Skip to main content

Proyecto Hombre ha vuelto a lanzar una advertencia sobre el riesgo del policonsumo de drogas, concretamente en Cataluña, subrayando también el incremento detectado de la práctica chemsex, que consiste en practicar sexo después de haber consumido sustancias estupefacientes con el propósito de incrementar la duración y el placer de las relaciones.

Datos policonsumo proyecto hombre

El policonsumo afecta a uno de cada tres usuarios atendidos por Proyecto Hombre, y un 85% de estos policonsumidores son usuarios habituales de cocaína, sustancia que mezclan con otras drogas para contrarrestar o sustituir sus efectos. Las combinaciones más habituales en los policonsumidores son la cocaína y el alcohol y la cocaína y el cannabis.

La principal motivación de los policonsumidores es la de intentar mantener o aumentar los efectos del consumo, o buscar el mismo efecto que en las primeras dosis. El perfil más atendido por Proyecto Hombre es el de un hombre de mediana edad sin estudios.

Además, el consumo problemático de drogas se suele asociar a adicciones comportamentales como el juego o el sexo. En este ámbito ha cambiado el perfil del consumidor: si bien antes se trataba de consumidores de cocaína que buscaban mantener relaciones heterosexuales, ahora han proliferado las prácticas como el chemsex, fenómeno que se caracteriza por consumir varios tipos de drogas para mantener relaciones sexuales durante un largo período de tiempo.

El usuario tipo es un varón de entre 25 y 40 años que mantiene relaciones sexuales con otros hombres. En este contexto, el principal riesgo es el de contraer enfermedades de transmisión sexual.

A pesar de que la cocaína sigue siendo la droga más utilizada en el ámbito sexual, otras sustancias como la ketamina o la metanfetamina están cada vez más presentes.

El 81% de los usuarios más jovenes tratados por Proyecto Hombre en 2017 consume cannabis y la gran mayoría también abusa de las nuevas tecnologías.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.