Skip to main content

Hoy en Clínicas CITA hemos celebrado una despedida de un antiguo adicto que llevaba varios meses luchando consigo mismo para curar. Paciente y profesionales han mostrado su calidad humana escuchando las últimas palabras y las primeras de una nueva vida por delante.
Os dejamos una transcripción de la carta emotiva que ha leído delante de todos.

Carta de despedida de un ex adicto en el centro de desintoxicación CITA

Hoy es mi último día aquí, no me gustan las despedidas así que quiero deciros ¡Hasta luego!
Cuando entré en CITA tenía el corazón roto y mi cuerpo no era mío. Sin fuerzas para continuar.
Esta etapa desde febrero ha sido decisiva en mi vida, para mi marido que soportó lo insoportable, y para mis hijos que nunca dejaron de apoyarme sin pedir nada.
Cuando entré, convencida que este nuevo tratamiento iba a tener el mismo final que los tratamientos anteriores, sin esperanzas ni ilusiones. Mi cabeza decía por que sigues intentándolo, no lo vas a salir nunca. Ya estás en el fondo del pozo.
Pero cuando di el primer paso en CITA sentí por primera vez que tenia un compromiso. Iba a trabajar en mi y descubrir quien era y por que no había emergido antes.
Hice deportes que nunca pensé que podría llegar a hacer, y fue gracias a mi socio terapeuta que comencé a cambiar, por que yo sentía que no valía para nada.
Todo cambió cuando comencé a tener ganas de tener una rutina. Escucha activa decían. Cuando empecé a escuchar, comencé a ver cuantos corazones rotos había a mi alrededor, batallando para su recuperación.
Sin darme cuenta día a día mi pensamiento comenzaba a ser positiva. Empecé a ver mi ira de forma diferente. De no querer mirarme en el espejo a querer enamorarme del reflejo que me ofrecía. Ahora me gusta lo que veo.
Esa fue la primera de mis emociones que sentí. Ahí descubrí a una mujer que llevaba 49 años escondida. Una niña adolescente, una adolescente obediente que cuidaba de sus hermanos pequeños. Una adulta que hacía que todos los problemas fueran solucionados y se había olvidado de ella misma.
Sed conscientes de vosotros mismos, quereos, amaos y respetaos. Que vuestros dos «yo’s» sean amigos y os ayuden a cumplir vuestras objetivos y metas en vuestra vida.
A los profesionales os agradezco de todo corazón lo que habéis hecho por mi, por aguantarme con vuestra santa paciencia por vuestro saber estar y vuestras muestras de pollo. Sois unos/as guerreros que nos habéis enseñado como luchar con ilusión y valentía, frente a las adversidades de la vida. Que todo tiene un por qué y esto también pasará. No cambies nunca. Seguid abriendo los ojos a los compañeros que están y a los que vendrán.
Gracias a todos los profesionales por vuestro apoyo.
A los compañeros que habéis estado conmigo en los malos y buenos momentos. Tengo la esperanza de que vais a conseguir ganar esta batalla. Que el tiempo que hemos estado juntos aprendí de cada uno de vosotros, que nunca hay que darse por vencido y hay que seguir adelante, aunque haya un tropiezo. Hay que levantarse con más fuerza.
A los nuevos compañeros, lo más importante en esta lucha es la actitud y la humildad. Batallar es ganar y vosotros podéis. Levantaos con la sonrisa puesta. Disfrutad y vivid cada momento como si no hubiese un mañana.
A la doctora Berta, gracias por haberme tratado con tanto cariño. Que lo que era imposible para todos los médicos que me han tratado, tú lo has conseguido a la primera. La doctora que recordaré toda la vida. Has sido una gran profesional y una gran persona.
A mi queridísima y super socio terapeuta Nuria, has conseguido sacar de mi lo mejor. Has conseguido sacar de mi lo mejor, abrirme en canal y descubrir  que podía, descubrir todo lo que tenía escondido y no veía. Me enseñaste a poner límites y apostar por mi y a pensar en mi. A solucionar los problemas que iban surgiendo durante el proceso. Esas horas que he pasado contigo en los que he aprendido que no sólo sufro yo sino los que tengo a mi alrededor también sufrieron por mí.
Me has cambiado la vida, me has enseñado a ver el camino que ocupo en la vida y el que voy a seguir ocupando. A mi nadie me va a poder quitar nada de lo que es mío.
Gracias por tu trabajo. Nunca te voy a poder olvidar.
Gracias a todos.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.