Skip to main content

Desde el momento de la creación del centro de desintoxicación CITA, muchos han sido los pacientes de la Comunidad Valenciana que han recibido tratamiento en nuestros centros, ya que CITA fue una de las primeras comunidades terapéuticas profesionales de España. Al principio, fue el testimonio de los primeros pacientes lo que provocó un efecto de arrastre importante en otros usuarios valencianos que acudieron a CITA para someterse también con éxito a un proceso de desintoxicación y deshabituación al alcohol, las drogas o a otras dependencias comportamentales. En estos momentos, contamos también con una red de profesionales colaboradores que derivan pacientes de esta comunidad y que les ofrecen un seguimiento terapéutico una vez finalizado su tratamiento. Contamos a continuación el testimonio de uno de estos pacientes.

Llegó el momento de despedirse

He pasado cuatro meses en CITA con todos vosotros y con otros que ya se han ido. A todos os guardo un cariño muy especial y os llevaré siempre en mi recuerdo. Me habéis visto bien, muy bien, mal, y peor, y habéis sido uno de los principales apoyos para seguir aquí y no abandonar el tratamiento antes de tiempo.

Cuando uno lleva dos o tres meses en tratamiento, ha recuperado la confianza en sí mismo, se siente fuerte, y quiere marcharse. Afortunadamente, los responsables del centro le dicen que todavía no es el momento. A mí me pasó, y por eso puedo entender vuestras ganas de iros, pero os aconsejo paciencia y confianza en los terapeutas y en su incuestionable experiencia. Ojalá podáis manejar adecuadamente esta necesidad de salir, ojalá sepáis ser humildes con vosotros y sinceros con vuestros terapeutas.

 Es cierto que aquí se hace un cambio, que se aprende a manejar las situaciones difíciles, que se refuerza el carácter y que uno se encuentra bien después de haberlo hecho mal durante mucho tiempo, pero el verdadero cambio ha de producirse al salir, al recuperar la vida que todos hemos dejado fuera y que nos está esperando. Es por eso que debemos salir en las mejores condiciones posibles, cuando estamos realmente preparados, sino todo este proceso de tratamiento no sirve de nada.

Yo he aprendido en CITA a confiar en mí mismo, a resolver mis dudas con claridad, a tolerar mejor la frustración, a conocer mis estados de ánimo y mis emociones reales, a relajarme, a ocupar el tiempo… Ahora empieza de verdad el reto de aprender a vivir, de seguir mejorando en lo que ya se me daba bien y en lo que he aprendido aquí.

Aprovechad al máximo esta oportunidad. Que cada día sea un reto para hacerlo un poquito mejor. Enfrentaos a vosotros mismos delante del espejo sin esconderos nada, sacadle partido a la inversión y apostad por vosotros. Porque todos sois merecedores de una vida plena y libre, porque saldréis triunfantes si queréis, porque jugaréis el gran juego de la vida y ganaréis la partida. 

Por último, agradeceros a todos vuestra compañía en este proceso, especialmente a Marc, Javi R, Javi S, Jordi, Pedro, Susana, Enric…, y a todo el equipo terapéutico, sobre todo a Chelo, Kari, Marta, Checho y Elena. Mil gracias por la luz.

 

Clínicas CITA para el tratamiento de adicciones

El centro CITA se creó hace más de treinta años como una de las primeras comunidades terapéuticas para el tratamiento de adicciones en España. Desde entonces hemos ido evolu Nuestro método de trabajo está acreditado por la elevadísima tasa de satisfacción de nuestros clientes. En nuestras instalaciones de Dosrius (a 30 min de Barcelona) y de la propia ciudad de Barcelona más de setenta profesionales forman la plantilla de uno de los centros de referencia en España y en Europa para el tratamiento de adicciones. Si quieres saber más sobre nosotros puedes visitar la página web de CITA. Si tienes alguna consulta concreta, puedes contactar con nosotros en el formulario de contacto o en los números de teléfono 93 791 80 80 y 93 791 80 08

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.