Skip to main content

En España, la ley limita a una edad concreta para poder comprar y consumir bebidas alcohólicas. Este límite se encuentra en la franja de los 18 años.

Esta medida se debe a que el consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad tiene repercusiones en la salud y en el desarrollo social y psicológico de la persona. Los últimos estudios recientes determinan que el consumo de bebidas alcohólicas en menores de edad afectan negativamente su desarrollo mental, social y psicomotriz.  

Los episodios de consumo en la adolescencia de beber hasta embriagarse suponen un trastorno que pueden conllevar una adicción al alcohol en adolescentes, es decir, que puede requerir un tratamiento de alcoholismo para adolescentes.

Adolescentes y alcohol

En Clínicas CITA queremos informar a los adolescentes de los riesgos del alcohol. Creemos que la información de los peligros que implica su consumo y abuso es más útil para la prevención que el miedo, la indignación moral o los reproches. Es difícil imaginar una sociedad sin drogas, pero se pueden reducir sus consecuencias a través de una información real y ponderada. El objetivo es que las drogas, y en este caso el alcohol, provoquen el menor daño posible.

El alcohol es una sustancia tóxica elaborada a partir de la fermentación de almidones, y aunque produce cierta exaltación inicial, en realidad es una droga depresora: retarda las reacciones (afectando la coordinación) y el funcionamiento del cerebro (afectando la capacidad de pensamiento), por lo tanto vuelve torpes a quienes lo beben. Es una de las drogas más consumidas, independientemente del límite de edad determinado por la ley.

Beber alcohol hace que la gente sienta:

  • que se divierte más
  • tenga confianza en sí misma
  • se sienta relajada y tranquila
  • sea más abierta y quiera conversar más
  • se libere y pierda sus inhibiciones
  • sienta que encaja socialmente
  • se sienta feliz y ría más
  • olvide sus problemas por un tiempo
  • piense que tiene el valor de vencer sus temores

Beber demasiado alcohol causa efectos negativos:

  • puede provocar agresividad y violencia, con grandes probabilidades de iniciar altercados
  • se pierde coordinación
  • puede provocar visión doble y hablar con dificultad
  • puede agudizar la depresión si estás deprimido
  • una resaca intensa provoca un malestar muy desagradable
  • en los hombres el alcohol puede deteriorar la fertilidad y la potencia sexual

En la mayoría de los países, la ley prohíbe que los menores de edad compren alcohol.

Es probable que un hombre exceda el límite de alcohol permitido legalmente para conducir si ha bebido poco más de un litro de cerveza, tres medidas de licor o tres vasos de vino; en el caso de la mujer, poco más de dos vasos de cerveza, dos medidas de licor o dos vasos de vino.

No se debe mezclar alcohol con otras drogas. Si al alcohol le sumas más drogas, es posible que pierdas el conocimiento. Si mezclas alcohol con éxtasis o anfetaminas, probablemente te sentirás con mucha energía y acalorado, lo que te hará perder mucha agua y, como tu hígado no podrá deshacerse del alcohol, puedes perder el conocimiento. Alcohol con metadona, heroína o tranquilizantes puede provocar un coma.

Si conduces después de haber tomado algún trago, aún tienes cinco veces más probabilidades de tener un accidente automovilístico que un no bebedor. El alcohol suele provocar accidentes porque retarda los reflejos y reduce la coordinación. Puedes sufrir pérdida temporal de la memoria u olvidar lo que hiciste durante un largo periodo. Puede provocar desmayos y la pérdida del conocimiento. Una borrachera intensa puede provocar convulsiones e incluso pérdida de conocimiento. Si estás ebrio, corres más riesgo de ser negligente y tener relaciones sexuales sin la protección adecuada, arriesgándote a un embarazo no deseado o a contraer una enfermedad de transmisión sexual. Beber durante el embarazo puede provocar síndrome de alcoholismo fetal al bebé. El consumo de alcohol intenso y prolongado suele conducir a la dependencia física y provocar afecciones graves en el corazón, el hígado, el estómago y el cerebro.

Como el alcohol desinhibe, muchos adolescentes tienen su primera relación sexual cuando están ebrios. Por lo general, esto tiene resultados desastrosos.

Aunque el alcohol tarda unos minutos en llegar al cerebro, al hígado le lleva una hora procesar el alcoholque contiene un vaso de vino o una cerveza. Cuanto menor sea tu peso, tanto más te afectará el alcohol. Por consiguiente, existe una buena razón para que el consumo de alcohol sea ilícito por debajo de cierta edad. Un adolescente delgado se emborracha más rápido que un adulto de mayor peso. En las mujeres, los efectos del alcohol se presentan mucho más rápido y duran más que en los hombres.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.