Skip to main content

Antiguamente se decía que si la persona adicta por voluntad propia no quería curarse ni iniciar tratamiento era imposible que saliera adelante dejando atrás su adicción. Esto obviamente es falso, con los grandes avances en la medicina, psicología y psiquiatría todos puedes ser tratados y superar la adicción.

En este proceso, la familia tiene un papel vital para dar la motivación necesaria al individuo para que este entre en un tratamiento de adicciones. Si la familia es orientada por especialistas a través de intervencionistas el adicto en algún momento cambiará de mentalidad que lo llevará a querer tratarse.


Puntos para saber gestionar los adolescentes adictos

Es muy importante que la familia sepa gestionar bien la situación de la adicción de su hijo, para ello es vital tener claros los siguientes puntos:

  • Estar informado: cuanto más aprenda la familia sobre la adicción más entenderá lo que le esta sucediendo a su hijo y mejor será la ayuda que les brindará. Para ello, es importante que la familia pregunte todas las dudas al intervencionista.
  • No ayudes al adicto:  favorecer a un adolescente adicto dándole dinero, mentir por él, permitir acciones que no debería, es muy perjudicial para la persona adicta, para usted y también para su relación.
  • Establecer límites: por lo tanto, para evitar el punto anterior, es importante establecer unos límites ya que esto ayudará al tratamiento de la adicción y a las posibles futuras recaídas.
  • Mirar y escuchar: los adictos pueden requerir mayor atención. Es importante escuchar y respetar sus sentimientos e inquietudes. Como familiar deberás estar atento para identificar ciertos comportamiento que puedan intuir una recaída.
  • Mantener la calma:  es de vital importancia estar tranquilo en todo momento, dar apoyo a un adolescente adicto puede ser complicado y frustrante pero es importante mantener la calma en todo momento. Evitar levantar la voz, amenazarlo o juzgarlo.
  • Respetar: es muy difícil superar una adicción, por eso es importante que como familiar respetes la decisión del adicto a la hora de querer hacer cierto tratamiento.
  • Novedad: probar cosas nuevas siempre es bueno, nuevas actividades lúdicas o aprender a tocar un instrumento son algunos ejemplos que ayudará al paciente a reemplazar la adicción.

¿Cómo reacción la familia de un adicto?

Las características comunes de una familiar la cual tiene un miembro adicto son las siguientes:

  1. Negación de la situación. Como reacción natural que tiene el adicto, la familia también acostumbra a negar la adicción. Cara al exterior, tratan de hacer ver como si no pasara nada.
  2. Silencio emocional. La familias tratan de no expresar las emociones intensas, sobretodo la ira por ejemplo, para que nada perturbe al adicto.
  3. Intentos de control. Los miembros de la familia intentan hacer todo lo posible para que el adicto abandone su adicción, pero siempre con resultados fallidos. El intento de control de unos a otros puede provocar división dentro de la familia.
  4. Inversión de roles. En una familia con tantos problemas los niños perciben el malestar en sus padres y sienten que deben cuidar de ellos,  salvar a su familia, haciéndose responsables de algo de lo que un niño no debería hacerse responsable.
  5. Problemas de confianza e intimidad. El estado de ánimo del adicto es impredecible, igual que su comportamiento en un momento dado. Esto puede provocar que entre los miembros de la familia dejen de responder a las necesidades emocionales, no se apoyan, hay una pérdida de confianza que antes había.
  6. Fomentar la adicción. Algún familiar para a realizar las tareas que el adicto tenia que hacer dentro de la casa. Esto puede ser perjudicial para él ya que puede llegar a dedicar más tiempo a su enfermedad.
  7. Codependencia en los adultos. Los hijos de adictos no aprenden a identificar bien sus necesidades emocionales ni sus emociones, aunque de adultos son muy sensibles al clima emocional a su alrededor. 

Intervencionista familiar en CITA

Como familiar puedes animar a la persona adicta a hacer un tratamiento de adicciones pero nunca podrás obligarlo ya que al final es una decisión persona que deberá tomar él. Como hemos comentado anteriormente, la figura del intervencionista familiar ayudará a que este tome la decisión de iniciar un tratamiento.

En CITA disponemos de una intervencionista familiar con muchos año de experiencia y buenos resultados, que ayudará en todo momento a las familias con un trato agradable y profesional.