Tratamiento Ambulatorio sin Ingreso

Nuestro centro ambulatorio ofrece orientación para el manejo de las adicciones o las conductas adictivas. Contamos con un seguimiento terapéutico personalizado de prevención de recaídas y corrección de desencadenantes con especialistas que aseguran la recuperación. Además, contamos con un programa de prevención a las adicciones, así como grupos de apoyo a las familias en nuestra clínica ambulatoria.

Servicios de la clínica

Terapia individual y grupal

Te ofrecemos estas 2 opciones de terapia para que complementes los 2 métodos o elijas la que mejor se adapte a tu caso. 

Programas de prevención

Contamos con programas de prevención al abuso de cannabis, tabaquismo y toxicomanías para jóvenes.

Apoyo a las familias

Las familias pueden acceder tanto a grupos terapéuticos de familias como a terapias individuales para colaborar a la recuperación del adicto con los instrumentos emocionales necesarios.

Posibilidad de pernoctación

Estamos siempre contigo si lo necesitas. Puedes aprovechar tu estancia incluso los fines de semana.

Servicio de terapias on-line

Cuidamos de ti sin que te muevas de casa con nuestro servicio de terapias on-line de la mano de nuestros profesionales. 

Terapia online cita

Tarifas

DESDE 75€ AL DÍA
FIANZA: A CONSULTAR

  Tratamientos de adicciones que realizamos en esta clínica

De la mano de nuestros profesionales

Testimonios

Intento describir mi estado de ánimo actual y mis sentimientos y me resulta muy difícil. Mis sentimientos ahora mismo son de alegría, de vitalidad y de entusiasmo, pero también de contención de mis impulsos. Estoy a medio camino de donde quiero llegar, a medio camino de donde quiero alejarme. Y no es fácil. Durante mucho tiempo, mi modo de hacer las cosas ha sido la precipitación y el desastre. Ahora, en el fondo me siento bien, capacitado para afrontar nuevos retos, pero para esto he de tomar conciencia de cómo estoy ahora, de dónde vengo y de adonde quiero llegar para no cometer más errores. Hay muchos acontecimientos que no quiero recordar, ni debo hacerlo, al menos por ahora, pues aún no me siento lo bastante fuerte.

Sé que otras veces he conseguido estar como estoy ahora, pero también sé que he sufrido recaídas. Lo difícil no es cuando consigo ponerme bien, sino al cabo de un tiempo, cuando mi cerebro me dice que ya ha pasado todo, que ya puedo relajarme y que puedo volver a consumir, porque, si lo hago con moderación, no me traerá problemas. Sé que es mentira, pero siempre hay un día en el que cedo a la tentación. Y después, hasta que no vuelvo a tocar fondo no pido ayuda.
Espero que esta vez, con la ayuda de profesionales y compañeros, sea la definitiva. Ya no me gusta consumir, ya no me lo paso bien casi nunca, al contrario, es la cosa que más odio, y sólo lo hago porque, casi sin darme cuenta, me encuentro haciéndolo de nuevo.

AnónimoAprender de mi pasado

Hola, Dr. Fàbregas.

Me dirijo a usted como una madre agradecida.
Hace un año que, por estas fechas, mi hijo entró en CITA. Hoy, sentada en su habitación, aquí, en nuestra casa, recuerdo este acontecimiento y quiero darle las gracias a usted como director del Centro y a todo el equipo que forman esta gran comunidad.
Las estrategias profesionales y el trato humano que han derramado en el proceso de curación de su adicción, han sido una hermosa experiencia, no sólo para mi hijo sino para toda la familia. Hemos vivenciado personalmente que de un mal puede salir un bien y que de una situación límite se sale más fortalecido, más crecido y más humano.
Gracias a CITA he recuperado a mi hijo y eso no lo olvidaré nunca. Pero lo más importante es que mi hijo se ha reencontrado consigo mismo y ha empezado a ver la luz al final del túnel.
El proceso es largo, pero no importa la distancia sino tener la certeza de que el camino es el correcto.

Es precioso leer y escuchar los testimonios de tanta gente que, después de haber pasado por CITA, hablan de esperanza, ilusión por la vida, valor para afrontar la adversidad y fortaleza para -si se cae- volverlo a intentar. Hablan de gratitud, de esa gratitud que siente el que ha sido rescatado de la muerte. Y hablan de amistad, generosidad y empatía con los que han estado revolcados en el mismo fango.
Como madre, no sólo he recuperado a mi hijo, me he reconciliado conmigo misma. He reconocido mis errores, he pedido perdón y me he perdonado: y el alivio tan grande que se siente es indescriptible.
Ahora quiero a mi hijo tal como es y lo acepto tal cual es porque he cortado el cordón umbilical que nos asfixiaba a ambos. Y estoy disfrutando de él como si lo conociera por primera vez.
La vida es lucha y el día a día es el campo en el que se libran las batallas. Los golpes duelen, pero aprendes que el éxito está en enfrentarte a ellos con arrojo y defenderte con buena técnica.
Gracias, Dr. Fábregas. CITA ha sido una gran escuela. Les animo a que no cejen en el empeño de ayudar y cuidar de tanta gente que les necesita. Su recompensa será grande en el cielo. Con todo mi afecto, me despido de usted. Transmita mi agradecimiento a todo el equipo, formado por unas personas maravillosas que se dan a sí mismas como único método de redención. CITA siempre estará en mi corazón. Un abrazo.

Carta de una madre22 de octubre de 2012.

Aunque los testimonios de un centro de desintoxicación pueden dar la falsa imagen de que se parecen unos a otros, cada uno de ellos es el relato de una experiencia única e intransferible, el certificado de un esfuerzo para recuperar la salud y la dignidad, la declaración de un triunfo merecido.

CITA es un centro de desintoxicación atípico. Es un lugar seguro y sin fisuras, donde todo el equipo te ofrece su apoyo para que apliques tu esfuerzo. Y yo espero haberlo hecho bien. He pasado por todo tipo de momentos, pero creo que el esfuerzo ha valido la pena.La constancia es difícil de sobrellevar pero es muy necesaria. Llegamos aquí para abandonar el consumo de tóxicos. Para algunos, el deseo de consumir es inevitable pero, el que recaiga sabe que podrá volver, que esta puerta seguirá abierta. Espero que a mí no me haga ninguna falta.

Y un recuerdo para mis amigos los caballos: Si daros cuenta, los caballos me habéis dado alegría, fuerza y confianza, y me daréis nuevos sueños y retos para realizar en el día a día.

AnónimoCita en CITA

Un día como hoy entraba en Cita, bastante asustada la verdad y sin saber bien lo que hacia, pero ahora doy mil gracias a todos los que me apoyaron y me ayudaron a dar ese paso que ha sido uno de los mas importantes en mi vida.

Quiero compartir mi alegría con los que estuvieron allí conmigo, y también animar a las personas que no se deciden a dar el paso… porque todo se puede si uno quiere y sobre todo si se deja ayudar por los profesionales.
¡Animo a todos!

AnónimoHoy cumplo un año

Obtén la ayuda que necesitas