesta a la presión policial a las redes de transporte gallegas que fletan más del 80% de los envíos que llegan desde Sudamérica por mar. Pero como la demanda no disminuye, el precio de esta sustancia en el mercado se ha elevado casi un 20% en los últimos siete años, alcanzando los 35.000 euros por kilo. Un importe que aumentará al convertirse en dosis para el consumidor.

Las actuaciones policiales alcanzan ya un promedio de 8 toneladas al año desde 2007. Como resultado, la cotización de la cocaína ha subido anualmente unos 1.000 euros por kilo. Otra medida para que esta subida no afecte al negocio ha sido reducir el índice de pureza de los cargamentos que se envían a España.

Hasta 2010, los alijos intervenidos tenían una pureza media del 74% y su cotización alcanzaba los 32.393 euros el kilogramo. Pero a partir de 2014, su calidad ha bajado hasta un 63% de pureza mientras que su precio no ha parado de subir. La dosis se vendía en 2010 a 14,25 euros, con una pureza del 38%, y ahora a 20,16, con una pureza del 34%.

Estas tablas de precios oficiales, revisados semestralmente, sirven de referencia a las fiscalías antidroga para establecer las penas en un proceso por narcotráfico. El valor de los estupefacientes y su grado de pureza incidirá en el importe de las multas solicitadas a los acusados, que acostumbran a oscilar entre el doble y el triple del valor del total de la droga aprehendida.

El tráfico de cocaína movió en España más de 1.600 millones de euros en 2010, un año record de envíos interceptados.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.