Skip to main content

El problema es dramático y no es nuevo: muchos bebés nacen con problemas de adicción a drogas que sus madres consumieron durante el embarazo, lo que provoca síndromes de abstinencia y otros importantes problemas de salud.

En este caso, los primeros días tras el nacimiento acostumbran a ser muy duros y complicados para los bebés pues, al no recibir la droga, padecen los mismos trastornos y sufrimientos que los adictos adultos cuando detienen el consumo de estupefacientes, además de no poder contar con el contacto con sus madres, que es fundamental para los recién nacidos.

Para remediar este problema, en Estados Unidos han solicitado voluntarios para que abracen a los bebés durante este periodo, de modo que éstos puedan sobrellevar mejor los trastornos derivados del proceso de dejar las drogas.

Diversos estudios han demostrado los beneficios del contacto humano en los primeros días de vida de los bebés; en este caso, el personal médico ha confirmado que los voluntarios que acuden a abrazar a los pequeños mientras les cantan o hablan con cariño, provocan en ellos un efecto positivo. Además, los padres se sienten mejor sabiendo que alguien que está meciendo y abrazando a su bebé.

Este sufrimiento de los bebés se conoce como síndrome de abstinencia neonatal y los síntomas dependen de la droga consumida, aunque algunos de los más comunes son: llanto excesivo, fiebre, irritabilidad, respiración rápida, convulsiones, trastornos del sueño, temblores, vómitos, y sudoración.

Para tratar este síndrome, es necesario la administración de fármacos y un periodo de observación en el hospital; sin embargo, recibir abrazos ayuda a reducir el tiempo de ingreso y la dosis farmacológica. En algunos casos, los bebés muestran otros beneficios, como un aumento de peso más rápido.

El reclutamiento de ‘abrazadores’ es una práctica muy común en Estados Unidos y ha sido utilizada desde 1980 con el objetivo de tranquilizar y ofrecer calor humano a bebés prematuros y a los nacidos de madres adictas al crack. Según datos del Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas, cada 25 minutos nace un bebé con síndrome de abstinencia neonatal. De 2000 a 2015, los casos se incrementaron en un 250%, contabilizándose 20 de cada 1.000 recién nacidos.

Para poder ser voluntario, hay que acudir a un curso de capacitación y hacer turnos de tres horas supervisadas.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.