Skip to main content
Category

Noticias

clinia de desintoxicacion

Cómo descubrí mis rasgos de personalidad adictiva (Un testimonio)

By Noticias

En el centro de desintoxicación y deshabituación de Clínicas CITA he descubierto que mi malestar adictivo proviene del hecho de querer controlarlo todo, de ser perfecto para recibir la aprobación de los demás. Siempre he buscado la aprobación de los demás, sobre todo de mi padre, y siempre he sufrido la incapacidad de tolerar frustraciones, sobre todo cuando no soy capaz de mostrar a mi mujer una necesidad que vaya en contra de lo que ella desea.

clinia de desintoxicacion

Desde pequeño siempre pensé que lo normal era ser perfecto y hacerlo todo bien para contentar a mis padres y a los profesores.  Creía que el error no estaba permitido y me angustiaba mucho cuando me equivocaba o hacía algo incorrecto.

También soy consciente de mi incapacidad para afrontar las cosas. Nunca o casi nunca he podido ir de cara con nadie que me genere problemas. En situaciones de tensión entre mis parejas y mi familia, siempre evito la confrontación sin entender que no es necesario que se lleven a la perfección y que yo no tengo porqué escoger un bando.

 Aunque sé que mi familia me quiere incondicionalmente, el hecho de apartarme constantemente de ellos y la incapacidad de transmitir mis necesidades a mis parejas, es lo que ha hecho que siempre me haya sentido muy solo. Tenía respaldos pero no me apoyaba en ellos.

Ahora, tras mi paso por una clínica de desintoxicación y deshabituación de drogas, entiendo que la voluntad no es suficiente por sí sola para apartarse de la droga. Si primero no se acepta que hay un problema, es imposible resolver una adicción. El primer paso es aceptar que hay un problema a solucionar y que este problema no radica en el consumo sino que es previo, más profundo y que es de hecho el condicionante del consumo. La adicción no es el problema principal sino la vía de escape del problema, la falsa solución al problema. Y es muy difícil que uno pueda entenderlo por sí mismo, sin pasar por un tratamiento profesional en una clínica de desintoxicación.

A mí, admitir mi problema me está costando.  Cuando pongo los dos pies en el suelo me siento hundido. Se ha desmoronado creencia sobre la que yo basaba mi adicción: creer que podía controlarla. Y sé que es muy difícil cambiar.

Mi consumo con el tabaco empezó a los 13 años. Mi primer contacto con el alcohol fue a los 15. Después llegaría el consumo de marihuana, de cocaína, de cristal, opiáceos…

Empecé a consumir para reducir la angustia, pero cuando tu vida gira alrededor del consumo y te aparta de las cosas más importantes, incluso la familia, te sientes más aislado, culpable y angustiado que nunca. Cuando me di cuenta de que mi consumo era totalmente compulsivo, es cuando pedí ayuda.

Durante la estancia en un centro de desintoxicación y deshabituación como CITA, he tomado consciencia de que, más que la adicción a una sustancia, lo que me hace daño a mi es mi conducta adictiva. Nunca he consumido largo tiempo una misma sustancia pero sí que he ido cambiando de una a otra. Reconozco que soy una persona débil que condiciona su vida a las drogas de una manera patológica. Ahora ya entiendo una gran parte del problema. Ahora estoy construyendo mi salvación.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

dejar el alcohol

Prevenir el consumo de alcohol en los jóvenes

By Noticias

Prevenir el consumo de alcohol en los jóvenes
 La Generalitat de Cataluña está llevando a cabo una campaña en los institutos de secundaria para prevenir el consumo de alcohol entre los más jóvenes.
En esta campaña, bajo el nombre Hablemos del alcohol, se aportan informaciones básicas sobre esta sustancia y sus efectos en el organismo y se argumentan motivos que ayuden a posicionarse frente a la atracción de lo prohibido y a la presión del grupo.
Las charlas inciden en el circuito del alcohol en el cuerpo, los motivos por los que los adolescentes no han de beber alcohol, los mitos y las realidades sobre esta sustancia adictiva y las consecuencias que tiene el abuso de alcohol a largo plazo.
El circuito del alcohol en el cuerpo
Cuando se consume una bebida alcohólica, ésta pasa por el esófago, atraviesa el estómago y entra en el intestino delgado. La mayor parte del alcohol pasa a la circulación sanguínea a través de las paredes del intestino delgado. La absorción es rápida, entrando en el torrente sanguíneo en cinco minutos y consiguiendo las máximas concentraciones en sangre en un tiempo de 30 a 90 minutos. La cantidad de alimento presente en el estómago es un factor que influye en la velocidad de absorción del alcohol.
Una vez absorbido, el alcohol viaja a través de la sangre por todo el organismo, distribuyéndose con más facilidad por aquellos órganos y tejidos con más proporción de agua. Al tener el cuerpo de las mujeres una menor proporción de agua y una mayor proporción de grasa que los hombres, el alcohol en su cuerpo se queda más concentrado.
La metabolización es un proceso de transformación de las sustancias ingeridas en otros componentes asimilables por el organismo. Alrededor del 90% del alcohol absorbido se metaboliza en el hígado a través de la oxidación. La velocidad de metabolización del alcohol en el hígado es de unos 8-10 g de alcohol por hora en los hombres y un poco menos en las mujeres.
El 10% del alcohol restante es eliminado directamente, sin ser transformado, a través del aire expirado y la orina. Pequeñas cantidades son también eliminadas por la transpiración, las lágrimas y la leche materna.
Mitos y realidades sobre el alcohol
–      Mito: El alcohol te da energía.
–      Realidad: El alcohol es un depresor del sistema nervioso. Reduce la capacidad de pensar, hablar, moverse, etc.
–      Mito: Una ducha o un café te despejan.
–      Realidad: Nada elimina la borrachera de golpe. Se puede estar más despierto pero se sigue estando ebrio, pues ni la ducha ni el café disminuyen el nivel de alcohol en sangre.
–      Mito: Quien está más acostumbrado a beber alcohol se emborracha menos.
–      Realidad: Quien ha desarrollado tolerancia al alcohol no se emborracha menos, ya que el alcohol llega a la sangre en igual proporción pero muestra menos los efectos.
–      Mitos: El alcohol ayuda a ligar mejor y mejora las relaciones sexuales.
–      Realidad: El alcohol puede producir relajación y hacer que alguien se interese más en el sexo, pero interfiere en la capacidad sexual y se tienen menos en cuenta las consecuencias.
–      Mito: Manteniendo en la boca un chicle, dos granos de café o soplando de una manera determinada, se engaña al alcoholímetro.
–      Realidad: Estos métodos no funcionan porque el alcoholímetro mide igualmente el alcohol aunque haya otras sustancias.
–      Mito: Se puede eliminar el alcohol haciendo ejercicio o vomitando.
–      Realidad: Por estas vías se expulsa menos de un 2% de alcohol, lo que es insuficiente para afectar al nivel de alcoholemia o a la borrachera.
–      Mito: Mezclar distintas bebidas alcohólicas emborracha más.
–      Realidad: La cantidad de alcohol que circula por la sangre es el que determina el grado de borrachera. Mezclar distintas bebidas no emborracha más pero puede provocar más malestar.
Motivos por los que los adolescentes no han de beber alcohol
–      En los menores, cualquier consumo de alcohol es un consumo abusivo.
–      Cuanto antes se empiece a consumir alcohol más probable es que aparezcan algunos problemas y es más probable desarrollar alcoholismo.
–      El cuerpo de un menor de edad no está físicamente tan preparado para asimilar el alcohol como el de un adulto.
–      La ley no permite que consuman ni se les vendan bebidas alcohólicas a menores de 18 años.
–      El consumo de alcohol interfiere en la capacidad de conducir, en el crecimiento, en la nutrición y el desarrollo de la personalidad: reduce la capacidad de aprendizaje, las habilidades sociales e intelectuales, la sexualidad, etc. También afecta a la autonomía de criterio y a la independencia.
Consecuencias del abuso de alcohol a largo plazo
–      El síndrome de abstinencia es el conjunto de síntomas (vómitos, taquicardias, temblores, alucinaciones, etc) que aparecen cuando una persona que está acostumbrada a ingerir grandes cantidades de alcohol deja de hacerlo de forma brusca.
–      La tolerancia es la adaptación del organismo a una sustancia, en este caso el alcohol, de manera que cada vez necesita consumir más cantidad para sentir los mismos efectos que antes tenía con una cantidad menor.
–      Puede provocar problemas hepáticos, deterioro del sistema nervioso central, insuficiencia cardíaca, úlceras en el esófago, inflamación de páncreas y desnutrición. También puede ocasionar trastornos de ansiedad, de personalidad, etc. Genera asimismo problemas familiares, laborales y sociales.

tratamiento del alcohol

Como gestionar las emociones

By Noticias

Las emociones son reacciones naturales que nos permiten ponernos en alerta ante determinadas situaciones que implican peligro, amenaza, frustración, etc. 

Los componentes centrales de las emociones so las reacciones fisiológicas y los pensamientos. Es necesario adquirir ciertas habilidades para manejar las emociones ya que una intensidad excesiva puede hacer que las personas las vivan como estados desagradables o les leven a realizar conductas indeseables. 

tratamiento del alcohol

Ante este tipo de  situaciones, en la mayoría de los seres vivos suelen producirse una serie de reacciones fisiológicas dirigidas a poner el organismo en alerta. En las personas también se producen estas reacciones, pero son más complejas que en los animales, ya que esas reacciones van acompañadas por pensamientos específicos que nos permiten diferenciar un rango mayor de emociones. Además, las personas no debemos reaccionar de forma instintiva (por ejemplo, agrediendo a aquello que nos amenaza o escapando de la situación), sino que, a lo largo de nuestra infancia, aprendemos formas de comportamiento más adecuadas. 

Así, en las emociones humanas entran en juego cuatro aspectos:

–      Una situación concreta

–      Una serie de reacciones fisiológicas específicas o sensaciones (aceleración del pulso y de la respiración, tensión muscular, etc.)

–      Unos pensamientos determinados

–      Un tipo de respuestas concretas apropiadas para esa situación.

Técnicas concretas de manejar las emociones de ansiedad e ira.

La ansiedad y la ira son reacciones naturales y positivas que tenemos para ponernos en alerta ante determinadas situaciones que son consideradas como peligrosas. Pero también pueden ser emociones negativas que no funcionan como debieran, activándose ante estímulos inofensivos y provocando malestar y conductas inadecuadas. Comprender, conocer y admitir las emociones es el procedimiento para poder controlarlas.

La ansiedad es una de esas emociones que hay que saber manejar porque son vividas como desagradables y pueden provocar conductas inapropiadas, especialmente cuando se producen ante contextos sociales (por ejemplo, hablar en publico) o ante situaciones que no entrañan ningún peligro (por ejemplo, subir en ascensor, salir a la calle, etc.)

La ansiedad incluye los siguientes componentes:

–      Los pensamientos y las imágenes mentales atemorizantes (cognitivo)

–      Las sensaciones físicas que se producen cuando estamos nerviosos o furiosos (fisiológico)

–      Los comportamientos que son la consecuencia de la respuesta de ansiedad (conductual)

Técnica nº 1: Respiración profunda

Esta técnica es muy fácil de aplicar y es útil para controlar las reacciones fisiológicas antes, durante y después de enfrentarse a las situaciones emocionalmente intensas.

–      Inspira profundamente mientras cuentas mentalmente hasta 4

–      Mantén la respiración mientras cuentas mentalmente hasta 4

–      Suelta el aire mientras cuentas mentalmente hasta 8

–      Repite el proceso anterior

De lo que se trata es de hacer las distintas fases de la respiración de forma lenta y un poco más intensas de lo normal, pero sin llegar a tener que forzarla en ningún momento. Para comprobar que haces la respiración correctamente, puedes poner una mano en el pecho y otra en el abdomen. Estarás haciendo correctamente la respiración cuando sólo se te mueva la mano del abdomen al respirar.

Técnica nº 2: Parar el pensamiento

Esta técnica puede utilizarse también antes, durante o después de la situación que nos causa problemas.

Esta estrategia se centra en el control del pensamiento. Para ponerla en práctica, debes seguir los siguientes pasos:

–      Cuando te empieces a encontrar incómodo, nervioso o alterado, préstale atención al tipo de pensamientos que estás teniendo e identifica todas aquellas connotaciones negativas (centradas en el fracaso, el odio hacia otras personas, la culpabilidad, etc.)

–      Di para ti mismo: “Basta”

–      Sustituye estos pensamientos por otros más positivos.

Para esta técnica se necesita cierta práctica para identificar los pensamientos negativos, así como para darles la vuelta y convertirlos en positivos.

Técnica nº 3: Relajación muscular

Esta técnica para sirve para ser aplicada antes, durante y después de la situación, pero su empleo más eficaz requiere entrenamiento previo. Para su práctica sigue los siguientes pasos:

–      Siéntate en una posición cómoda. Cierra los ojos.

–      Relaja lentamente todos los músculos de tu cuerpo, empezando con los dedos de los pies y relajando luego el resto del cuerpo hasta llegar a los músculos del cuello y la cabeza.

–      Una vez que hayas relajado todos los músculos de tu cuerpo, imagínate un lugar tranquilo y relajante. Cualquiera que sea el lugar elegido, imagínate totalmente relajado y despreocupado.

Practica este ejercicio tan a menudo como sea posible, al menos una vez al día durante unos diez minutos en cada ocasión. Debes practicarlo hasta automatizar el proceso y conseguir relajarte en unos pocos segundos.

Técnica nº 4: Ensayo mental

Esta técnica está pensada para ser empleada antes de afrontar situaciones en las que no nos sentimos seguros. Consiste simplemente en imaginarte que estás en esa situación y que lo estás haciendo bien a la vez que te sientes totalmente relajado y seguro. Repite esto varias veces hasta que empieces a sentirte más relajado y seguro de ti mismo.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

craving

¿Qué es el Craving? ¿Cuándo aparece? ¿Cómo se afronta?

By Noticias

El concepto de craving no tiene una única definición, aunque la mayoría de los autores lo describen como la experiencia subjetiva de deseo intenso o necesidad imperiosa de consumir una determinada sustancia adictiva. A menudo se sigue utilizando el término anglosajón craving por la dificultad de su traducción exacta al castellano (deseo por la droga, querencia, impulso, necesidad de consumo…)

craving

¿Qué es y qué causa el craving?

Se define como la urgencia o fuerte deseo de consumir una droga, se caracteriza por un deseo intenso de consumir una sustancia que, si no se realiza, produce un poderoso sufrimiento físico y/o mental. En los trastornos adictivos es habitual que aparezca el craving, con distintos niveles de intensidad y relevancia. Tenerlo es una causa frecuente de la recaída.

La definición de craving más aceptada es la del deseo de experimentar los efectos de una sustancia psicoactiva que ya ha sido probada previamente.

Características del craving: Sólo podemos conocer el craving a partir de la definición que de él nos hace cada sujeto, mueve a realizar una conducta e implica anticipar la obtención de unos resultados positivos.

El craving es un componente importante de la dependencia a las drogas, puesto que tiene un papel muy importante en las recaídas y en la continuidad del consumo posterior, ya sea tras largos periodos de abstinencia como durante el propio tratamiento de abstinencia y rehabilitación.

Hay que tener en cuenta que el craving es un fenómeno que forma parte de la adicción a sustancias, que el deseo de consumir la sustancia va a aumentar cuando el sujeto se enfrenta a estímulos asociados a dicho consumo y que uno de los objetivos en el tratamiento de una adicción debe ser interrumpir la relación de causalidad entre craving y recaída.

El problema para su evaluación es que es un impulso subjetivo. Su evaluación es subjetiva o mediante escalas elaboradas para medirlo.

Qué diferencia al craving del síndrome de abstinencia

El craving aparece pronto tras la abstinencia y puede mantenerse durante un largo periodo de tiempo, mientras que el síndrome de abstinencia tiene una duración más limitada en el tiempo. De hecho, el craving varía a lo largo del día, aumentando en las primeras horas de la tarde. Por el contrario, el síndrome de abstinencia tiene un curso temporal bien definido, suele aparecer entre las 24 y 48 horas y finaliza a las 3 o 4 semanas.

El síndrome de abstinencia es producido únicamente por la abstinencia, mientras que el craving puede ser inducido por estímulos relacionados con la sustancia, por estados emocionales y por la abstinencia.

¿Hay distintos tipos?

– El craving como respuesta a los síntomas de la abstinencia: Cuando se experimenta la disminución del grado de satisfacción que se encuentra en el uso de la droga y un incremento de sensación de malestar interno cuando se deja de consumirla.

– El craving como respuesta a la falta de placer: Cuando se siente aburrimiento o no se tienen habilidades para encontrar formas pro-sociales de divertirse, por lo cual se desea mejorar el estado de ánimo “auto-medicándose”.

– El craving como respuesta “condicionada” a las señales asociadas con drogas: Cuando los pacientes asocian ciertos estímulos (un número telefónico, un nombre, etc.) condicionados por una intensa recompensa obtenida de la utilización de drogas, lo que induce a un craving automático.

– El craving como respuesta a los deseos placenteros: Cuando el paciente combina una experiencia natural placentera con el uso de drogas (por ejemplo, el sexo y las drogas) Se manifiesta el craving al realizar la actividad natural sin el uso de drogas, ya que el placer experimentado es incomparable al placer obtenido cuando se combinaba con la droga.

Tipos de craving 

– El que aparecería durante la fase de consumo y desaparecería al abandonarlo.

– El que aparecería en el mes posterior al cese del consumo y se desencadenaría por síntomas corporales o pensamientos.

– El que aparecería hasta dos meses después del cese del consumo y estaría caracterizado por inquietud y un sentido falso de confianza de que ya no se desea la droga.

– El condicionado a señales externas e internas, que permanecería hasta dos años después del cese del consumo y estaría desencadenado por estímulos externos (señales visuales, olfativas, sonidos) e internos (pensamientos, sensaciones).

Modelos de craving

Los modelos psicológicos del craving son diversos, tanto conductuales como cognitivos. Algunos autores proponen un modelo cognitivo en el que el craving y el consumo son independientes. El consumo estaría controlado por procesos mentales automatizados y el craving por procesos mentales no automatizados. Así, si la persona no quiere dejar de consumir, el craving va a potenciar el consumo. Pero si se quiere dejar de consumiré, el craving va a interferir en ese deseo de mantener la abstinencia. En la misma línea, hay autores que consideran que hay dos tipos de craving: el anhedónico y el condicionado. El anhedónico es el deseo de consumo que aparece en una situación de aburrimiento, para sentirse mejor. El condicionado es el deseo de consumo que aparece ante un estímulo asociado a consumos previos. Este tipo es muy frecuente entre los consumidores de estimulantes porque reviven las experiencias agradables asociadas al consumo.

El modelo biológico del craving predice que éste es muy alto durante la privación aguda de la sustancia y en individuos con niveles altos de dependencia. A lo largo del tiempo, a medida que la persona progresa en su trayectoria adictiva con esa sustancia, surgen conexiones importantes entre el estado de ánimo negativo, el craving y el consumo de la sustancia. Esa persona nota rápidamente que consumiendo la sustancia alivia el estrés y los estados emocionales adversos. El alivio del estrés y el abatimiento a través del consumo de la sustancia puede inducir condicionamiento clásico, de modo que el craving se convierte en una respuesta consistente al estrés y a los estados de ánimo negativos.

La clínica indica que el craving de una sustancia (nicotina, alcohol, cocaína, etc…) es difícil de aguantar debido a su inicio temprano, persistencia y gravedad. Claramente, el craving y el afecto negativo contribuyen a la recaída, de ahí que sea necesario conocerlo, manejarlo y que la persona pueda hacerle frente efectivamente.

¿Cómo afrontar el craving?

El craving es posiblemente el concepto más estudiado y el más pobremente conocido en las adicciones. Ponerse en manos de profesionales de Cínicas CITA ayudará al paciente a superar con un tratamiento de adicción que suponen las drogas.

A pesar de que el craving producido por una droga ha sido definido en numerosas ocasiones, hoy sigue el debate sobre cuál es la mejor manera de definirlo. Esto no ha impedido que se haya convertido en uno de los síntomas para el diagnóstico de trastorno por consumo de sustancias. Por ejemplo, existe controversia sobre si el craving debería ser considerado como un síntoma válido del síndrome de abstinencia de la nicotina: en ocasiones, sí se considera parte del síndrome de abstinencia, pero otros autores lo consideran por separado.

Generalmente, el craving es un deseo o necesidad irresistible de consumo de una droga. Es una experiencia subjetiva, en el sentido de que uno debe ser consciente del deseo para el ansia. La necesidad irresistible de consumo (craving) se observa en la mayoría de los pacientes con dependencia de sustancias.

En algunas sustancias, como en el tabaco, se ha sugerido que el craving podría ser uno de los predictores más sensibles y consistentes del comportamiento de fumar y de la recaída en el tabaco. Sin embargo, no todos los estudios muestran que las recaídas ocurren en presencia de un craving intenso; algunas recaídas ocurren cuando los fumadores están experimentando poco o ningún craving.

Por otra parte, los fumadores menos dependientes, que tienen tanto menos craving como menos síndrome de abstinencia de la nicotina, tienen más probabilidades de recaer en presencia de estímulos concretos como, por ejemplo, en presencia del alcohol. Esto sugiere que los estímulos ambientales juegan también un papel importante en la recaída.

El craving aparece como un aspecto central de los programas de prevención de la recaída; el motivo es que, si no se maneja adecuadamente el craving en el tratamiento, o una vez finalizado el mismo, la probabilidad de que la persona recaiga es alta.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

clinica de desintoxicacion

Problema de adicciones

By Noticias

¿Qué distingue un hábito de una adicción?

¿Qué nos permite distinguir un hábito (del que obtenemos cierta gratificación) de un problema de adicción?

La diferencia fundamental es que, tarde o temprano, la adicción acaba comportando consecuencias negativas en nuestra vida y, sin embargo, seguimos manteniéndola a pesar de todo. De hecho, el criterio para determinar si alguien es un adicto es justamente la nocividad objetiva de su conducta. Incluso, esta nocividad podría incluir la limitación de poder disfrutar de otras maneras, es decir, la percepción por parte del adicto a que aquella sustancia o conducta es imprescindible para vivir.

clinica de desintoxicacion

La adicción

¿De qué consecuencias negativas estamos hablando?

De la nocividad en sus relaciones: limitación del tiempo dedicado a la familia y al entorno social y conflictos derivados de su adicción: falta de comunicación, cambio del carácter, incumplimiento de responsabilidades y promesas, etc…

Quien tiene una adicción puede restarle tiempo y productividad a su trabajo y generar tensiones con los compañeros o perder incluso el trabajo.

Pérdida de recursos económicos por consumo o conductas adictivas o por pérdida del trabajo.

Los adictos suelen padecer secuelas psicológicas: irritabilidad, pérdida de auto-estima, sentimientos de culpa y fracaso, depresión…

Bajo la adicción, los adictos se comportan de manera egoísta y egocéntrica.

Un adicto acostumbra a descuidar la salud física. Y esta tendencia, combinada con el estrés que genera la adicción, puede desembocar en múltiples síntomas físicos. Además, hay que contar con los propios efectos de la droga o de la actividad adictiva.

De todos modos, una vez instaurada la adicción uno es incapaz de controlarla a pesar de todas las buenas intenciones. La sustancia o actividad adictiva le controla a uno. 

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

centro de desintoxicacion

Decir no a las drogas

By Noticias

No quiere decir NO

Decir no a las drogas.- 07/11/2014.- No es fácil decir que no. Un adicto es adicto justamente por su dificultad para decir que no: no puede fijar fronteras ni respetar límites. ¿Por qué ahora debería ser fácil para él decir que no?

Cuando empieza la abstención, uno puede encontrarse con un ofrecimiento de droga. Y el ofrecimiento puede provenir de alguien inesperado o de personas a las que uno le cuesta decir que no.

centro de desintoxicacion

Por ello es esencial elaborar de antemano una manera cómoda y eficaz de decir que no a las drogas. De lo contrario, ante un aprieto, se corre el riesgo de ceder. Aprender a fijar límites, a decir que no, es también una parte fundamental del proceso de recuperación.

En la primera parte de la recuperación, se tiene la oportunidad de desaprender la tendencia a complacer a la gente en lugar de reforzarla, la oportunidad de cuidar de uno mismo. Lo cierto es que a la gente no les importa que rechaces su oferta, y si le importa tu proceso de rehabilitación es mucho más importante que su frustración.

Hay que analizar el tipo de situaciones en las que uno puede exponerse a ser objeto de la presión de grupo y determinar una manera firme y educada de decir que no.

La técnica básica para responder de forma asertiva es enfrentarse a la otra persona, mirarle a los ojos y decir que no, sencilla y firmemente. Por lo general, esta actitud es suficiente para resolver la situación.

Si la otra persona insiste, no hay que dejarse arrastrar a debates. Lo recomendable es repetir la respuesta original.

Es importante comentar con el terapeuta este tipo de situaciones, si éstas se presentan, ya que lo más probable es que provoquen ansiedad, ambivalencia y confusión.

Decir que no a las drogas

CITA participa en la concienciación para ayudar a decir no a las drogas. El mejor paso para superar la adicción es no caer en ella.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

centro de desintoxicacion

El testimonio de un tratamiento de adicciones

By Noticias

Tratamiento de adicciones.- 29/10/2014.- A menudo se escucha hablar en las noticias acerca de personalidades que llevan a cabo un tratamiento de desintoxicación durante quince, veinte días. A veces un mes. Esto genera una imagen distorsionada acerca de la realidad de un tratamiento de adicciones. Un proceso que implica la atención a varios factores diferentes, tanto médicos como psicológicos. 

centro de desintoxicacion

Roger Pera, actor: “Ser adicto es una gran putada”

El actor catalán Roger Pera ha explicado su proceso de rehabilitación de las drogas en una entrevista de radio. Y ahora prepara la publicación de un libro en el que relata su recuperación.

El día 25 de enero de 2014, tuvo que suspenderse en Barcelona la función del musical ‘Germans de sang’ porque el actor Roger Pera no se presentó en el teatro. La explicación oficial dada por el director del montaje teatral fue que el actor estaba enfermo. Muchos meses después, Roger Pera ha explicado las verdaderes razones de aquella ausencia y algunos detalles de su proceso de recuperación de la adicción a las drogas: “A veces, cuando uno no se saben gestionar algunas dificultades, busca una válvula de escape. Y hay válvulas de escape sanas, pero también las hay autodestructivas. No podia hacer nada, me encerraba en casa”

La ausencia en aquella función teatral marcó para Roger Pera un punto de crisis, reflexión y cambio. Y decidió iniciar el largo camino de la recuperación, sin caer en estereotipos terapéuticos ni pretender falsear la realidad de su adicción: “Estamos acostumbrados a ver a un actor de Hollywood que entra en una clínica cinco semanas y se recupera, pero, en cambio, se trata de un largo camino. Estoy trabajando, y con mucha ilusión, para dar un vuelco a esta historia” Y para dar fe de ello, ha escrito un libro que lleva por titulo ‘Éxito’ y muestra el diario personal de aquellos meses.

Pera no minimiza en ningún momento la dureza de su enfermedad: “He tenido infinitas oportunidades para morirme, y en cambio estoy aquí. Ser adicto es una gran putada. Estuve una semana sin querer salir de la cama, acumulando fuerzxas para poder solucionar aquello. Una adicción es una de las piedras más difíciles con las que te puedes encontrar”

Una vez recuperado de su adicción, el actor ha vuelto a su trabajo sobre el escenario. Y valora además todo lo aprendido durante estos últimos meses, no sólo acerca de cómo recuperar su vida, sino también sobre el proceso inacabable de conocerse a sí mismo y convertirse en una persona más madura: “Nunca me he sentido tan feliz como ahora”.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

no mas drogas

Desarrollar una adicción

By Noticias

La influencia de los videojuegos en las adicciones

Desarrollar una adicción.- 06/10/2014.-Según un estudio reciente, publicado en la revista de la Asociación Estadounidense de Psicología, aquellos videojuegos que ensalzan la figura de personajes antisociales y violentos pueden aumentar el riesgo de comportamientos violentos y adictivos en el colectivo de los jóvenes, ya que estos juegos –muchas veces pensados para adultos con una estructura psicológica supuestamente más madura, pueden alterar la visión que tienen de ellos mismos y de su relación con los demás.

no mas drogas

Estas conclusiones respaldan las aportaciones de otros estudios previos que concluían que muchos jóvenes tienden a identificarse con los protagonistes de estos juegos e insistían en las mismas conclusiones: la peligrosidad potencial de ciertos videojuegos al incidir directamente en el proceso de crecimiento personal de los adolescentes, incitando, por ejemplo, a conductas irresponsables y peligrosas al volante.

En cuanto al estudio al que ahora hacemos referencia, lo que sugiere es que los videojuegos violentos podrían no sólo incitar a los adolescentes a tener comportamientos violentos sino también llevarlos a consumir alcohol y tabaco, y tener comportamientos sexuales de riesgo, al igual que al conducir.

Para esta investigación, los autores estudiaron a más de 5.000 adolescentes estadounidenses elegidos al azar, que respondieron a una serie de preguntas telefónicas a lo largo de cuatro años. Y Examinaron una variedad de factores, como el hecho de jugar a tres juegos violentos en los que se exaltaba el riesgo. Los investigadores constataron que juegos como éstos estaban vinculados a una amplia gama de comportamientos de riesgo entre los jóvenes, lo que explicaría en parte algunos cambios de personalidad y la adopción de actitudes y valores que favocererían conductas antisociales.

Estos efectos fueron similares entre los varones y las chicas, y eran más pronunciados entre los que pasaban más tiempo jugando a este tipo de videojuegos.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

terapia de adicciones

El proceso terapéutico

By Noticias

Terapia de adicciones.- 26/09/2014.- Entré en CITA el 4 de agosto de 2013 despistado, inconsciente, perdido en una existencia cuyo único sentido era el consumo, mi pensamiento era tóxico, engañoso y autodestructivo. No tenía ni idea de las emociones que padecía que iban desde el remordimiento, al rechazo de mi vida, el aburrimiento, el aislamiento, la angustia, la indignación, el odio, el rencor… La relación con mi familia padecía por mi comportamiento y yo me distanciaba cada vez más. ¿Dónde estaban la satisfacción, el buen humor, el entusiasmo por la vida y la alegría? ¿Dónde el chico feliz y simpático de un pasado ya remoto?

terapia de adicciones

Soy demasiado joven y mi existencia está libre de grandes tragedias como para considerar un sufrimiento externo como justificación de mi estado de entonces. El consumo era la punta del iceberg de mis problemas y en última instancia me distanciaba de la posibilidad de comprenderlos, afrontarlos y superarlos. Todo venía de mi interior, de mi posicionamiento frente a los sucesos  de mi pasado, de la actitud dramática con la que abordaba el presente, de un ser demasiado mental, con tendencia al aislamiento y poco presente en el aquí y el ahora, de un constante juego de opuestos de gobernaba mi mente por un lado un juez cruel y despiadado y por otro una víctima huidiza y quejumbrosa.

Una de las primeras cosas que más me ayudó desde un principio fue la estructura diaria, la imposición de límites y la privación de lo que yo consideraba “libertad”. Los recuerdos de los primeros meses me remiten a los estupendos talleres que realizaba mi psicóloga Kari,  siempre enfocados a conocerse y al crecimiento personal. También a las psicoterapias asistidas por equinos guiadas por Xelo y Checho, donde la interacción con los animales empezó a desnudar mi alma, en ellas mis engañosos razonamientos se quedaban al margen y siempre terminaba enfrentándome a la verdad. Los caballos esos mágicos y misteriosos animales, tan puros, nobles, dignos e imperturbables en su paz. No se que habría sido de mi sin su mirada, sin las tardes sobre sus lomos, ni su presencia constante, tal vez ahora no estaría escribiendo esto.

Así pasé los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre en el bellísimo entorno de CITA RURAL, con sus momentos difíciles en los que quería abandonar y otros mejores, siempre entre caballos. En diciembre me enfrenté a un nuevo reto, volver a la vida urbana. Pasé de vivir en la montaña a la torre, en Barcelona una ciudad que siempre me ha seducido, asistía a las terapias en el ambulatorio, comencé a recibir clases de dibujo y música y practicaba deporte regularmente. El cambio fue radical y aunque seguía teniendo unos límites y un control, de la noche a la mañana gozaba de la libertad de movimiento que no había tenido en cuatro meses y la valoré más que nunca. El simple hecho de sentarme en una terraza, de pasear por la ciudad o ir a hacer la compra ya era satisfactorio. En la torre empecé a responsabilizarme de mi mismo como hasta ahora nunca había hecho, cocinaba todos los días, me seguía levantando temprano y me mantenía ocupado.

Me voy de CITA con fortaleza, apoyo familiar y terapéutico. Mi plan para el futuro próximo es retomar mis estudios de Arquitectura en Barcelona, seguir creciendo, dando sentido a mi vida en cada momento el que corresponda, ser consecuente con mis actos sabiendo que libertad y responsabilidad van de la mano y tener una actitud positiva frente a las adversidades. Pienso que en la adicción cuando llevas un tiempo sin consumir, cada día que pasa sin hacerlo es un granito de arena y el volver a incurrir en ella es como un huracán capaz de disipar todo lo ganado con esfuerzo y perseverancia. Por si me acercó al huracán, incluiré en mi credo personal la siguiente cita de Viktor E. Frankl como una máxima:

“Vive como si ya estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez ya hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar.”

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.