Skip to main content

Aprender a decir que no

By 11 agosto, 2012enero 28th, 2019Blog, Testimonios

Ingresé en CITA no sólo por mi adicción al alcohol sino también por un intento de suicidio. Con el tiempo y varias terapias, he llegado a la conclusión de que mi problema no es el alcohol sino mi personalidad, no saber decir que no en el momento apropiado, entre otras cosas.

Todos los talleres del centro me han servido de mucho, sobre todo a reforzar mi carácter, pero uno de ellos, el PAE, me ha ayudado a conocer cómo soy, mis debilidades y los lazos con mi familia; ha sacado de mí cosas que ni recordaba y me ha permitido verme tal como soy: una mujer sensible, buena y esforzada, que da mucho y a veces no recibe suficiente. Gracias Chelo y gracias Luís por ayudarme a ser como ahora soy; ahora soy consciente de las cosas que tengo que rectificar y de que tengo que ser más fuerte.