Skip to main content
Category

Noticias

actor

Bradley Cooper: otro famoso que confiesa que fue un adicto a las drogas

By Famosos, Noticias

En el centro de desintoxicación CITAqueremos hablar deBradley Cooper, uno de los actores más populares desde que protagonizó películas como ‘El lado bueno de las cosas’ o ‘Resacón en Las Vegas’ acaba de confesar sus problemas con las drogas durante la grabación de la serie ‘Alias’ La situación le llevó a un callejón sin salida y hasta pensó en quitarse la vida.

Bradley Cooper

Ahora confiesa que su trabajo no siempre fue un camino fácil y que solo trabajaba durante tres días a la semana, y durante la segunda temporada el guión me marginaba un poco más, lo que destrozó su autoestima.

Entonces recurrió a las drogas y fue adicto al alcohol y a las drogas al dudar de su capacidad por convertirse en un actor reconocido.

El actor además ha matizado que las no demasiado buenas críticas que ha recibido en su carrera podrían deberse a sus adicciones ya que no ledejaban explotar todo su potencial. Fue una época muy difícil.

Sin embargo, su trabajo y su nueva actitud ante la vida permitieron que Bradley recuperase la confianza en sí mismo y en su talento como actor. ‘Estaba haciendo una película con Sandra Bullock. Estaba sobrio y pensé: ‘Soy realmente yo y no tengo que pretender ser otra persona ¿Y todavía quieren trabajar conmigo? Estaba redescubriéndome en este trabajo y fue maravilloso’

Curiosamente, Cooper interpretó en 2011 la película ‘Sin límites’, una película de ciencia ficción, en la que su protagonista, Eddie Morra, es un aspirante a escritor que sufre un bloqueo crónico a la hora de escribir sus libros. Su vida dará un giro inesperado cuando descubre el NZT, un medicamento revolucionario que le permitirá aprovechar todo su potencial cognitivo. Eddie puede recordar absolutamente todo lo que haya visto, leído o escuchado siempre que siga tomando el fármaco experimental. Pero pronto descubrirá que los efectos secundarios de la droga le provocan una serie de indeseables alucinaciones.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

dolor

¿Qué se puede esperar en la primera etapa de la abstinencia?

By Noticias

En el centro de desintoxicación y deshabituación de Clínicas CITA sabemos de primera mano que es muy fácil recaer en la adicción durante el primer mes de abstinencia. Y el motivo hay que buscarlo en una serie de obstáculos habituales que debemos reconocer y afrontar. De entrada, conocer cuáles son estos obstáculos nos facilita la labor de saber gestionarlos cuando aparezcan.

Síntomas de la abstinencia

Durante esta etapa pueden aparecer síntomas de la abstinencia, tanto físicos como emocionales: insomnio, cambios de humor, irritabilidad, adormecimiento de las emociones, hipersensibilidad emocional, falta de energía, pérdida del nivel de concentración, incapacidad para sentir placer, falta de deseo sexual, extrema sensibilidad al estrés, fallos de memoria, pensamiento confuso, menor nivel de atención, agorafobia.

Y si no sabemos de su posible aparición, podemos caer en el desánimo de pensar que se trata de un estado definitivo y no de una fase del mismo proceso de cambio, ya que la mayoría de estos síntomas van a desaparecer con el paso de los días.

Ya que muchos de estos síntomas son provocados por el deterioro orgánico, recurrir a un nuevo consumo para intentar anularlos, en realidad empeora la situación, prolongando e intensificando esos síntomas a largo plazo.

Algunos ejemplos que pueden provocar el deseo de consumir de nuevo

– Ver a personas que asociamos al consumo

– Regresar a lugares en los que se consumía.

– Experimentar estados de ánimo negativos, como rechazo, soledad, aburrimiento, ira, culpa, ansiedad, depresión.

– Sentimientos de control: sensación de que el problema ya está superado y que un nuevo consumo no será problemático.

– Recuerdos.

– Momentos del día: si estaba acostumbrado a consumir al finalizar el trabajo o en cualquier otro momento.

– Sonidos y olores.

– Ver a otras personas consumiendo.

No se pueden evitar todos los estímulos, pero sí se pueden vivir de otro modo

En el centro de desintoxicación y deshabituación de Clínicas CITA sabemos queen una primera etapa de la abstinencia, hay que intentar evitar estos estímulos en la mayor medida posible. Hay que evitar ponerse a prueba y situarse frente a lo que estimula el deseo de consumir sólo para probar que uno es capaz de resistirse a hacerlo.

Los estímulos no pueden controlarse por completo, ya que acabaremos por encontrarnos con alguna situación que nos recuerde el consumo.

Un estímulo no puede ser evitado para siempre. El alcohol, por ejemplo, se consume abiertamente y en todas partes. Por tanto, no se trata de rechazar el estímulo sino de hacer una elección distinta. Es decir, hacer una elección en positivo y no sólo un rechazo de lo negativo. El que decide salir a hacer deporte bien temprano por la mañana, sabe que si esta noche bebe y se acuesta tarde, mañana no rendirá, por lo que decide no beber.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

tabaco

El tabaco incrementa el riesgo de sufrir cáncer de mama y de próstata

By Noticias, Tabaco

La Sociedad Americana del Cáncer ha ampliado la lista de enfermedades relacionadas con fumar, después de analizar datos de aproximadamente un millón de personas en un amplio estudio realizado a lo largo de once años
.

Según este documento, el tabaco no sólo provoca cáncer, sino que también aumenta la mortalidad por insuficiencia renal y trastornos digestivos

En el caso del cáncer, el tabaquismo aumenta un 30% el riesgo de morir por cáncer de mama y un 43% el de morir por cáncer de próstata.

Pero la novedad es que el citado estudio amplía la lista de enfermedades potencialmente mortales y directamente causadas por el tabaco. Hasta ahora se atribuían al tabaco 21 de estas enfermedades –entre ellas, once tipos distintos de cáncer–, pero el nuevo estudio demuestra que el tabaco es causa segura o probable de otras diez.

El estudio confirma que la mortalidad es más alta entre personas fumadoras que entre no fumadoras, lo cual no es una novedad. Concretamente, las personas que fuman mueren, de media, diez años antes. Y también confirma que el tabaco puede causar más de diez tipos distintos de cáncer. Los más notables son el de pulmón y el de laringe, ya que son los que más frecuentemente están relacionados con el tabaco. Pero destacan también otros cánceres como el colorrectal, que es un 40% más probable entre fumadores que entre no fumadores.

Pero ahora, al analizar datos de una gran población de mayores de 55 años en la que se registraron 181.377 muertes, los investigadores han podido obtener una más conclusiones sobre los efectos del tabaquismo sobre la mortalidad y desenmascarar nuevas enfermedades provocadas por esta adicción.

Concretamente, la principal novedad del estudio se centra en los cánceres de mama y de próstata, determinando que cuantos más cigarrillos fuma una mujer, mayor es el riesgo de morir por cáncer de mama. Además, en mujeres ex fumadoras, cuantos más años hace que han dejado el tabaco, más se reduce el riesgo. Los investigadores incluso sospechan que algunos casos de cáncer de mama son consecuencia directa del consumo de tabaco.

En el caso del cáncer de próstata, los datos son más ambiguos. Aunque hay un aumento inequívoco del riesgo del 43%, no se ha detectado que este riesgo tenga relación con la cantidad de cigarrillos que se fuman al día. Los investigadores apuntan a tres posibles causas para explicar esta mayor mortalidad entre fumadores: el que se hagan menos pruebas de diagnóstico precoz, que el tabaco sea la causa directa de algunos casos de cáncer de próstata, que el tabaco acelere la progresión del cáncer, o que este tipo de cáncer obedezca a una combinación de varias de estas causas.

En cuanto a otras enfermedades, el estudio confirma que el tabaco incrementa –en proporciones variables pero altísimas- el riesgo de morir de alguna infección, de morir de infarto, de morir de una enfermedad pulmonar obstructiva crónica y que aumenta el riesgo de morir de ictus y de diabetes.

Los investigadores han desenmascarado también enfermedades debidas al tabaco que hasta ahora no habían sido identificadas. Entre ellas, destacan la insuficiencia renal, la cirrosis hepática y distintos trastornos del aparato digestivo.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

chica

Escribir una biografía como herramienta terapéutica en Clínicas CITA: propósito y beneficios

By Noticias

En el centro de desintoxicación CITA, una de las tareas de beneficio terapéutico que proponemos en los tratamientos de deshabituación a las drogas y a las conductas adictivas, es escribir una biografía.

El objetivo de escribir una autobiografía es lograr una visión global del recorrido de nuestra vida, reflexionando sobre los momentos más significativos, tanto los positivos como los negativos.

Le proponemos al paciente un guión que pueda facilitar el acceso a los recuerdos más relevantes.

¿Cómo hay que hacerlo?

– Hay que escribirlo en primera persona (Yo vivía…)

– Hay que narrarlo cronológicamente (A los tres años…)

– Destacar aquellas anécdotas o aquellos momentos que, o por muy buenos o por todo lo contrario, creas que han sido fundamentales en tu vida.

– Hay que describir el hecho y siempre precisar cuál fue tu sentimiento/emoción en aquel suceso, antes, durante y después (Fui con mi padre, era la primera vez que hacíamos algo juntos, me sentí querido…)

– Referirte a los sentimientos tratando de evitar generalidades (Me sentí bien o me sentí mal)

– Seguir el guión.

Dificultades previsibles

Aunque se trata de un trabajo intenso y muy provechoso si consigues centrarte en él, puedes encontrar:

– Que no logres recordar algo. Puedes parar y seguir con otro apartado.

–  Que existan apartados que no te atrevas a escribir o contar porque te resulta muy duro, difícil o embarazoso.

Recuerda

En el centro de desintoxicación CITA queremos recordarte que estás ante un trabajo que va a aportarte muchos beneficios en tu proceso de sanación y que es una herramienta terapéutica de primer orden, pero que trabajar estos aspectos exigen un indudable peaje emocional.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

dolor

¿Existe la personalidad adictiva?

By Noticias

Aunque no hay un perfil de personalidad que garantice que una persona será adicta y los adictos pueden ser muy diferentes entre sí, sin embargo, en el centro de desintoxicación Cita se habla a menudo de una personalidad adictiva. ¿Qué significa?

Lo que significa es que hay rasgos comunes que caracterizan a una personalidad adictiva. La mayoría de los adictos, por ejemplo, presentan problemas de conducta relativos al poder y al control. Del mismo modo, la mayor parte de los adictos tienen problemas en el ámbito de la responsabilidad; tanto si son irresponsables como si son excesivamente responsables, presentan una inadecuada responsabilidad hacia su propia vida.

De hecho, poca gente está libre de todo rasgo de personalidad adictiva, pero, del mismo modo en que ninguno de nosotros está libre de riesgos, tampoco estamos determinados a caer en una adicción aunque dispongamos de estos rasgos.

En el centro de desintoxicación CITA, hemos observado que algunos de los más frecuentes rasgos de personalidad que comportan un alto riesgo de hacernos vulnerables a la adicción, serían:

– La droga promueve sentimientos de adecuación y anestesia el dolor que provoca la vergüenza.

–  La droga hace que la persona se sienta más perfecta o la libera de esforzarse en ser perfecta.

–  La droga da ilusión de tener poder y control, y anestesia los sentimientos de impotencia.

–  Negación respecto al uso de la droga.

–  Reacción exagerada a los acontecimientos.

–  Obsesión con uno mismo. Autocompasión.

–  La droga es utilizada para llenar el vacío interior.

–  La adicción da significa y propósito a la vida.

–  La droga ayuda a recibir la aprobación de los demás o nos anestesia al rechazo.

–  La droga nos ayuda a eliminar la autocrítica.

–  La droga permite manifestar la ira o evadirla y evita hacernos responsables de ella.

–  Las drogas estimulantes contrarrestan los sentimientos depresivos.

–  La droga permite adormecernos emocionalmente.

–  La adicción nos procura constante actividad o reduce la tensión interna.

–  La adicción nos aporta una sensación de valentía.

–  La droga nos procura una falsa independencia al satisfacer nuestras necesidades en forma pasiva.

–  Algunas adicciones son el símbolo de nuestra rebeldía ante la autoridad y otras parecen servir para ganarnos la aprobación de los demás.

–  La droga nos permite culpar a otros y evitar hacernos responsables de nuestros actos asumiendo el rol de víctimas.

–  La droga permite evadirse y evitar afrontar los problemas.

–  La conducta compulsiva nos evita tener que fijar y afrontar los límites.

–  La adicción ofrece una gratificación inmediata que el adicto cree merecer.

–  La droga proporciona un aparente consuelo y respaldo.

–  La droga sustituye a la relación íntima, alivia los sentimientos de soledad y nos da el simulacro de pertenecer a una comunidad.

–  Ante la dificultad para sentir placer real, la adicción procura un pseudo-placer.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

dejar el tabaco

El tabaquismo y otras adicciones: la pérdida de control

By Noticias, Tabaco

En los años que llevamos en la clínica CITA, ya nos hemos encontrado con muchos casos en los que el hecho de que alguien sea adicto a alguna sustancia puede que se deba a la incapacidad de cumplir uno o varios deseos profundos. Aunque no se sea consciente de ello, es posible que uno piense que una fuerza que escapa a su control le impide dejar la adicción.

Tal vez incluso admita la derrota y crea que es demasiado difícil dejar viejos hábitos como fumar, beber alcohol o tomar alimentos adictivos.

dejar el tabaco

Muchos fumadores, por ejemplo, alegan que no pueden dejar de fumar si ven a otras personas fumando. Otros no quieren afrontar los síntomas de la abstinencia que suelen acompañar un abandono repentino del tabaco. Y otras muchas personas consiguen dejar de fumar pero, en cuanto empiezan a ganar peso, retoman el hábito.

¿Por qué otorgamos a un cigarrillo el poder de manejar la libertad que tenemos de tomar decisiones conscientes en nuestra vida? Fumar, al igual que otros hábitos adictivos, es simplemente un síntoma de un vacío o una carencia subyacente. ¿Qué es lo que realmente falta en nuestras vidas para que sigamos deseando algo que lo sustituya? Es imposible contestar de inmediato a esta pregunta, pero hay una amplia gama de respuestas posibles, muchas de las cuales sólo puede conocerlas el propio adicto.

En lugar de criticarse o de juzgarse por otorgar al hábito un poder que tiene el potencial de enfermar o matar, es posible aprender mucho de él y volver a sentirse otra vez pleno. Debido quizás a que no se alcanza a comprender el mensaje subyacente que transmite el hábito de fumar, el individuo suele resignarse a la idea de que abandonar el tabaquismo es una tarea frustrante y difícil. Sin embargo, fumar le puede llevar a darse cuenta de que ya no tiene control sobre su vida e incluso sugerirle una forma de recuperar ese control.

La excusa de que “no puedo dejar de fumar porque…”, es un reconocimiento inconsciente de que se es una víctima y de que se sufre una escasa auto-estima. El hecho de fumar le permite aceptar de alguna forma que el deseo del cigarrillo es mayor que el deseo de estar sano o, en otras palabras, de apreciarse a uno mismo. Es muy difícil dejar de fumar o abandonar otras adicciones si se mantiene esta creencia

El tabaquismo no es el problema que hay que combatir. Y considerar que fumar no es más que una adicción que puede tener consecuencias horribles, es una idea deprimente y no aumenta la auto-estima.

Además, por mucho que se haya superado este hábito, se puede desarrollar otra adicción. En lugar de declarar la guerra a la ansiedad o a la falta de confianza en uno mismo, lo que hay que hacer es potenciar la libertad y la toma de decisiones en nuestra vida.

A partir de la adicción, se puede adoptar una forma de pensar totalmente nueva. Si se es fumador y se desea abandonar el hábito, primero hay que comprender que esta adicción no es un error accidental y que ese hábito no se creó para sufrir por su causa sino para aprender de él. 

Dejar de fumar no consiste en abandonar un hábito adictivo para sustituirlo por otro, sino en recuperar la plenitud y la libertad.

En el Centro de desintoxicación CITA sabemos que la verdadera fuerza de voluntad consiste en aprender a tomar decisiones conscientes.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

dejar las drogas

Qué entendemos por límites y para qué sirven.

By Noticias

Clínicas CITA para la desintoxicación de drogas: Qué entendemos por límites y para qué sirven.

En el centro de desintoxicación CITA, sabemos que la vida cotidiana nos exige respeto a los límites en todos los ámbitos. No es bueno dormir ni trabajar ni comer excesivamente ni exigirle al cuerpo más de lo que puede ofrecer. Los límites son esenciales para todos porque representan a medida de la moderación.

dejar las drogas

En el centro para la desintoxicación de drogas CITA, por límites entendemos el saber hasta dónde se puede llegar y no cruzar esa línea. Aprender donde debemos poner los límites está muy vinculado al conocimiento de uno mismo. Los límites nos ayudan a situarnos y nos hacen la vida más fácil porque, una vez puesto el límite, ya no tenemos que plantear si hacemos o no tal cosa.

El respeto a los límites

En el centro de desintoxicación CITA  sabemos que al inicio del proceso, vamos escuchando este concepto: la necesidad de respetar los límites, de poner y ponernos límites. La razón por la cual esto es de vital importancia es porque el adicto es la persona que no tiene límites, a veces a costa de la propia vida y de la de los demás. Una vida sin límites, lejos de ser gratificante, produce mucha frustración y termina siendo autodestructiva.

En el centro de desintoxicación CITA  entendemos, por tanto, que la necesidad de los límites se señala como algo fundamental al inicio del proceso, cuando los límites son principalmente externos (respetar las normas, el cumplimiento de los horarios, la ausencia de salidas, la incomunicación inicial para centrarse en uno mismo). Ya en esta primera etapa, uno puede darse cuenta de que respetar los límites supone, en muchas ocasiones, un esfuerzo de contención, de control de los impulsos, de diferenciar aquello que quiero de aquello que es, llevando al usuario a trabajar aquellas pequeñas frustraciones que después se encontrará en la vida cotidiana.

Por esto es necesario pensar qué son los límites, para qué sirven y qué importancia te merecen.

Más adelante, cuando uno es más consciente de su vulnerabilidad y de cuáles son sus dificultades, es capaz de empezar a trabajar con sus propios límites y por tanto de ir transformando estos límites externos iniciales puestos por la institución en límites internos necesarios para proseguir abstinente, trasladándolos a su manera de funcionar fuera del centro. Sin embargo, uno también debe preguntarse, dadas sus propias dificultades, qué limites debe ponerse y dónde.

Los límites requieren por tanto de un proceso de comprensión, aceptación y compromiso. Cuando este proceso se da de forma adecuada y voluntaria, este esfuerzo de contención disminuye. Ya no hay una lucha interna en la que te debates entre si debes o no, en si puedes o no, donde te preguntas ¿y sí? Simplemente, no puedes porque hay un límite y, en un momento de reflexión, muy centrado en tu proceso, fuiste muy consciente de la necesidad de que este límite existiera y lo trabajaste para vivir con él de forma serena. Seguramente, en este momento del proceso habrás aceptado parte de la realidad.

En el ámbito de la adicción a las drogas, es fundamental tener clara la importancia de los límites, ponerlos y respetarlos. Si un límite no se va a respetar es mejor no ponerlo, de este modo no nos faltamos al respeto a nosotros mismos. Eso sí, entonces es importante saber que ahí tendría que haber un límite y que no lo hay porque no estás dispuesto a respetarlo. La recomendación será siempre que hables sobre aquellos límites que te costaría sostener y no los escondas, no los minimices, no los obvies. Hablar de ellos, lo único que te puede suponer es entender qué significan para ti y ser más consciente de a lo que te expones, a no ser que cambies de opinión, por supuesto. La decisión final siempre será tuya.

 Los límites internos necesarios a trabajar se mueven en dos direcciones:

  • Límites internos con acontecimientos externos (estímulos directos que percibimos)
  • Límites internos vinculados a vivencias externas (estímulos indirectos). 

Los primeros vienen determinados por un estímulo que es externo y, concretamente, serían aquellos lugares, situaciones y personas asociadas al consumo que implicarían exponerme directamente a una situación de alto riesgo, así como aquellas cosas que están relacionadas de alguna forma con la utilización de drogas. Por otro lado, los segundos son conocidos como límites internos y vienen determinados por estímulos internos que incluyen factores emocionales y físicos como la ira, la frustración, la soledad, el aburrimiento, el dolor físico o el respeto por un horario adecuado diario y no nocturno, entre otros.

Una vez uno va avanzando en el proceso, es de máxima importancia supervisar estos límites y, en el caso de pensar que alguno ya no es necesario, hablarlo con el terapeuta o el grupo para evaluar los riesgos y las alternativas en caso de que alguna cosa no saliera como se esperaba.

En el centro de desintoxicación CITA creemos que el respeto a los límites es el arte de la moderación, tan difícil de practicar y que no todos son capaces de llevar a cabo. Quien aprende este arte, puede permitirse ser feliz y tener más autoestima, porque se puede aceptar tal y como es, no necesita auto-engañarse, ni exigir ser quien no es, ni sufrir privaciones, ni hacer más de lo que puede, porque respeta su propia capacidad intelectual, emocional y física, y puede darse cuenta de que sólo aceptando sus límite puede trascenderlos. Los límites permiten construir una estructura de personalidad firme, ser dueño de uno mismo, ser capaz de organizar nuestra vida en función de un proyecto y tomar decisiones coherentes y responsables. Lo único que no debe tener límites es la imaginación, la creatividad y la libertad de pensamiento.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

concierto

Lolita y Melendi: famosos y su relación con las drogas

By Famosos, Noticias

En el centro de desintoxicación CITA no hemos enterado que a sus 56 años, Lolita, la hija de la cantante Lola Flores, ha confesado a una revista del corazón su relación pasada con las drogas: “Tras la muerte de mi hermano, toqué las drogas. Me metía rayas y bebía. Porros, pocos porque tengo la tensión muy baja y me desmayaba. Salía mucho. El dolor me hizo caer en esas cosas, pero un día mi hija me vio mal, se asustó y llamó a mi hermana. Yo estaba hasta las 9 de la mañana sola en el salón, escuchando boleros, con mi whisky y metiéndome lo que podía. Un día me vio muy perjudicada. Y desde aquel día, nunca más. Mi hermana vino y me dijo: No puedes seguir así, Loli. Y lo dejé.”

El hermano de Lolita, Antonio González Flores, compositor y cantante de etnia gitana, único hijo varón de Lola Flores y del guitarrista Antonio González y padre de la actriz Alba Flores, murió en 1995, quince días después de la muerte de su madre, por una sobredosis de barbitúricos y alcohol. Tenía 33 años.

El cantante Melendi también ha hecho recientemente unas declaraciones parecidas a las de Lolita, esta vez en el programa de televisión Viajando con Chester. Durante la entrevista, Melendi hizo referencia a su pasada adicción a las drogas. De hecho, el sofá se ubicó en un aeródromo como recuerdo al incidente que el cantante protagonizó en un avión, que tuvo que regresar al aeropuerto de salida por el estado de embriaguez del artista. “Que el avión volviera a Madrid por mi bronca me pareció desmesurado” aseguraba el protagonista de esta historia, aunque reconoce que fue en ese momento cuando decidió cambiar su vida. En referencia a sus adicciones, el músico fue claro y declaró haber tomado con frecuencia cocaína, alcohol y hasta fármacos. “Antes consumía de todo, ahora solo un porro de vez en cuando. Yo soy un adicto porque no puedo probarlo, soy un enfermo crónico” .

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

dejar las adicciones

El peligro de las nuevas drogas sintéticas

By Noticias

En el Centro de desintoxicación CITA queremos informaros de las estrategias en el tan perjudicial mercado de las drogas sintéticas. Dado que los jueces y la policía sólo pueden perseguir sustancias especificadas en las listas de proscripción de la ONU o de cada país, las mafias productoras de las drogas de diseño saben que han de ir modificando su composición química para escapar de los controles y del castigo. El año y medio que la administración comunitaria emplea para vetar cada nueva droga que aparece en el mercado, les sirve a los traficantes para ir siempre un paso por delante y crear la siguiente droga sintética. De este modo, el mercado está siempre abastecido y ellos pueden moverse en las aguas tranquilas de la a-legalidad.

dejar las adicciones

Este año, por ejemplo, España ha propuesto a la Unión Europea que fiscalice 14 sustancias interceptadas en operaciones policiales. Algunas son muy peligrosas aunque, a efectos legales, ya que se trata de sustancias que no están incluidas en las listas prohibidas, no se les puede aplicar ninguna ley penalizadora. A su vez, los restantes estados miembros de la Unión mandaron otras 80 alertas semejantes.

La Agencia Española del Medicamento ha analizado algunas de las incautaciones de nuevas sustancias sintéticas. La mefedrona —un tipo de droga estimulante prohibida en 2010 después de que las autoridades británicas la relacionasen con la muerte de 37 personas— ha sido sustituida en el mercado negro por la methedrona, perteneciente a la misma familia y varias veces más potente.

En definitiva, estamos ante sustancias que no se encuentran sometidas a fiscalización nacional o internacional, suelen utilizarse como alternativa a otras prohibidas y de propiedades similares.

No hay medios fiscales para combatir estos estupefacientes de nueva generación, ya que las instituciones europeas van por detrás de las redes mafiosas. No se puede controlar el tráfico y la distribución porque no son ilegales y las modificaciones que se introducen en las drogas provocan que con dosis muy pequeñas se produzcan efectos mucho mayores.

Y mientras se espera que la Unión Europea apruebe un reglamento para perseguir nuevas sustancias, a las policías europeas solo les cabe invocar las leyes de protección de la salud pública, que solo castigan a los traficantes cuando hay muertes o lesiones.

En España, y según el Plan Nacional Sobre Drogas, la incidencia entre los más jóvenes de las drogas sintéticas, es preocupante: el 3,9% de los estudiantes de secundaria (entre 14 i 18 años) las ha probado. Y la prevalencia aumenta con la edad de los escolares: 5,1 % en los jóvenes de 17 años y 7,3% en los de 18 años.

En nuestro país, el grupo receptor mayoritario de estas sustancias se encuentra en el grupo de 25 a 34 años y su consumo se asocia al ocio. Si este consumo crece, España puede encontrarse con el grave problema que ya están afrontando otros países con consumos más elevados, como Inglaterra o Irlanda.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.