Skip to main content
Category

Testimonios

Testomonio cocaína

La última oportunidad de mi vida; Testomonio cocaína

By Cocaína, Noticias, Testimonios

El consumo lo hacíamos tras dos copas, y aunque comenzamos consumiendo solo los sábados para no engancharnos, pronto no íbamos a ser nosotros los que decidíamos cuando consumir y cuando no. Mi cabeza pedía cada vez más, mi cuerpo necesitaba cocaína para despertarse… y aunque me provocaba náuseas de primeras, la sensación de satisfacción después de consumir era satisfactoria para todos los que consumíamos del grupo.

Read More

Empecé consumiendo por curiosidad cuando salía de fiesta con mis amigos, amigos por decir algo. Cada semana quedábamos para salir a la misma discoteca donde veíamos a la misma gente y teníamos la misma rutina: beber cubatas y si estaba “esa persona” pedirle un gramo por cabeza.

Testimonio de cocaína

El consumo lo hacíamos tras dos copas, y aunque comenzamos consumiendo solo los sábados para no engancharnos, pronto no íbamos a ser nosotros los que decidíamos cuando consumir y cuando no. Mi cabeza pedía cada vez más, mi cuerpo necesitaba cocaína para despertarse… y aunque me provocaba náuseas de primeras, la sensación de satisfacción después de consumir era satisfactoria para todos los que consumíamos del grupo.

Read More

Empecé consumiendo por curiosidad cuando salía de fiesta con mis amigos, amigos por decir algo. Cada semana quedábamos para salir a la misma discoteca donde veíamos a la misma gente y teníamos la misma rutina: beber cubatas y si estaba “esa persona” pedirle un gramo por cabeza.

Testimonio de cocaína

El consumo lo hacíamos tras dos copas, y aunque comenzamos consumiendo solo los sábados para no engancharnos, pronto no íbamos a ser nosotros los que decidíamos cuando consumir y cuando no. Mi cabeza pedía cada vez más, mi cuerpo necesitaba cocaína para despertarse… y aunque me provocaba náuseas de primeras, la sensación de satisfacción después de consumir era satisfactoria para todos los que consumíamos del grupo.

Read More

paintball

Fiestas Navideñas con exhibición de magia y Paintball con los pacientes

By Noticias, Testimonios

El pasado 31 de diciembre de 2018, pacientes, socios y colaboradores del Centro de Investigación y Tratamiento de Adicciones, se reunieron para celebrar las fiestas navideñas con una divertida actividad de paintball en grupo.

Os dejamos unas imágenes dónde los pacientes disfrutan de la actividad.

El pasado día 1 de Enero, también diversos pacientes de CITA se reunieron para celebrar el año nuevo para ver una exhibición de magia conjuntamente.

La exhibición de magia se llevó a cabo en las instalaciones de CITA y fue un éxito. Os dejamos una secuencia dónde los pacientes disfrutan del momento y del humor del artista.

jeringuilla y heroina

Testimonio Heroína: Empecé con 17 y CITA me curó

By Heroína, Noticias, Testimonios

Es importante para conocer la historia real de un expaciente de Clínicas CITA antes de ingresar, cómo una persona que ha estado 30 años consumiendo heroína acaba recurriendo al tratamiento profesional para abordar su enfermedad definitivamente.

‘En mi caso empecé tarde. A los 17 años, probé la heroína. Digo tarde porque resistí varios años sin hacerlo: con 14 todos mis colegas se estaban metiendo ya’. Pedro nació y creció en el madrileño barrio de Usera.

‘La primera vez la inhalé con un amigo. Fue una experiencia maravillosa, un colocón de paz y placer. La segunda vez ya me pinché’. Era 1988 o 1989, no recuerda exactamente. ‘Desde entonces nunca la he dejado. No puedo. Ni me lo planteo’.

Sí ha conseguido Pedro controlar la forma de drogarse. ‘Me inyecto dos veces al día. He conseguido que, con esas dos veces, sea suficiente. Pero como me pase la hora, me vuelvo loco. Me inyecto por las mañanas y cada noche’.

No siempre fue tan sencillo de explicar. Pedro tiene ahora 47 años y recuerda en lo que se convirtió su vida cuando acababa de cumplir 20. ‘No existía nada en la vida que no fuera el siguiente chute. Me llegué a inyectar en el escroto. Y cada vez necesitas más y todo lo que no sea estar colocado era perder el tempo. Entonces la heroína era mejor, ahora es una mierda’.

Pedro es portador de VIH y hepatitis. Trabaja con un contrato parcial y su salud es precaria. ‘Estoy muy flaco y tengo problemas en la boca, llagas y esas cosas. ¿Dejarlo? Se te pasa por la cabeza, pero es que no puedo. No me merece la pena el sufrimiento del monazo’.

Pedro opina que la heroína está volviendo a las calles en mayor medida. ‘Yo sí creo que hay más. Hay más cantidad. No es lo de los años 80, claro, porque hay más controles y eso. Pero yo creo que sí está creciendo’.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

alcohol

Testimonio de un paciente ingresado por alcoholismo en CITA

By Noticias, Testimonios

Hace poco más dos años mi marido estaba en las puertas de una demencia. Su adicción al alcohol le había producido lesiones cerebrales importantes, sobre todo en el lóbulo frontal, la zona que afecta al comportamiento. La relación a nivel familiar era insostenible, por lo cual  tomé una decisión drástica.

Le comuniqué que debía ingresar en un centro de adicciones para su deshabituación e intoxicación alcohólica. Tuve que presionar para que viera que iba muy en serio. Entonces fue cuando se lo planteó, aceptando mi propuesta.

Estuve buscando un lugar apropiado para que pudiera estar mínimamente tranquilo y bien atendido. Al final me decidí por Clínicas CITA, ya que cumplía con los criterios que yo estaba buscando: un lugar en que no se sintiera encerrado, cerca de un núcleo urbano, sin aspecto de clínica, un ambiente acogedor y que a poder ser tuviera la naturaleza como entorno.

Cuando vi los caballos ya no tuve ninguna duda. La equinoterapia es muy importante para ayudar a sanar las emociones.

Tuve una entrevista con el Dr. Fabregas, director del centro de adicciones. Me gustó como enfocaban las terapias y pronto me percaté de la calidad profesional y humana de las personas que allí trabajaban.

En el momento de su ingreso nos acompañaron nuestras hijas, y quiero remarcarlo dada la importancia que tiene en estos momentos la familia. Una vez en el centro, no se adaptaba, se quería marchar.

Fue realmente muy duro. La socioterapeuta le convenció muy hábilmente para que siguiera luchando, y así fue. Al final mi marido se entregó en cuerpo y alma a su proceso.

Hoy en día somos felices, se ha recuperado muchísimo y quiero decir bien alto que ha sido gracias a su esfuerzo principalmente, porque quien piense que es fácil se equivoca.

Entró con problemas neurológicos muy acentuados y ahora han desaparecido.

Sin duda lo que más le ha ayudado han sido las sesiones individualizadas que Clínicas CITA contemplan para la rehabilitación de sus clientes. El tener como referente a una gran profesional que le ha ido guiando durante este tiempo, le ha permitido ir avanzando. También lo remarco porque sin buenos profesionales quizás no hubiera sido lo mismo.

Quisiera que la experiencia de mi marido sirviera para que los que en este momento se encuentran en una situación similar, no duden en seguir adelante a pesar de todas las dificultades que seguro se les presentarán. También han de saber que estarán acompañados por grandísimos profesionales.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

botella con mensaje

Despedida de un ex adicto

By Noticias, Testimonios

Hoy en Clínicas CITA hemos celebrado una despedida de un antiguo adicto que llevaba varios meses luchando consigo mismo para curar. Paciente y profesionales han mostrado su calidad humana escuchando las últimas palabras y las primeras de una nueva vida por delante.
Os dejamos una transcripción de la carta emotiva que ha leído delante de todos.

Carta de despedida de un ex adicto en el centro de desintoxicación CITA

Hoy es mi último día aquí, no me gustan las despedidas así que quiero deciros ¡Hasta luego!
Cuando entré en CITA tenía el corazón roto y mi cuerpo no era mío. Sin fuerzas para continuar.
Esta etapa desde febrero ha sido decisiva en mi vida, para mi marido que soportó lo insoportable, y para mis hijos que nunca dejaron de apoyarme sin pedir nada.
Cuando entré, convencida que este nuevo tratamiento iba a tener el mismo final que los tratamientos anteriores, sin esperanzas ni ilusiones. Mi cabeza decía por que sigues intentándolo, no lo vas a salir nunca. Ya estás en el fondo del pozo.
Pero cuando di el primer paso en CITA sentí por primera vez que tenia un compromiso. Iba a trabajar en mi y descubrir quien era y por que no había emergido antes.
Hice deportes que nunca pensé que podría llegar a hacer, y fue gracias a mi socio terapeuta que comencé a cambiar, por que yo sentía que no valía para nada.
Todo cambió cuando comencé a tener ganas de tener una rutina. Escucha activa decían. Cuando empecé a escuchar, comencé a ver cuantos corazones rotos había a mi alrededor, batallando para su recuperación.
Sin darme cuenta día a día mi pensamiento comenzaba a ser positiva. Empecé a ver mi ira de forma diferente. De no querer mirarme en el espejo a querer enamorarme del reflejo que me ofrecía. Ahora me gusta lo que veo.
Esa fue la primera de mis emociones que sentí. Ahí descubrí a una mujer que llevaba 49 años escondida. Una niña adolescente, una adolescente obediente que cuidaba de sus hermanos pequeños. Una adulta que hacía que todos los problemas fueran solucionados y se había olvidado de ella misma.
Sed conscientes de vosotros mismos, quereos, amaos y respetaos. Que vuestros dos «yo’s» sean amigos y os ayuden a cumplir vuestras objetivos y metas en vuestra vida.
A los profesionales os agradezco de todo corazón lo que habéis hecho por mi, por aguantarme con vuestra santa paciencia por vuestro saber estar y vuestras muestras de pollo. Sois unos/as guerreros que nos habéis enseñado como luchar con ilusión y valentía, frente a las adversidades de la vida. Que todo tiene un por qué y esto también pasará. No cambies nunca. Seguid abriendo los ojos a los compañeros que están y a los que vendrán.
Gracias a todos los profesionales por vuestro apoyo.
A los compañeros que habéis estado conmigo en los malos y buenos momentos. Tengo la esperanza de que vais a conseguir ganar esta batalla. Que el tiempo que hemos estado juntos aprendí de cada uno de vosotros, que nunca hay que darse por vencido y hay que seguir adelante, aunque haya un tropiezo. Hay que levantarse con más fuerza.
A los nuevos compañeros, lo más importante en esta lucha es la actitud y la humildad. Batallar es ganar y vosotros podéis. Levantaos con la sonrisa puesta. Disfrutad y vivid cada momento como si no hubiese un mañana.
A la doctora Berta, gracias por haberme tratado con tanto cariño. Que lo que era imposible para todos los médicos que me han tratado, tú lo has conseguido a la primera. La doctora que recordaré toda la vida. Has sido una gran profesional y una gran persona.
A mi queridísima y super socio terapeuta Nuria, has conseguido sacar de mi lo mejor. Has conseguido sacar de mi lo mejor, abrirme en canal y descubrir  que podía, descubrir todo lo que tenía escondido y no veía. Me enseñaste a poner límites y apostar por mi y a pensar en mi. A solucionar los problemas que iban surgiendo durante el proceso. Esas horas que he pasado contigo en los que he aprendido que no sólo sufro yo sino los que tengo a mi alrededor también sufrieron por mí.
Me has cambiado la vida, me has enseñado a ver el camino que ocupo en la vida y el que voy a seguir ocupando. A mi nadie me va a poder quitar nada de lo que es mío.
Gracias por tu trabajo. Nunca te voy a poder olvidar.
Gracias a todos.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

gobierno

Carta al gobierno; Mi hijo consume cocaína

By Noticias, Testimonios

Mi hijo consume cocaína es una carta que reproducimos a continuación. La carta al director publicada el pasado 12 de abril en diario Ara de Cataluña, donde un padre cuenta la problemática de su hijo drogodependiente y las carencias de la ley para garantizar un ingreso en una clínica o en una comunidad terapéutica en contra de la voluntad del propio adicto a pesar de los graves trastornos de salud y del riesgo autolítico que le provoca su adicción.

Testimonio real; “Mi hijo consume cocaína”

‘Me siento indignado e impotente. En casa sufrimos unos problemas que no deseo a ninguna familia. El más importante es saber que tienes a un hijo de 19 años adicto a la cocaína y por consiguiente al alcohol.

Mi hijo lo tenía prácticamente todo: buena familia, salud, buena presencia, es buena persona e inteligente, y además tenía una pareja con la que se querían muchísimo. Pero esta maldita adicción se ha llevado casi todo lo que tenía.

En estos momentos, y después de dos recaídas, mi hijo ha tirado la toalla, o lo que es lo mismo, no se quiere dejar ayudar. Ya tuvo un ingreso involuntario, tras una fuga del centro y anunciarnos que quería quitarse la vida, razón por la cual estuvo ingresado durante tres semanas de manera involuntaria.

De acuerdo con la ley, los psiquiatras no pueden mantenerle más tiempo ingresado en contra de su voluntad, ya que se trata de una persona totalmente inofensiva, a pesar de saber que está muy enferma y de que padece una fuerte adicción a la cocaína. A pesar de que no hace falta extenderse más en su patología (ya que es distinta en cualquier persona adicta), sabemos que tenemos un hijo con un problema muy grave.

Todos los profesionales, médicos psiquiatras, socioterapeutas y psicólogos, y también los médicos psiquiatras, trabajadores sociales y enfermeras de la Seguridad Social tienen muy claro que mi hijo tiene cura si sigue un largo camino de unos ocho meses en un centro terapéutico.

Mi hijo se niega a volver al centro, tiene 19 años y toda una vida por delante. Si la ley se pusiese del lado de mi familia, le reconduciríamos con toda seguridad. La ley solo debería admitir, en todo caso, que es una persona con una enfermedad terminal y que, por tanto, nosotros pudiésemos decidir sobre el destino de su vida.

En este momento mi hijo es prisionero de sí mismo y camina con tristeza y pena por un camino equivocado, con un destino incierto, pero ciertamente destinado a sufrir en un mundo de permanente infelicidad, y posiblemente cometiendo algún delito y poniendo también en peligro la vida de terceros (el consumo de drogas puede provocar accidentes).

Y de aquí mi gran indignación: él se niega a curarse y yo y mi familia, que queremos curarle, no podemos obligarle a ingresar. ¿Por qué la ley no está del lado del sentido común? ¿Algún político puede responder a mi pregunta?

Finalmente, hijo mío, si lees este escrito, deseo que te haga reflexionar y te dejes ayudar. Tu familia lo ha dado todo por ti y tienes mucha gente a tu alrededor que te quiere. Yo no podré cambiar la ley con esta carta, y mucho menos de hoy para mañana, pero tú sí que puedes cambiar de opinión y dejarte ayudar. No te queda otra opción.’

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

sexo

Conoce un caso de adicción al sexo

By Noticias, Sexo, Testimonios

En la sección ‘La contra’ del diario La Vanguardia, Víctor Amela ha entrevistado a Raúl Eguía, un biólogo molecular español, que confiesa un pasado de adicción al sexo y de cómo consiguió sanar esta adicción.

Un caso de adicción al sexo

Seleccionamos algunos fragmentos relevantes de su testimonio, un ejemplo adicción al sexo:
‘Desde los cinco años tuve acceso a la pornografía. Hoy los niños acceden a la pornografía en España con diez años de media.’
‘Cuando uno es tan pequeño, el impacto es tan grande que te cambia la mirada hacia el otro, lo ves como alguien de quien obtener un servicio y un placer. Así, uno empieza a transitar un camino muy difícil y adictivo por el que transita mucha gente’
‘El 52% de los divorcios en EE.UU. es causado porque uno de los miembros de la pareja es adicto a la pornografía, normalmente el hombre. Y bueno, uno tiene experiencias sexuales muy temprano y muy perversas.’
‘Piensas que la pornografía es inocua y quedas atrapado. La ciencia hoy reconoce la adicción sexual como una de las peores. En mi caso, de cara afuera todo iba bien, una carrera brillante, pero era presa de un gran sufrimiento.’
‘Era un esclavo, no podía controlarme y cada vez necesitaba cosas más fuertes. Hasta que llegué a plantearme seriamente el suicidio.’
‘Estaba casado, pero era mi secreto. Vivía en la mentira.’
‘A mí me sanó el amor de Dios. Yo era un ateo combativo, sentía un odio visceral contra las religiones y contra la vida (…) Las adicciones crean una ansiedad fortísima y yo estaba en plena crisis. Una noche, al borde del suicidio, le grité a Dios: ‘¡Si existes, sácame de aquí ahora!’. Me rendí y quedé limpio de la adicción de la noche a la mañana.’
‘Se lo expliqué todo a mí mujer. Me perdonó. Luego vinieron los remordimientos de todo el mal que había hecho, y entonces experimenté el amor de Dios, fue como si me quitaran una losa.’
‘Ahora acompaño a familias y personas con adicciones y depresiones. Así empecé a ver milagro tras milagro. Personas que experimentan el amor de Dios y sanan de raíz como ocurre en el Evangelio de Mateo, 8, cuando un leproso se le acerca a Jesús y le dice ‘Si quieres puedes limpiarme’. Lo mismo que me ocurrió a mí, pero en Nueva York en el siglo XXI.’
‘Sucede una y otra vez, esa es mi experiencia, ese amor que te cambia la vida cuando te rindes. Dios responde siempre. Si yo hubiera escuchado mi historia hace unos años me habría reído. ¿Sabe cuál es el problema? Dios acude siempre y te toca, pero la gente no nos dejamos tocar porque tenemos problemas de rencor, de perdón. Has de rendirte. El corazón es una puerta que se abre desde dentro. Todo se resume en que todos necesitamos ser amados, reconocidos, y cuando eso no se da la gente sufre una y otra vez. La experiencia de Dios es dejarse amar por Él, así de sencillo.’
‘Tenemos una coraza tan enorme que impedimos que nos amen gratuitamente, y eso es lo que hace Jesús, viene y te toca, es una experiencia tangible; y tú no tienes que hacer nada, sólo dejarte amar, sentir que alguien te escucha.’

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.