Terapia de Adicciones Online

Aprovecha la comodidad de realizar la terapia desde tu casa, pero a la vez tener un seguimiento muy de cerca en tiempo real. Tenemos un acercamiento multidisciplinar en nuestro consultorio online con psiquiatras, psicólogos, médicos, expertos en coaching y educadores. Además, este tipo de terapia reduce los costes de transportes y tiempos. Te recordamos que la terapia online constituye un complemento de la presencial para que nos aseguremos de tu recuperación.

Servicios online

Diferentes herramientas de comunicación

Te damos la opción de realizar la sesión con WebRTC – Web Real Time Communication – que soporta Chrome, Mozilla y Opera. Además, si lo necesitas puedes comunicarte con nuestros especialistas por teléfono.

Monitoreo e intervención psicológica del paciente en tiempo real

Seguimos las mejoras del paciente con monitoreo e intervención psicológica en tiempo real. 

Facilitación para pacientes con dificultad a locomoción

La terapia online es la mejor opción para pacientes que tienen diferentes problemáticas como dificultades de locomoción, por ejemplo.

Plataforma gratuita durante 2 semanas

Disfruta de nuestra plataforma gratis durante 2 semanas mientras dure la emergencia del Covid. 

Tarifas

75€ LA SESIÓN
8.25 CTS. EL MINUTO DE LA VIDEOLLAMADA

 

  Tratamientos de adicciones que realizamos en esta clínica

De la mano de nuestros profesionales

Testimonios

Ahora estoy en mi pisito con todas las velas encendidas. Tengo varios faroles y farolitos de distinto color que producen una agradable luz que, junto con los dibujos de las sombras que provocan, hacen del ambiente del salón algo mágico. Sin embargo todo esto no se aprecia si enciendo la luz, y es el mismo lugar y la misma hora...

Entonces me ha dado que pensar. Y pienso que pasa lo mismo cuando miro por la ventana hacia el cielo en una noche despejada. Si están encendidas las farolas de la calle no puedo ver con claridad las estrellas, a la que se apagan a la madrugada el espectáculo en el cielo es alucinante.

Al igual que en mi piso ahora y que afuera con las estrellas, yo pienso en la cantidad de luces que tenía encendidas y que no me permitían ver con claridad mi interior. Desde que inicié mi tratamiento hasta hoy he ido apagando esas luces y lo que veo, a veces me da miedo y no me gusta, a veces me sorprende y no lo entiendo y a veces no puedo creer que tenga eso ahí y no me haya dado cuenta..

Qué cosas se me pasan por la cabeza, a veces.

AnónimoApagando las luces

Van pasando las semanas y, en este proceso de deshabituación, voy comprendiendo muchas cosas sobre mí mismo, que me complicaban la vida y que facilitaban el consumo.En un taller hemos hablado sobre las dinámicas de grupo: de cómo se forman, de cómo llegan a su punto más alto de relaciones y de cómo se van deshaciendo. El grupo nos puede hacer sentir muy bien y también muy mal.

Estos días sigo trabajando sobre cómo enfrento los conflictos, ya que casi siempre huyo de ellos al pensar que el simple hecho de exponer mi punto de vista derivará en un enfrentamiento. Voy entendiendo que manifestar mi parecer no tiene porque acabar en conflicto. También estoy trabajando el tema de la asunción de responsabilidades en el trabajo. Lo que hagan los demás no es mi responsabilidad, no he de asumir cosas que no me corresponde asumir.

Y voy tomando conciencia de los perjuicios que me ha traído el alcoholismo: sufrimiento personal, pérdida de valores, desorientación respecto al futuro, sufrimiento familiar, perjuicio de la economía familiar, etcétera.. Y además, de los perjuicios que en el futuro podrían haberse derivado de mi consumo: enfermedades, pérdida definitiva de la familia, más sufrimiento personal y de los míos, mas pérdidas económicas, pérdida del trabajo, problemas judiciales, accidentes, etc..

Estoy abordando también el tema de la frustración y ha aparecido una idea nueva muy interesante: cuando un acto de otra persona nos molesta mucho, mucho, quizás tenemos que mirar en nuestro interior, ya que puede que aquello que tanto nos molesta tenga que ver con algún recuerdo o que nos recuerde a alguien.

En la terapia con el psicoterapeuta voy dándome cuenta de que siempre me pongo en el lado negativo de las cosas. Y que ese colocarme en el lado negativo, me baja la autoestima.

Hay que poner orden en la cabeza. Todavía me quedan muchos temas por trabajar.

AnónimoPoner orden en la cabeza

Hablar algunas veces me aburro. ¿Por qué? No estoy preocupado, no estoy cansado. Me aburro y ya está.
El aburrimiento es duro. Yo he venido a CITA a causa de este aburrimiento, un aburrimiento que me ha llevado a hacer fiestas si límites. Y con el aburrimiento llega el sueño, la falta de energía y la apatía.
El aburrimiento provoca una falta de deseo, y esta falta me lleva a pasar al acto, a la impulsividad, a la acción sin reflexión.
Ahora parece que me aburro mucho menos, que empiezo a entender el mecanismo. Y sobre todo, he empezado a hablar. Hay ya una luz en el fondo de mi mente, aunque una luz muy pequeña. Después de un mes, aún tuve tres ataques de pánico en cuatro días.

Es muy duro convivir con esta ansiedad que me roe, me ahoga y me impide respirar. Saco de mí esta ansiedad, la vomito, pero también empiezo a convivir con ella. Los profesionales me lo dicen cada día: hablar, hablar más, hablar siempre. La palabra es una maravilla del ser humano. Hay que hablar todavía: Me libero. Vuelvo a ser yo. Hablo. Quiero vivir, gritar, reír. Para no aburrirme más.

AnónimoHablar, hablar más, hablar siempre

Ahora mismo estaba pensando en que me queda muy poco, menos de tres semanas, para cumplir los dos años de terapia.
Durante estos dos años sólo he fallado una vez a una cita con el terapeuta. Fué la segunda vez que veía a mi psico, consumí y no me presenté a la hora pactada. Desde entonces, y esto sucedió a mediados de junio de 2010, no he vuelto a consumir.

Me siento extraño ahora. Noto como una inquietud interior, como si llegaran los exámenes finales y ahora tuviera que demostrarme que he aprendido la lección y que he interiorizado los conceptos. He sido un buen alumno, aunque un poco travieso a veces. Pero sé que he hecho y que estoy haciendo lo que debo de la mejor manera que puedo.
Ahora ha llegado el momento de hacer un balance de la situación, de resituarme, de saber dónde estoy parado. Miro hacia atrás y me da vértigo. Han pasado tantas cosas en estos dos años…, ha sido tan intenso. A veces he pensado en tirar la toalla, otras veces he creído estar totalmente estancado e incluso he pensado que estaba retrocediendo en mi terapia. Pero me ha servido muchísimo ser constante, no faltar a ningún grupo, hablar de lo que pensaba y sentía, aunque tuviera miedo o verguenza, porque siempre había alguien que me escuchaba. Siempre he tenido alguna persona o personas que estaban atentos a mis palabras, practicando la escucha activa conmigo, y ha sido gracias a las demás personas, compañeros y profesionales, amigos, familiares, que yo he podido salir adelante y sacar fuerzas de donde no creía tenerlas.

Por todo ello, quiero daros las gracias a todos y a todas, algunos no lo verán porque no están en este grupo de Facebook, pero seguro que les llega mi agradecimiento.
Hoy soy más feliz que hace dos años, y lo que es más importante, soy mejor persona.

AnónimoMás feliz que hace dos años, y mejor persona

Obtén la ayuda que necesitas