Skip to main content
Category

Sexo

actor drogadicto

Famosos que han confesado ser adictos al sexo

By Noticias, Sexo

Descubre los famosos que han confesado ser adictos al sexo en esta lista. Muchos de estos celebrities han hecho eco de su situación más personal reconociendo su adicción e incluso algunos han tenido que recibir tratamiento de adicción al sexo.
NOTA: Hay que tener en cuenta que la adicción se detecta cuando el comportamiento se vuelve insaciable y conlleva a problemas en todos los ámbitos. El descontrol por parte de la persona delante de la situación y el no poder remediarlo, identifica la adicción.  Empezamos:

Lista de famosos adictos al sexo:

Los famosos, entre ellos actores y personajes influyentes, han citado públicamente su adicción, incluso han confesado estar tratándose.

1. Charlie Sheen

Confesó que en 2013 acabó contrayendo el VIH como consecuencia de su vicio al sexo. Llegó a gastarse millón y medio de dólares en prostitutas. Actualmente asegura estar centrado en la familia y haber centrado de nuevo su vida.

2. David Arquette

En este caso, fue su ex pareja la que le acusó de tener un problema con el sexo. El actor hizo unas declaraciones sobre su insatisfacción sexual y los problemas que le causó esta adicción.

3. David Carradine

La práctica de sexo por asfixia le llevo al límite. Fue hallado muerto después de esta práctica erótica. Anteriormente, su cuarta mujer afirmó que tenía un comportamiento sexual anormal.

4. Hugh Grant

Tras un escándalo a nivel internacional por infidelidad con una prostituta, la presión le llevó a confesar su adicción al sexo.

5.Hugh Jackman

Reconoció que la práctica de sexo tántrico le había provocado un problema de adicción.

6.Colin Farrell

Finalmente tuvo que ingresar en un centro de adicciones tras difundirse un vídeo suyo con la modelo Nicole Narain.

7. Robert Downey Jr.

Reconoció abiertamente haber superado esta adicción que le llevó a estar obsesionado con el sexo y con su pene durante mucho tiempo.

8. Russell Brand

Rusell no estuvo ligado únicamente a la adicción del sexo, sino que relató un sin fin de adicciones en ‘My Booky Wook: a memoir of sex, drugs and stand-up’.

9. Ozzy Osbourne

Ozzy confesó llevar más de 6 años tratándose de su adicción e incluso hacer eco públicamente le sirvió de terapia.

10. Puff Daddy

Ha confesado haber tenido sexo durante más de 28 horas. Afirma, además, que su vida sexual se complace con la menos 20 horas.

11. Rob Lowe

Tras publicarse un vídeo de sus relaciones sexuales con dos chicas, una de ellas aun menor de edad, tuvo que confesar su ingresó en un centro para tratar su trastorno.

12. Scott Disick

El ex de Kourtney Kardashian tuvo que confesar su adicción en un programa de ‘Keeping Up with the Kardashians’

Lista de famosas adictas al sexo:

También estas celebrities han dado a conocer o han dejado caer su adicción.

1. Mel B

Confesó tener una libido muy alta y necesitar una vida sexual muy variada.

2. Kim Cattrall

La actriz confesó ser adicta al sexo. También publicó el libro ‘Satisfacción, el arte del orgasmo’.

3. Lindsay Lohan

En este caso fueron los psicólogos los que confirmaron que era adicta al sexo para suplir su adicción a las drogas después de acudir a un centro de rehabilitación.

4. Britney Spears


En el famoso documental ‘I Am Britney Jean’, la cantante confesó su adicción como consecuencia de un trastorno bipolar que le lleva a la ninfomanía.

5. Lindsay Lohan


En el caso de Lindsay Lohan, fue su ex novio Riley Giles el que hizo público que la actriz es una adicta al sexo y aseguró que su consumo de drogas comenzó por no conseguir la satisfacción que deseaba.

6. Cameron Diaz


Diaz siempre ha estado en favor al exceso de relaciones intimas: «son excelentes para combatir crisis personales y para disfrutar mas la vida».

Más información y Fuentes:

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

sexo

Conoce un caso de adicción al sexo

By Noticias, Sexo, Testimonios

En la sección ‘La contra’ del diario La Vanguardia, Víctor Amela ha entrevistado a Raúl Eguía, un biólogo molecular español, que confiesa un pasado de adicción al sexo y de cómo consiguió sanar esta adicción.

Un caso de adicción al sexo

Seleccionamos algunos fragmentos relevantes de su testimonio, un ejemplo adicción al sexo:
‘Desde los cinco años tuve acceso a la pornografía. Hoy los niños acceden a la pornografía en España con diez años de media.’
‘Cuando uno es tan pequeño, el impacto es tan grande que te cambia la mirada hacia el otro, lo ves como alguien de quien obtener un servicio y un placer. Así, uno empieza a transitar un camino muy difícil y adictivo por el que transita mucha gente’
‘El 52% de los divorcios en EE.UU. es causado porque uno de los miembros de la pareja es adicto a la pornografía, normalmente el hombre. Y bueno, uno tiene experiencias sexuales muy temprano y muy perversas.’
‘Piensas que la pornografía es inocua y quedas atrapado. La ciencia hoy reconoce la adicción sexual como una de las peores. En mi caso, de cara afuera todo iba bien, una carrera brillante, pero era presa de un gran sufrimiento.’
‘Era un esclavo, no podía controlarme y cada vez necesitaba cosas más fuertes. Hasta que llegué a plantearme seriamente el suicidio.’
‘Estaba casado, pero era mi secreto. Vivía en la mentira.’
‘A mí me sanó el amor de Dios. Yo era un ateo combativo, sentía un odio visceral contra las religiones y contra la vida (…) Las adicciones crean una ansiedad fortísima y yo estaba en plena crisis. Una noche, al borde del suicidio, le grité a Dios: ‘¡Si existes, sácame de aquí ahora!’. Me rendí y quedé limpio de la adicción de la noche a la mañana.’
‘Se lo expliqué todo a mí mujer. Me perdonó. Luego vinieron los remordimientos de todo el mal que había hecho, y entonces experimenté el amor de Dios, fue como si me quitaran una losa.’
‘Ahora acompaño a familias y personas con adicciones y depresiones. Así empecé a ver milagro tras milagro. Personas que experimentan el amor de Dios y sanan de raíz como ocurre en el Evangelio de Mateo, 8, cuando un leproso se le acerca a Jesús y le dice ‘Si quieres puedes limpiarme’. Lo mismo que me ocurrió a mí, pero en Nueva York en el siglo XXI.’
‘Sucede una y otra vez, esa es mi experiencia, ese amor que te cambia la vida cuando te rindes. Dios responde siempre. Si yo hubiera escuchado mi historia hace unos años me habría reído. ¿Sabe cuál es el problema? Dios acude siempre y te toca, pero la gente no nos dejamos tocar porque tenemos problemas de rencor, de perdón. Has de rendirte. El corazón es una puerta que se abre desde dentro. Todo se resume en que todos necesitamos ser amados, reconocidos, y cuando eso no se da la gente sufre una y otra vez. La experiencia de Dios es dejarse amar por Él, así de sencillo.’
‘Tenemos una coraza tan enorme que impedimos que nos amen gratuitamente, y eso es lo que hace Jesús, viene y te toca, es una experiencia tangible; y tú no tienes que hacer nada, sólo dejarte amar, sentir que alguien te escucha.’

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

Música, sexo y drogas

By Noticias, Sexo

Según las conclusiones de un estudio sobre un fármaco utilizado para combatir las adicciones o el exceso de peso, el sexo, las drogas, la comida o la música, activan el mismo circuito cerebral de recompensa, al disparar la liberación de opioides endógenos como las endorfinas y neurotransmisores como la dopamina.

Es evidente que la música provoca intensas emociones que tienen un correlato físico, pero hasta ahora se ignoraba el proceso neuroquímicos de la experiencia musical. Para descubrirlo, un equipo de investigación canadiense se centro en otras actividades caaces de provocar placer, como el sexo, las drogas, el alcohol o la comida, ya que todas elles son capaces de activar circuitos de recompensa del cerebro.

También se fijaron en la naltrexona, una sustancia que es usada para tratar la adicción al alcohol o los opiáceos como la heroína o la morfina, y que combinada con otro principio activo, se utiliza también para combatir la obesidad y que puede bloquear el placer del orgasmo o la adicción a la cocaína.

La hipótesis de partida era que la naltrexona debería reducir las reacciones emocionales a la música, provocando anhedonia musical. De ser así, eso implicaría que los mismos circuitos neuronales que intervienen en otras actividades placenteras también lo hacen en la experiencia musical.

Convocaron a continuación a veinte estudiantes y les pidieron que escogieran dos de sus canciones preferidas. A diez de ellos les administraron 50 miligramos de naltrexona, la dosis mínima recomendada y a la otra mitad les dieron un placebo. Después les colocaron sensores en la cara para obtener la actividad eléctrica de varios músculos faciales y también registraron su respiración, el ritmo cardíaco, la presión sanguínea y la conductividad de la piel antes y durante el experimento.

Una hora después de ingerir la pastilla, los estudiantes escucharon sus dos canciones y otras músicas seleccionadas por los investigadores por su frialdad o emocionalidad plana. Una semana más tarde, repitieron el experimento pero dándole placebo a los que siete días antes habían tomado naltrexona y viceversa. En las dos ocasiones, los que habían tomado el fármaco mostraron niveles bajos similares cuando escuchaban sus canciones y las neutrales. Más aún, sus gráficas eran muy inferiores a las que registraron los que solo tomaron placebo.

Para los psicólogos implicados en el experimento ésta sería la primera demostración de que los opioides endógenos del cerebro están implicados directamente en el placer musical.

Lo que les hizo la naltrexona fue bloquear el 80% de los llamados receptores opioides mu y delta, elementos de las neuronas a los que se acoplan los opioides, ya sean endógenos (endorfinas, encefalinas o dinorfinas) o exógenos (opio, morfina, heroína…). Al bloquearlos, buena parte del sistema de recompensa del cerebro se detiene. De este modo, no se liberan sustancias que provocan bienestar, pero tampoco las que generan dolor o angustia. De hecho, los investigadores comprobaron que, cuánto más habían valorado los participantes la emotividad de sus canciones, más fríos les dejaban escucharlas bajo el efecto de la naltrexona.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

chica

Nuevas drogas usadas para el sexo

By Noticias, Sexo

La utilización de drogas con el propósito de la excitación sexual es una tendencia que puede provocar graves riesgos para la salud. Este fenómeno, conocido como ‘Chemsex’, está ganando presencia entre la comunidad gay española, a pesar de las posibles consecuencias adversas que tiene para la salud.

Concretamente, esta moda gana popularidad en las fiestas sexuales privadas de fin de semana, en las que se mantienen relaciones sexuales tras utilizar drogas como mefedrona, flakka, cristal, éxtasis y cocaína, entre otras.

La mefedrona y la flakka son nuevas drogas con efectos estimulantes, pertenecientes al grupo químico de las catinonas. Energy Control ha detectado desde 2008 el uso de mefedrona para adulterar o sustituir éxtasis o cocaína y ha constatado que esta sustancia está cada vez más presente en el mercado, aunque siga siendo un fenómeno minoritario en comparación con otros estupefacientes. Se presenta en polvo o en comprimidos y se toma por vía oral o esnifada, aunque esta última forma de consumo entraña mayores riesgos de efectos secundarios graves, urgencias y adicción. Los usuarios describen efectos de euforia, aumento de la energía, estado de alerta, urgencia de hablar, mejora de la función mental, aumento de la percepción de la música, disminución de sentimientos hostiles e incremento del deseo sexual.

Sin embargo, entre las alteraciones que puede provocar a largo plazo se encuentran problemas de vasoconstricción, coloraciones rojas de la piel en las articulaciones, disfunciones cardiovasculares y adicción.

La flakka se ha localizado en el mercado desde el año 2011 como un sustituto, un sucedáneo o un fraude, ya que los usuarios la compran como éxtasis, aunque en realidad se trata de alfa-PVP. La forma de presentación más común es en polvo blanco o marrón y las formas de consumo más frecuentes son oral y esnifada, aunque también hay otras vías de administración (sublingual, rectal, intramuscular y fumada). Esta sustancia provoca euforia, estimulación mental, sensación de tener más energía, creatividad, productividad, incremento del estado de alerta y excitación sexual. En casos de consumos intensos y prolongados, los usuarios refieren dolores de cabeza, depresión, ansiedad, sensación de mareo, debilidad muscular, ojos rojos, dolor abdominal y de riñón, ataques de pánico, depresión y psicosis.

Energy Control advierte que se desconocen los daños que las nuevas drogas pueden provocar sobre la salud de las personas a corto, medio y largo plazo, por su reciente aparición, por la escasa literatura científica sobre la materia y por el hecho de que la mayoría no han sido probadas en seres humanos.

La mefedrona fue ilegalizada en España en 2011, mientras que la flakka no está aún fiscalizada en nuestro país. De hecho, uno de los problemas es que el riesgo de aparición de estas sustancias en el mercado es más rápido de lo que el Gobierno puede actuar en la fiscalización.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.