Skip to main content
Tratamiento Ketamina

La Ketamina se utilizaba clínicamente como anestesia general. Es un anestésico manso por lo que si utilizaba en pediatría y geriatría.

Esta droga provoca diversos efectos:

  • Relajación física: el consumidor siente el adormecimiento de partes de su cuerpo.
  • Aumento de la percepción sensorial: el consumidor ve y siente los colores y sonidos de una manera más intensa.
  • Alteraciones de la conciencia: el usuario pierde la noción del tiempo.
  • Amnesia: la ketamina provoca amnesia tras consumirla, es por eso que se utilizaba como anestésico general.
  • Desinhibición: la ketamina puede provocar que el consumidor actúe de forma espontánea.
  • Dificultades en la coordinación: la ketamina provoca una disminución en las capacidades de coordinación del consumidor.
  • Efectos fisiológicos: genera broncodilatación y aumenta la presión sanguínea.

Los consumidores de ketamina tienen la sensación de estar “fuera del cuerpo”, como si fuera muy ágil y estuviera flotando. Puede provocar alucinaciones e incluso, debido a esta sensación de estar flotando, dificultad para moverse.

El consumo de la ketamina puede producir ataques de pánico, ansiedad y llegar a tal punto donde el consumidor puede perder el control de sus actos durante varias horas. Al consumir este tipo de drogas no es aconsejable estar de pie ya que el movimiento aumenta las náuseas.

A dosis muy bajas puede parecerse a los efectos de la borrachera del alcohol, con perdida de coordinación y dificultad en hablar.

La ketamina es un droga muy potente y extraordinariamente peligrosa. En dosis altas puede tener efectos muy peligrosos ya que puede provocar coma, perdida del conocimiento, convulsiones, derrames cerebrales, paro cardíaco, etc. Al ser una droga altamente adictiva puede llevar a generar mucha dependencia e incluso tolerancia. También es muy común el deterioro cognitivo y alteraciones en la memoria, ya que el efecto de amnesia que hemos comentado antes puede quedarse en el cuerpo durante largo plazo.

En cambio el uso de la ketamina como tratamiento para la depresión mayor, puede resultar muy beneficioso si se lleva a cabo por especialistas.

Como en toda adicción a drogas, el tratamiento para la ketamina consta en superar las fases de desintoxicación, deshabituación y habilitación. En CITA aseguramos estas fases ya que disponemos de un gran equipo de profesionales ya que combinamos las terapias psicológicas, socio-terapéuticas y actividades lúdicas gracias a nuestras amplias instalaciones. No obstante, cada caso es único por eso cada paciente recibe un tratamiento 100% individualizado para asegurarnos que la desintoxicación ha sido satisfactoria y completa.