El desapego

Talleres de Clínicas CITA: Desapegarnos

En el taller de Clínicas CITA sobre la gestión emocional hablaremos hoy del desapego.

No es nada fácil decir adiós a los lugares, a los vínculos, a las personas que nos han enriquecido en el pasado. Desapegarnos es un acto de amor que nos permitirá crecer y dejar de sufrir.

CONTACTAR CON CLÍNICAS CITA AHORA



    Modalidad








    Aceptar laPolítica de privacidad (requisito obligatorio)]

    desapego

    Muchos de nuestros momentos de sufrimiento en la vida se relacionan con la imposibilidad de soltar. Tememos dejar de ser quienes somos si nos alejamos de una persona o si ella se aparta de nosotros, aún cuando el vínculo que nos une haya cumplido su función, haya completado su ciclo.

    Nos da miedo quedarnos en el vacío si dejamos un trabajo, aunque nos provoque más perjuicios que beneficios. Tememos perder hasta nuestra identidad si nos mudamos de casa, de barrio, de ciudad o de país.

    Nos aterra la muerte de los seres queridos que nos anteceden en la vida y que por ley natural partirán antes que nosotros.

    Llegamos a convencernos de que somos lo que hacemos y que, si dejamos de hacerlo, dejaremos de ser. Así, las personas con quienes nos relacionamos, incluso cuando tenemos un vínculo amoroso, se convierten en poderosas cadenas que atrapan nuestros tobillos y nos impiden avanzar en el camino de la madurez, de la libertad, del desarrollo emocional y espiritual.

    Saber soltar es la clave de una vida con sentido.

    Un buen adiós es aquel en el cual, incluso en medio de la tristeza de la despedida, podemos, después de soltar, reconocer lo que nos nutrió y nos permite sentirnos íntegros. Un buen adiós es entonces sinónimo de desapego. Y el saber soltar es a menudo una gran prueba de amor. Cuando nos negamos a soltar, no es el amor el que predomina sino el temor al sufrimiento. No soltamos porque creemos sufrir y sufrimos por no soltar.

    En las situaciones de apego, alguien sufre, sino nosotros es el otro. Y cuando ese sufrimiento se manifiesta, se reitera y se estaciona, es tiempo de soltar. Cuando percibimos que en nuestra relación nos estamos estancando y que, aunque intentemos algo distinto, el estancamiento perdura, es momento de soltar.

    Cuando el apego no tiene más razón de ser que el hábito y no aparecen propósitos que den sentido y trascendencia, es el momento de soltar.

    About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

    doctor

    Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.

    Autor: Comunicación Clínicas CITA

    Scroll al inicio