Skip to main content

Mick van Wely es un periodista holandés de investigación del diario De Telegraaf, que ha publicado numerosos trabajos de denuncia del crimen organizado de su país y de su vinculación con grupos mafiosos de todo el mundo.

Según este periodista, el uso y la venta de heroína, que ha estado disminuyendo durante algunas décadas, ha repuntado claramente durante los últimos años. Por ejemplo, si tomamos como referencia la droga aprehendida, ésta se ha incrementado en un 60%.

centro de desintoxicacion

Y su procedencia también ha variado, ya que en el pasado llegaba desde Afganistán, por Turquía y Bulgaria. Y aunque éste sigue siendo una vía de entrada muy utilizada y rentable, se ha abierto también un camino de entrada tan importante como es el puerto de Róterdam.

Las alarmas saltaron recientemente al intervenirse 1.200 kilos de una sustancia que la policía pensó inicialmente que se trataba de heroína, pero que resultó ser una sustancia utilizada para adulterarla. Pero aunque no se trataba de droga, es evidente que se necesita mucha heroína para poder cortarla con este alijo tan relevante.

El papel fundamental de los holandeses en este engranaje ilegal, es procurar la entrada de la droga en el país y comercializarla. Una investigación sobre la corrupción en el puerto de Róterdam descubrió que existía una red especializada en sacar la droga de allí. Sabían cuándo llegaba la carga, comprobaban dónde estaba, y la extraían por la noche.

Cuando entra un contenedor con mucha droga, y la policía lo requisa, la tensión es enorme entre los criminales, ya que el proveedor, en Colombia, sospecha que pueda tratarse de una mentira para quedarse con la carga. Y si la policía no anuncia en seguida el hallazgo, pueden desencadenarse venganzas. En los últimos años hay constancia de medio centenar de tiroteos de bandas a causa de las drogas.

A Róterdam llegan unos 10 millones de contenedores anuales. Es una cifra enorme, por lo que sólo se revisan un 0,5% de estos contenedores. De este modo, las organizaciones criminales saben que, si envían muchos contenedores a la vez, siempre conseguirán pasar una gran parte del envío.

Y eso sin contar la corrupción. El departamento más secreto e importante de la aduana decide qué contenedores se revisan y cuáles no. Pero se ha descubierto que en este servicio también había gente a sueldo de los narcos. Con sólo una persona trabajando para ellos, se calcula que los criminales llegaron a introducir en unos años hasta 10.000 kilos de droga sin peligro de revisión.

About the Author: Dr. Josep Mª Fàbregas

Especialista en adicciones y director psiquiatra del centro de adicciones y salud mental Clínicas CITA. Inicié mi carrera profesional en el Hospital Marmottande París, donde trabajé con el Profesor Claude Olievenstein. Posteriormente me trasladé a Nueva York y, tras varios años de experiencia profesional, en 1981 fundé CITA (Centro de Investigación y Tratamiento de las Adicciones) con el objetivo de desarrollar un modelo de comunidad terapéutica profesional, el cual lleva 32 años en funcionamiento.